lunes, 13 de abril de 2015

Las ideas tienen consecuencias. Devocional John Piper Solid Joys 14/05

1 Timoteo 1:5 " ...el propósito de este mandamiento es el amor ..."
Victor Frankl fue encarcelado en los campos de concentración Nazi de Auschwitz y Dachau durante la Segunda guerra mundial. Era un profesor judío de neurología y siquiatría y obtuvo renombre mundial por su libro "La búsqueda de significado del hombre (Man's Search for Meaning)", que vendió más de ocho millones de copias.

En él explica la esencia de su filosofía, que luego de llamó Logoterapia. Esta filosofía afirma que el motivo más fundamental del ser humano es encontrar significado en la vida. Observó en los horrores de los campos que el hombre puede soportar casi cualquier "como" de la vida, si tiene un "por qué". Pero la cita de su libro que más me ha conmovido recientemente fue esta:

Estoy totalmente convencido de que los campos de gas de Auschwitz, Treblinka y Maidanek, no fueron diseñados en algún ministerio u otra dependencia de Berlín, sino más bien en los escritorios y salas de conferencias de los filósofos y científicos nihilistas. ("Victor Frankl at Ninety: An Interview", in First Things, Abril 1995, p. 41).

En otras palabras, las ideas tienen consecuencias que bendicen o destruyen. El comportamiento de la gente, sea bueno o malo, no sale de la nada. Viene de la visión de la realidad que está en la mente y que da fruto al bien y al mal.

Una de las formas en que la Biblia deja clara la verdad de que las ideas tienen consecuencias prácticas es diciendo cosas como: "Las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que ... tengamos esperanza" (Romanos 15:4). Las ideas presentadas en las Escrituras producen la consecuencia práctica de la esperanza.

De nuevo, Pablo dice en 1 Timoteo 1:5: "...el propósito de este mandamiento es el amor ...". El impartir ideas mediante mandamientos, produce amor.

La esperanza y el amor no surgen de la nada. Surgen de las ideas, de las visiones de la realidad, reveladas en las Escrituras.

Otra forma en que las Escrituras nos muestran que las ideas tienen consecuencias es utilizando la palabra "pues". Por ejemplo en Romanos 5:1 "Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo" , en Romanos 8:1 "Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús", o en Mateo 6:34 "Así [pues], no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal".

Si queremos vivir en el poder de estos "pues" prácticos, debemos dejarnos atrapar por las ideas, por las visiones de la realidad que van antes de ellos y que permanecen bajo ellos.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/ideas-have-consequences

No hay comentarios: