lunes, 1 de marzo de 2010

Una cara que dice sí

Durante la presidencia de Thomas Jefferson, él mismo y un grupo de viajeros estaban cruzando un río desbordado. Cada uno de los hombres estaba cruzando a lomos de su caballo, luchando por su propia vida.

Un viajero solitario vió al grupo atravesar aquel peligroso río. Se acercó y pidió al presidente Jefferson ayuda para cruzar. El presidente asintió sin dudarlo, el hombre se subió a su caballo, y ambos consiguieron llegar sanos y salvos a la otra orilla del río. Entonces alguien le preguntó al viajero: "¿Por qué escogiste al presidente para pedirle ese favor?". El hombre se quedó impresionado, ya que no tenía ni idea de que el que lo había ayudado era el presidente de Estados Unidos.

"Todo lo que sé"- contestó el hombre, "es que en muchas de vuestras caras estaba escrita la respuesta 'NO' y en algunas estaba escrita la respuesta 'SI'. La de él decía 'Sí'..."


Traducido de http://www.inspirationpeak.com/