jueves, 16 de septiembre de 2010

Las pescadoras y las flores

Un grupo de pescadoras que estaban de vuelta a sus casas desde el mercado donde habían estado por la tarde, fueron sorprendidas por una pesada tormenta al anochecer y se vieron obligadas a refugiarse en una tienda de flores cercana.

La amable florista las alojó en cuarto donde había varias canastas con flores de dulce aroma para suministrar a sus clientes a la mañana siguiente. Pero la atmósfera del cuarto, llena con la fragancia de las flores, era demasiado buena para las pescadoras y como consecuencia no podían dormirse.

Al fin una de ellas sugirió un remedio. "vertamos un poco de agua en nuestras canastas de pescado vacías y pongamoslas cerca de nosotras. Eso mantendrá el olor de las flores alejado y no fastidiará nuestro sueño".

Todas las demás estuvieron de acuerdo con la propuesta y así lo hicieron; pronto empezaron a roncar.

Así de poderosa es la influencia de un hábito. El alma mundana que se acostumbra a los pensamientos y entornos materialistas no puede respirar durante mucho tiempo en una atmósfera de pureza y renuncia sin sentirse incómoda y sin descanso.

-Parábola de Sri Ramakrishna traducida de: http://spiritualsatsang.blogspot.com/2007/07/parables-of-sri-ramakrishna-parama.html