jueves, 16 de abril de 2015

Cuando Dios va contra su voluntad. Devocional John Piper Solid Joys 29/05

1 Samuel 2:25 "... Pero ellos no oyeron la voz de su padre, porque Yahweh había resuelto hacerlos morir"

Este texto tiene tres implicaciones para nuestras vidas:

1) Es posible pecar durante tanto tiempo, y tan gravemente, que el Señor no conceda el arrepentimiento.

Es por eso que Pablo dijo que, después de todos nuestros ruegos y enseñanzas "quizá Dios les conceda que se arrepientan" no "les concederá que se arrepientan" (2 Timoteo 2:25). Existe un "demasiado tarde" en una vida de pecado. Como dice de Esaú en Hebreos 12:17: "no hubo oportunidad para el arrepentimiento, aunque la procuró con lágrimas". Había sido desechado, no podía arrepentirse.

Esto no quiere decir que aquellos que de verdad se arrepienten, aunque sea después de una vida entera de pecado, no puedan ser salvados. Ciertamente pueden serlo, ¡y lo serán! Dios es asombrosamente misericordioso. Observemos al ladrón en la cruz. Lucas 23:43 dice: "hoy estarás conmigo en el paraíso".

2) Dios puede no permitir que una persona pecadora haga lo correcto.

"... Pero ellos no oyeron la voz de su padre, porque Yahweh había resuelto hacerlos morir". Lo correcto era escuchar la voz de su padre. Pero no lo hicieron. ¿Por qué? "Porque el Señor había resuelto hacerlos morir".

La razón que se da para que no obedeciesen a su padre es que Dios tenía otros propósitos para ellos, y que Él los había entregado al pecado y a la muerte. Esto muestra que hay veces en las que la voluntad del decreto de Dios es diferente de la voluntad revelada del mandamiento de Dios.

3) A veces nuestras oraciones porque se haga la voluntad revelada de Dios no se se efectuarán porque Dios ha decretado algo diferente por sus propósitos santos y sabios.

Supongo que Elí oró para que sus hijos cambiasen. Y es así como debía orar. Pero Dios había decretado que Ofni y Finees no obedecieran, sino que fuesen muertos.

Cuando sucede algo como esto (y no lo podemos conocer antes de tiempo), mientras estamos clamando a Dios por un cambio, la respuesta de Dios no es que no nos ame. Más bien la respuesta es "tengo propósitos santos y sabios para no vencer este pecado y no conceder el arrepentimiento. No los ves ahora, pero confía en mí. Yo se lo que estoy haciendo. Te amo".

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/when-god-goes-against-his-will



No hay comentarios: