jueves, 11 de diciembre de 2014

Tres regalos. Devocional John Piper Solid Joys 25/12

1 Juan 3:7-8: "7 Hijitos, nadie os engañe; el que hace justicia es justo, como él es justo. 8 El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo"
Meditemos en esta importante situación. Si el Hijo de Dios vino a ayudarnos a parar de pecar (es decir, a destruir las obras del diablo) y si también vino a morir para que, cuando pequemos, haya una propiciación, una eliminación de la ira de Dios... ¿Qué implica esto a lahora de vivir nuestra vida?

Tres cosas. Y es maravilloso tener estas cosas. Os las voy a dar de forma breve, a manera de regalos.

1) Un propósito claro para vivir.

Primero implica que tenemos un propósito claro para vivir. Puesto de forma negativa simplemente se trata de no pecar 1 Juan 2:1 dice: "estas cosas os escribo para que no pequéis", y 1 Juan 3:8 dice: "El Hijo de Dios apareció para deshacer las obras del diablo".

Pero si me preguntan "¿Podría dármelo de forma positiva en lugar de negativa?" la respuesta es si. Está resumido en 1 Juan 3:23, que es un gran resumen de lo que pide toda la carta de Juan. Notemos el singular "mandamiento": "Este es su mandamiento: Que creamos en el nombre de su Hijo Jesucristo, y nos amemos unos a otros como nos lo ha mandado". Estas dos cosas están conectadas de manera tan cercana para Juan que él las llama un mandamiento: creer en Jesús y amar a los otros. Ese es nuestro propósito, es el resumen de la vida cristiana. Confiar en Jesús y amar a la gente. Confía en Jesús, ama a la gente. Este es el primer regalo, un propósito para vivir.

2) Esperanza de que nuestros fallos serán perdonados.

Ahora consideremos la segunda implicación de la doble verdad de que Cristo vino a destruir nuestros pecados y a perdonarlos. Esta es: hacemos progresos en vencer nuestro pecado cuando tenemos esperanza de que nuestros fallos serán perdonados. Si no tenemos esperanza en que Dios perdonará nuestros fallos cuando comencemos a luchar con el pecado, abandonaremos.

Muchos de nosotros estamos reflexionando acerca de cambios para el año nuevo, porque hemos caído en patrones de pecado y queremos escapar. Queremos nuevos patrones para comer, nuevos patrones para el entretenimiento, nuevos patrones para dar, nuevos patrones a la hora de relacionarnos con nuestros cónyuges. Nuevos patrones para los devocionales familiares, nuevos patrones para el sueño y el ejercicio. Nuevos patrones para tener ánimo y testificar. Pero estamos luchando con ello, preguntándonos si hay alguna posibilidad. Este es el segundo regalo: Cristo no solamente vino a deshacer las obras del diablo (nuestros pecados) también vino a ser un abogado para nosotros cuando fallamos en nuestra lucha.

Así que ruego que la libertad para fallar nos de la esperanza para luchar. Pero ¡cuidado! si convertimos la gracia de Dios en una licencia y decimos "bueno, si puedo fallar no importa ¿por qué preocuparme de luchar?" si decimos esto de verdad, y lo hacemos, probablemente no hayamos nacido de nuevo y deberíamos temblar.

Pero la mayoría no estamos en ese punto. La mayoría quiere luchar contra los patrones de pecado de sus vidas, y lo que Dios nos dice es esto: dejad que la libertad para fallar os de esperanza para luchar. Os escribo esto para que no pequéis, pero si pecáis, tenéis un abogado: Jesucristo.

3) Cristo nos ayudará.

Finalmente, la tercera implicación de esta doble verdad de que Cristo vino a destruir nuestros pecados y perdonarlos, es esta: Cristo de verdad nos ayudará en nuestra lucha. Su ayuda será verdadera. Está de nuestro lado. Él no vino a destruir el pecado porque el pecado es divertido, sino porque el pecado es fatal. Es una obra engañosa del diablo que nos destruirá si no luchamos contra él. Cristo vino a ayudarnos, no a hacernos daño.

Así que este es el tercer regalo: Cristo nos ayudará a vencer el pecado en nosotros. 1 Juan 4:4 dice: "Mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo". Jesús está vivo, Jesús es todopoderoso, Jesús vive en nosotros por fe, y Jesús está por nosotros, no contra nosotros. Te ayudará. Confía en Él.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/three-christmas-presents

No hay comentarios: