sábado, 27 de diciembre de 2014

Lo que hizo Jesús a la muerte. Devocional John Piper Solid Joys 02/01

Hebreos 9:27-28: "27 Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio, 28 así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan".
La muerte de Jesús lleva los pecados. Esto es el mismo corazón del cristianismo, del evangelio, y del corazón de la gran obra de redención de Dios en el mundo. Cuando Cristo murió, él llevó los pecados que no eran suyos. Sufrió por los pecados que otros habían cometido, de forma que estos pudiesen ser libres de los pecados.

Esta es la respuesta al problema más grande en nuestra vida, ya sea que lo sintamos así o no. Existe una respuesta al problema de cómo podemos ponernos a bien con Dios a pesar de ser pecadores. La respuesta es que la muerte de Cristo es "una ofrenda por el pecado de muchos". Él se llevó nuestros pecados y los llevó a la cruz, y murió allí la muerte que nosotros merecíamos morir.

¿Qué significa esto para mi muerte? "Está establecido para los hombres que mueran una sola vez". Esto significa que mi muerte ya no es un castigo por el pecado. Mi pecado ha sido llevado lejos, ha sido quitado por la muerte de Cristo, que tomó el castigo.

¿Por qué tengo que morir entonces? Porque Dios desea que la muerte permanezca en el mundo, incluso entre sus propios hijos, como un testimonio de lo extremamente horrible que es el pecado. Al morir aún manifestamos los efectos externos del pecado en el mundo.

Pero la muerte para los hijos de Dios no es ya más su ira contra ellos. Se ha convertido en nuestra entrada a la salvación, no a la condenación.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/what-jesus-did-to-death

No hay comentarios: