jueves, 27 de noviembre de 2014

Un mesías para los magos. Devocional John Piper 07/12

Mateo 2:1-2: "1 Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos, 2 diciendo: ¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle".
Al contrario que Lucas, Mateo no nos cuenta que los pastores viniesen a visitar a Jesús en el establo. Él se centra inmediatamente en unos extranjeros que vienen desde el oriente a adorar a Jesús.

Así Mateo retrata a Cristo al principio y al final de su Evangelio como un Mesías universal para las naciones, y no solo para los Judíos.

Aquí los primeros en adorar son magos de la corte, astrólogos o sabios, que no son de Israel sino de Oriente. Quizás de Babilonia. Eran gentiles, impuros.

Y al final del Evangelio de Mateo, las últimas palabras de Jesús son: "Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones".

Esto no solamente abrió las puertas para que nosotros los gentiles nos regocijásemos en el Mesías, sino que añadió pruebas de que Él era el Mesías, ya que una de las profecías repetidas era que las naciones y los reyes vendrían, de hecho, a Él como gobernante del mundo. Por ejemplo, Isaías 60:3 dice: "Y andarán las naciones a tu luz, y los reyes al resplandor de tu nacimiento".

Así que Mateo nos añade pruebas de que Jesús es el Mesías y nos lo muestra, un Rey, un cumplidor de promesas para todas las naciones, y no solamente para Israel.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/messiah-for-the-magi

No hay comentarios: