miércoles, 17 de septiembre de 2014

La vida depende de la Palabra de Dios. Devocional John Piper 25/09

Deuteronomio 32:46-47:"Aplicad vuestro corazón a todas las palabras que yo os testifico hoy, para que las mandéis a vuestros hijos, a fin de que cuiden de cumplir todas las palabras de esta ley.
47 Porque no os es cosa vana; es vuestra vida, y por medio de esta ley haréis prolongar vuestros días sobre la tierra adonde vais, pasando el Jordán, para tomar posesión de ella"
La Palabra de Dios no es trivial. Es cuestión de vida o muerte. Si tratas a las Escrituras como triviales o como palabras vacías, estás desechando la vida.

Incluso nuestra vida física depende de la Palabra de Dios, porque por su Palabra fuimos creados (Salmos 33:6; Hebreos 11:3), y Él "Sustenta todas las cosas con la palabra de su poder" (Hebreos 1:3).

Nuestra vida espiritual comienza con la Palabra de Dios. Santiago 1:18 dice: "De su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas" y 1 Pedro 1:23: "Siendo renacidos ... por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre".

No solo comenzamos a vivir por la Palabra de Dios, sino que continuamos viviendo por ella. Mateo 4:4 y Deuteronomio 8:3 dicen: "No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios".

Nuestra vida física es creada y sustentada por la Palabra de Dios, y nuestra vida espiritual es avivada y sostenida por la Palabra de Dios. ¡Cuántas historias podrían reunirse como testimonio del poder dador de vida de la Palabra de Dios!

De hecho, la Biblia no es una "palabra vacía para ti" -¡es tu vida! el cimiento de todo gozo es la vida. Nada es más fundamental que la pura existencia, nuestra creación y preservación.

Todo esto se debe al poder de la Palabra de Dios. Por ese mismo poder, él ha hablado en la Escritura para crear y sostener nuestra vida espiritual. Por tanto, la Biblia no es palabra vacía, es tu misma vida, ¡lo que aviva tu gozo!

No hay comentarios: