jueves, 20 de noviembre de 2014

El triunfante oprobio de la Cruz. Devocional John Piper 30/11

Hebreos 9:25-26 "No para ofrecerse muchas veces, como entra el sumo sacerdote en el Lugar Santísimo cada año con sangre ajena. De otra manera le hubiera sido necesario padecer muchas veces desde el principio del mundo; pero ahora, en la consumación de los siglos, se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado"

No se debe dar por garantizado que debería haber una bienvenida para los pecadores en el cielo.

Dios es santo y puro, y perfectamente justo y recto. Sin embargo, toda la historia de la Biblia muestra como ese Dios tan grande y santo da la bienvenida a su presencia a gente sucia como tú y como yo. ¿Cómo puede ser esto?

El versículo 25 dice que el sacrificio de Cristo por el pecado no fue como los sacrificios de los sumos sacerdotes judíos. Ellos entraban al lugar santo una vez al año con sacrificios de animales, para expiar los pecados del pueblo. Pero estos versículos dicen que Cristo no entró en el cielo "para ofrecerse muchas veces ... de otra manera le hubiera sido necesario padecer muchas veces desde el principio del mundo".

Si Cristo hubiese seguido el patrón de los sacerdotes, hubiese tenido que morir cada año. Y como los pecados a cubrir incluyen los de Adán y Eva, hubiese tenido que comenzar a morir anualmente desde la fundación del mundo. Pero el autor dice que esto es impensable.

¿Por qué es impensable? porque esto haría que la muerte del Hijo de Dios fuese algo débil e inefectivo. Si tuviese que repetirse un año tras otro durante siglos,  ¿dónde estaría la victoria? ¿donde podríamos ver el valor infinito del sacrificio del Hijo? se desvanecería en el oprobio de un sufrimiento y muerte anuales.

Hubo oprobio en la cruz, pero fue triunfante. Hebreos 12:2 dice "menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios".

Este es el evangelio de la gloria de Cristo, la imagen de Dios (ver 2 Corintios 4:4). Oro para que, sin importar cuan sucio estés por el pecado, veas la luz de su gloria y creas.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/the-triumphant-shame-of-the-cross

No hay comentarios: