martes, 21 de octubre de 2014

Regocijándose en el dolor. Devocional John Piper 02/11

Mateo 5:11-12: "Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros"
Existen diferentes formas de regocijarse en el sufrimiento como cristianos. Todas ellas deben buscarse como una forma de expresar la suficiencia y satisfacción de la gracia de Dios.

Una forma de regocijarse en medio del sufrimiento es poner nuestra mente firmemente en la grandeza de la recompensa que tendremos en la resurrección. El efecto de hacer esto es que nuestro dolor actual parecerá pequeño en comparación con lo que vendrá "Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente, no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse" (Romanos 8:18, comparar con 2 Corintios 4:16-18). Al convertir el sufrimiento en tolerable, el alegrarnos de nuestra recompensa también hará posible el amor.

Lucas 6:35 dice: "Amad, pues, a vuestros enemigos, y haced bien, y prestad, no esperando de ello nada; y será vuestro galardón grande". Se generoso con los pobres, y como dice Lucas 14:14: "y serás bienaventurado; porque ellos no te pueden recompensar, pero te será recompensado en la resurrección de los justos".

Otra manera de regocijarse en el sufrimiento es el efecto que recae sobre la seguridad de nuestra  esperanza. El gozo en la aflicción tiene su origen en la esperanza de la resurrección, pero nuestra experiencia de sufrimiento también profundiza la raíz de esa esperanza.

Por ejemplo, Pablo dice en Romanos 5:3-4: "Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza;"

En este texto, el gozo de Pablo no está simplemente originado en su gran recompensa, sino en el efecto del sufrimiento a la hora de hacer más sólida su esperanza en esa recompensa. Las aflicciones producen paciencia, y la paciencia produce un sentimiento de que nuestra fe es real y genuina, y eso fortalece nuestra esperanza de que, de hecho, estaremos con Cristo.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/rejoicing-in-pain

No hay comentarios: