viernes, 3 de octubre de 2014

Planea la oración. Devocional John Piper 15/10

Juan 15:7: "7 Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho"
La oración busca el gozo en la comunión con Jesús y en el poder para compartir su vida con otros.

La oración también busca la gloria de Dios, tratándole como una reserva inagotable de esperanza y ayuda. En la oración admitimos nuestra pobreza y la prosperidad de Dios, admitimos nuestra bancarrota y su abundancia, nuestra miseria y su misericordia.

Por tanto, la oración exalta grandemente y glorifica a Dios, precisamente porque busca todo lo que anhelamos en Él y no en nosotros. "Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo ... y vuestro gozo sea cumplido". A menos que esté muy equivocado, una de las razones principales por las que tantos hijos de Dios no tienen una vida de oración significativa es, no tanto que no quieran, sino que no planean tenerla.

Si quieres tomarte unas vacaciones de cuatro semanas, no te levantas simplemente en una mañana de verano y dices "bueno, ¡allá vamos!". No tendrías nada preparado, ni sabrías a donde ir, porque no has planeado nada.

Pero muchos de nosotros tratamos a la oración así. Nos levantamos un día tras otro y nos damos cuenta de que los tiempos significativos de oración deberían ser parte de nuestra vida, pero nunca tenemos nada listo.

No sabemos a donde ir, porque no hemos planeado nada. Ni el tiempo, ni el lugar, ni el procedimiento. Y sabemos todos que lo contrario a hacer planes, no es un maravilloso fluir de experiencias espontáneas y profundas en oración. Lo contrario a planear es la rutina.

Si no planeas tus vacaciones, probablemente te quedarás en casa y verás la televisión. El fluir natural y sin planes de la vida espiritual, se hunde al nivel más bajo de vitalidad. No hay carrera que correr ni lucha que pelear. Si quieres renovación en tu vida de oración, debes planear verla.

Por tanto, mi exhortación es tan simple como esto: Apartemos tiempo este mismo día para reconsiderar nuestras prioridades, y ver como la oración encaja en ellas. Haz nuevas resoluciones, haz un nuevo propósito con Dios. Aparta tiempo y aparta un lugar. Elige una porción de las Escrituras para guiarte.

No te dejes esclavizar por la presión de los días ocupados. Todos necesitamos hacer correcciones sobre la marcha. Haz de este día un día de reencuentro con la oración -para la gloria de Dios y para la plenitud de tu gozo.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/plan-for-prayer

No hay comentarios: