miércoles, 15 de octubre de 2014

La palabra final y decisiva de Dios. Devocional John Piper 23/10

Hebreos 1:1-2: "Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo..."
Los postreros, los últimos días, comienzan con la venida del Hijo de Dios al mundo. Hemos estado viviendo en los postreros días desde los tiempos de Cristo, es decir los últimos días de la historia tal y como la conocemos, antes de que se establezca finalmente y de forma completa el reino de Dios.

El punto del autor de Hebreos es este: La Palabra que Dios habló por su Hijo es decisiva. No habrá en esta era ninguna palabra mayor que la siga y la reemplace. Esta es la Palabra de Dios, la persona de Jesús, su enseñanza y su obra.

Cuando me quejo porque no escucho la la Palabra de Dios, cuando siento el deseo de escuchar la voz de Dios y me frustro porque no me habla de la forma que ansío... ¿qué es lo que estoy diciendo en realidad? ¿Estoy diciendo que ya he agotado la Palabra decisiva y final que Dios me ha revelado de forma tan completa en el Nuevo Testamento? ¿De verdad la he agotado? ¿De verdad se ha convertido tanto en parte de mi mismo que ha moldeado mi ser y me ha dado vida y dirección?

O se trata más bien de que la he tratado con ligereza, de que la he hojeado como un periódico o que la he probado a ver como sabe. ¿No será que solamente he hecho eso y luego he decidido que quiero algo diferente, algo más? Este es mi temor, que sea más culpable de hacer esto de lo que quiero admitir.

Dios nos llama a que escuchemos su última Palabra, decisiva y final. A que meditemos en ella, la estudiemos y la memoricemos, que pensemos en ella y nos empapemos de ella hasta que nos sature en lo más profundo de nuestro ser.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/god-s-final-decisive-word

No hay comentarios: