viernes, 17 de octubre de 2014

¿Enfermedad, pecado, o sabotaje?. Devocional John Piper 29/10

2 Corintios 12:8 "respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí"
Todo en la vida, si se vive seriamente por fe buscando la gloria de Dios y la salvación de otros, es como el cristiano que va a un pueblo arrasado por la enfermedad. El sufrimiento que viene forma parte del precio por vivir donde estás en obediencia al llamado de Dios.

Al elegir seguir a Cristo en la forma en que Él nos dirige, elegimos también todo lo que su camino incluye bajo su providencia soberana. Por eso, todo el sufrimiento que venga en el camino de la obediencia es un sufrimiento con y para Cristo, ya sea que se trate de un cáncer o de un conflicto.

Y es algo que "elegimos", es decir, tomamos voluntariamente el camino de la obediencia donde el sufrimiento cae sobre nosotros, y no murmuramos en contra de Dios. Podemos orar, como hizo Pablo, para que el sufrimiento sea quitado (en 2 Corintios 12:8), pero si Dios quiere, tendremos que aceptarlo al final como parte del coste del discipulado en el camino de obediencia hacia el cielo.

Todas las experiencias de sufrimiento en el camino de la obediencia cristiana, ya se trate de persecución, enfermedad o accidente, tienen esto en común: Todas amenazan nuestra fe en la bondad de Dios y nos tientan a abandonar el camino de la obediencia.

Por tanto, todos los triunfos de la fe y toda la perseverancia en la obediencia son testimonios de la bondad de Dios y de la preciosidad de Cristo. Da igual que el enemigo sea la enfermedad, Satanás, el pecado o el sabotaje. Todo sufrimiento de cualquier tipo que podamos soportar en el camino de nuestro llamado cristiano es un sufrimiento "con Cristo" y "para Cristo".

Con Él en el sentido de que el sufrimiento llega a nosotros mientras caminamos con Él por fe y en el sentido de que es soportado en las fuerzas que Él nos da a través de su ministerio de sumo sacerdote que se compadece de nosotros (ver Hebreos 4:15).

Por Él en el sentido de que el sufrimiento prueba y demuestra nuestra alianza con su bondad y poder, en el sentido de que revela su valor como el premio y compensación que es suficiente por sobre todo.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/sickness-sin-or-sabotage

No hay comentarios: