viernes, 30 de enero de 2015

Contento de no ser Dios. Devocional John Piper Solid Joys 08/02

Salmos 96:7 "Tributad a Yahweh, oh familias de los pueblos, Dad a Yahweh la gloria y el poder"
He aquí algo que creo que forma parte de la experiencia completa de lo que reclama el salmista cuando dice "Tributad a Yahweh el poder".

Primero, por la gracia de Dios, prestamos atención a Dios y vemos que es poderoso. Tomamos conciencia de su poder. Luego damos aprobación a la grandeza de su poder. Le damos la debida atención a su valor.

Encontramos que su poder es maravilloso. Pero lo que hace de esta maravilla un "tributo" es que estamos especialmente contentos de que la grandeza de su poder es suya y no nuestra.

Encontramos que es profundamente apropiado el hecho de que Él es infinitamente fuerte, y no nosotros. Nos encanta el hecho de que esto sea así. No envidiamos a Dios por su poder, ni lo ambicionamos. Estamos llenos de gozo de que su poder sea suyo.

Todo en nosotros se regocija en salir a contemplar este poder, como si hubiésemos ido a la celebración de la victoria de un corredor de larga distancia que nos ha derrotado en la carrera, y hayamos encontrado nuestro mayor gozo en admirar su fuerza, en lugar de resentirnos por nuestra pérdida.

Encontramos el profundo significado de la vida cuando nuestros corazones salen libremente a admirar el poder de Dios, en lugar de mirar hacia dentro para jactarnos en el nuestro, o incluso pensar en él. Descubrimos algo que nos sobrepasa: es profundamente satisfactorio no ser Dios, sino abandonar todos los pensamientos y deseos de ser Dios.

Al tomar conciencia del poder de Dios, se eleva en nosotros la realidad de que Dios creó el universo para esto: para que podamos tener la experiencia supremamente satisfactoria de nos ser Dios, sino de admirar la bondad de Dios, la fuerza de Dios. Se establece en nosotros la pacífica realidad de que la admiración de lo infinito es el objetivo final de todas las cosas.

Temblamos ante la más ligera tentación de reclamar que algún poder salga de nosotros. Dios nos hizo débiles para protegernos de esto: 2 Corintios 4:7 dice "Tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros".

¡Que gran amor es este! que Dios nos proteja de reemplazar las eternas alturas de admirar su poder con el inútil intento de jactarnos del nuestro.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/gladly-not-god

Cambios en la hora undécima. Devocional John Piper Solid Joys 07/02

Lucas 23:42 "Y dijo a Jesús: Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino"

Una de las cosas que más mata la esperanza, es que hayas intentado cambiar durante largo tiempo y no lo hayas logrado.

Miras hacia atrás y piensas: ¿De qué sirve? Incluso si pudiese de verdad experimentar un cambio, no quedaría tiempo para vivir de esa nueva manera, y no supondría mucha diferencia comparado con tantas décadas de fracaso.

El antiguo ladrón (el que estaba en la cruz cerca de Jesús) vivió alrededor de una hora más antes de morir. Había cambiado. Vivió sobre la cruz como un hombre nuevo, con nuevas actitudes y actos (dejó de insultar). Pero el 99,99 % de su vida fue desperdiciada. ¿Importaban algo las dos horas de novedad?

Importaron infinitamente. El antiguo ladrón, como todos nosotros, acudirá al tribunal de Cristo para dar cuenta de su vida. Como dice en 2 Corintios 5:10: "Es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo". ¿Qué testimonio dará su vida acerca de su nuevo nacimiento y de su unión con Cristo?

Las últimas horas contarán la historia. Este hombre se convirtió en un hombre nuevo. Su fe era real, y verdaderamente se unió Cristo, por lo que la justicia de Cristo es suya. Sus pecados fueron perdonados.

Eso es lo que proclamarán las últimas horas en el juicio final. Su cambio importó, era, y será un hermoso testimonio del poder de la gracia de Dios y la realidad de su fe y su unión con Cristo.

Volviendo a nuestra lucha con el cambio: no estoy queriendo decir que los creyentes que luchan no son salvos, como lo era el ladrón. Simplemente quiero decir que los últimos años y las últimas horas de vida, importan.

En el último 1% de nuestras vidas, podemos obtener una victoria sobre algún hábito pecaminoso que haya perdurado durante largo tiempo, o sobre algún defecto dañino de nuestra personalidad. Será un hermoso testimonio del poder de la gracia ahora, y será un testimonio añadido (no el único) de nuestra fe en Cristo en el juicio final, y de nuestra unión con Él.

Toma aliento, tu que luchas. Sigue pidiendo, buscando, llamando. Sigue buscando a Cristo. Si Dios obtiene gloria salvando ladrones en la hora undécima, seguro que tiene propósitos por los que ha esperado hasta ahora para darte el cambio que has buscado durante décadas.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/eleventh-hour-breakthroughs

miércoles, 28 de enero de 2015

Insultado aquí, recompensado allí. Devocional John Piper Solid Joys 06/02

Salmos 1:3 "Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, Que da su fruto en su tiempo, Y su hoja no cae; Y todo lo que hace, prosperará"
¿Cómo apunta a Cristo la promesa del Salmo 1:3?

Dice: "todo lo que hace, prosperará". Los justos prosperan en todo lo que hacen. ¿Es esto verdad o se trata de ingenuidad?

En esta vida, muchas veces prosperan los malos. Salmos 37:7 "No te alteres con motivo del que prospera en su camino, Por el hombre que hace maldades". Malaquías 3:15: "los que hacen impiedad no sólo son prosperados, sino que tentaron a Dios y escaparon".

Y también en esta vida los justos muchas veces sufren y su bondad es recompensada con abusos. Salmos 44:20-22: "Si nos hubiésemos olvidado del nombre de nuestro Dios ... ¿No demandaría Dios esto? ... Pero por causa de ti nos matan cada día; Somos contados como ovejas para el matadero".

Por tanto, cuando el salmista dice "todo lo que hace, prosperará", está apuntando a través de las ambigüedades de esta vida, hasta la vida después de la muerte, donde la prosperidad de todo lo que hemos hecho aparecerá.

Esa es la forma en la que pensaba Pablo.

En 1 Corintios 15:55-57, primero celebra la victoria de Cristo sobre la muerte: "¿Dónde está, oh muerte, tu victoria? ... gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo"

En segundo lugar, extrae la conclusión de que debido a esta victoria, cualquier obra que los creyentes hayan hecho jamás prosperará. 1 Corintios 15:58 dice "Así que, hermanos míos amados ... vuestro trabajo en el Señor no es en vano". Cuando algo no es en vano, es porque prospera.

Debido a que Jesús murió en nuestro lugar, garantizó que toda buena obra prosperará al final. Mateo 5:11-12 dice: "Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen ... Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros". Insultados aquí, recompensados allí.

La frase "todo lo que hace prosperará" que parece ingenua en el Antiguo Testamento, apunta profundamente a la obra de Cristo y la realidad de la resurrección.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/reviled-here-rewarded-there

El propósito principal del ministerio. Devocional John Piper Solid Joys 05/02

Hebreos 10:39 "Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma"
No miremos al costo temporal del amor y retrocedamos de la confianza en las promesas de Dios, que son infinitamente superiores, porque no es solo que perderemos las promesas, sino que seremos destruidos.

Es el infierno lo que está en juego, y no la pérdida de unas cuantas recompensas extra. Hebreos 10:39 dice: "no somos de los que retroceden para perdición", está hablando del juicio eterno.

Así que nos advertimos unos a otros para no alejarnos, para no amar al mundo, para que no comencemos a pensar que no hay nada grande en juego. Temamos a la situación terrible de no valorar las promesas de Dios por encima de las promesas del pecado.

Pero principalmente, hemos de enfocarnos en lo precioso de las promesas y ayudarnos unos a otros a valorar sobre todas las cosas la gran recompensa que Cristo obtuvo por nosotros. Debemos decirnos unos a otros lo que dice el versículo 35: "No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón". Y luego hemos de ayudarnos unos a otros para ver la grandeza de esa recompensa.

Creo que esa es la tarea principal de la predicación y el propósito principal de los grupos de estudio pequeños y de todos los ministerios de la iglesia: ayudar a la gente a ver la grandeza de lo que Cristo obtuvo para todos los que lo valoran por encima del mundo. Ayudar a que la gente lo vea y pueda sentirlo, de manera que el valor superior de Dios brille en su satisfacción, y en los sacrificios que salen de ella.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/the-main-purpose-of-ministry

5 Formas en la que la aflicción nos ayuda. Devocional John Piper Solid Joys 04/02

Salmos 119:67 "Antes que fuera yo humillado, descarriado andaba; Mas ahora guardo tu palabra"
Este versículo muestra que Dios envía aflicciones para ayudarnos a aprender su palabra. Debemos preguntarnos como la aflicción nos ayuda a entender la Palabra de Dios y a guardarla.

Existen muchas respuestas y muchas experiencias, pero aquí tenemos cinco de ellas:

1) La aflicción suprime el engaño de la vida y nos hace más serios, de forma que nuestra mentalidad esté más en sintonía con la seriedad de la Palabra de Dios.

2) La aflicción nos quita los apoyos mundanos y nos fuerza a confiar más en Dios, lo cual nos pone más en sintonía con el objetivo de la Palabra.

3) La aflicción nos hace buscar en las Escrituras con mayor desesperación en busca de ayuda, en lugar de tratarlas como algo marginal en nuestra vida.

4) La aflicción nos hace compañeros en los sufrimientos de Cristo, de forma que tengamos mayor comunión con Él y veamos el mundo más a través de sus ojos.

5) La aflicción mortifica los deseos carnales, que nos engañan y distraen, y nos ponen en un marco más espiritual que encaja mejor con la palabra de Dios.

Que el Espíritu Santo nos de gracia para no murmurar contra la forma de enseñar de Dios.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/five-ways-affliction-helps

martes, 27 de enero de 2015

El amor más grande. Devocional John Piper Solid Joys 03/02

1 Juan 2:12: "Os escribo a vosotros, hijitos, porque vuestros pecados os han sido perdonados por su nombre"
¿Por qué enfatizamos que Dios ama, perdona y salva por su propia gloria? He aquí dos razones (entre muchas):

1) Porque la Biblia lo hace

Isaías 43.25: Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados.

Salmos 25:11: Por amor de tu nombre, oh Yahweh, Perdonarás también mi pecado, que es grande.

Salmos 79:9: Ayúdanos, oh Dios de nuestra salvación, por la gloria de tu nombre; Y líbranos, y perdona nuestros pecados por amor de tu nombre.

Jeremías 14:7: Aunque nuestras iniquidades testifican contra nosotros, oh Yahweh, actúa por amor de tu nombre; porque nuestras rebeliones se han multiplicado, contra ti hemos pecado.

Jeremías 14:20-21:  Reconocemos, oh Yahweh, nuestra impiedad, la iniquidad de nuestros padres; porque contra ti hemos pecado. Por amor de tu nombre no nos deseches, ni deshonres tu glorioso trono.

Romanos 3:25-26: a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús.

1 Juan 2:12: porque vuestros pecados os han sido perdonados por su nombre.

2) Porque deja claro que Dios nos ama con el amor más grande

Juan 17:24: Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, también ellos estén conmigo, para que vean mi gloria,

Dios no nos ama de una forma que nos haga supremos a nosotros, sino que le haga supremo a Él. El cielo no será una sala de espejos, sino la vista cada vez mayor de una infinita grandeza. Llegar al cielo y encontrar que somos supremos sería una gran desilusión.

El amor más grande se asegura de que Dios hace todo de tal manera que magnifique y sostenga su supremacía, de forma que cuando lleguemos allí, tengamos algo que aumente nuestro gozo para siempre: La gloria de Dios. El mayor amor de Dios es darse a sí mismo para que nosotros lo disfrutemos para siempre, al precio de la vida de su Hijo (Romanos 8:32)

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/the-greatest-love

El ciclo del perdón. Devocional John Piper Solid Joys 02/02

Lucas 11:4 "Y perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todos los que nos deben. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal"
¿Quién perdona primero a quién?

Colosenses 3:13: "De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros".

Cuando Jesús nos enseña a orar para que Dios nos perdone "porque también nosotros perdonamos" no quiere decir que el primer movimiento de perdón fuese nuestro. Más bien funciona así: Dios nos perdonó a nosotros cuando creímos en Cristo (ver Hechos 10:43), luego, desde esta experiencia de quebrantamiento, alegría, gratitud, y esperanza de ser perdonados, ofrecemos perdón a otros.

Esto significa que hemos sido perdonados para salvación, es decir, nuestro perdón muestra que tenemos fe, que estamos unidos a Cristo, y que el Espíritu habita en nosotros.

Pero todavía pecamos (1 Juan 1:8, 10). Así que todavía tenemos que volvernos a Dios para que nos aplique de forma fresca la obra de Cristo. Aplicaciones frescas de perdón. No podemos hacer esto con confianza si estamos guardando un espíritu de falta de perdón (Mateo 18:23-25).

Es por eso que Jesús dice que pedimos perdón porque somos perdonadores. Es como decir "Padre, sigue extendiendo hacia mí las misericordias obtenidas por Cristo, porque por esas misericordias abandono la venganza y extiendo a otros lo que me has dado".

Que conozcas el perdón de Dios de nuevo cada día, y que la gracia desborde en tu corazón en perdón hacia otros.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/the-forgiveness-cycle


Incluído en el pacto. Devocional John Piper Solid Joys 01/02

Salmos 132:17-18: "17 Allí haré retoñar el poder de David; He dispuesto lámpara a mi ungido.18 A sus enemigos vestiré de confusión, Mas sobre él florecerá su corona"
¿Quién se beneficiará de las promesas que Dios hizo a David?

* Salmos 132:17-18: "17 Allí haré retoñar el poder de David; He dispuesto lámpara a mi ungido.18 A sus enemigos vestiré de confusión, Mas sobre él florecerá su corona"

* Isaías 55:1, 3: "1 A todos los sedientos: Venid a las aguas; y los que no tienen dinero, venid, comprad y comed ... haré con vosotros pacto eterno, las misericordias firmes a David"

Dios hará un pacto con aquel que venga a Dios a través de Jesucristo su Hijo, sediento por lo que es Él en lugar de depender en quienes somos o lo que hacemos.

¿Qué pacto? Un pacto que se define y asegura por las "misericordias firmes a David" que da Dios. Creo que eso significa que estamos incluidos en el pacto davídico. Lo que obtiene David, es lo que nosotros obtenemos en Cristo Jesús.

¿Y qué es lo que eso incluye? Que el poder retoñará para nosotros. Una gran fuerza para luchar por nosotros y protegernos. Habrá una lámpara de Dios dispuesta para nosotros. Esto es, la luz nos rodeará, y la oscuridad no podrá vencernos. Habrá una corona para nosotros, es decir, reinaremos con el Hijo de David y nos sentaremos en su trono. Como dice Apocalipsis 3:21: "Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono".

Es algo impactante que nos beneficiemos de las promesas hechas a David. Dios quiere que esto nos impacte, quiere que nos levantemos de nuestro devocional impactados por el poder, la autoridad y seguridad con la que somos amados por Dios.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/included-in-the-covenant

domingo, 25 de enero de 2015

Luchar contra la pornografía: Versículos y reflexiones

La pornografía es una industria multimillonaria, y la más grande en Internet, y supone un pecado indignante contra Dios y el ser humano, que lleva su imagen. Pero no estamos sin guía. A través de la palabra de Dios, específicamente 1 Corintios 5-7, se nos muestra como tratar con el porno y otros pecados sexuales.

La  iglesia de Corinto estaba salpicada por distintas perversiones sexuales. Había un hombre que se acostaba con la mujer de su padre. Sorprendentemente, la iglesia presumía de tales prácticas, y no había aislado a aquel que cometía este acto infame. Pablo, alarmado por esta presunción dijo: "¿No debierais más bien haberos lamentado?" (1 Corintios 5:2).

Pablo trata este problema dando verdades teológicas a la iglesia para que, al ser aceptadas, venzan todas las formas de inmoralidad sexual que existen en nuestros corazones. Pablo utiliza las palabras "¿No sabéis?" en 7 ocasiones en 1 Corintios 5-7 (1 Corintios 5:6; 6:2-3, 9, 15-16, 19). Pablo claramente supone que ya deberíamos tener el conocimiento que nos está dando. También cree que este conocimiento formará y gobernará nuestra sexualidad a través del poder que contienen estas verdades. La buena teología triunfa sobre la biología.

La munición necesaria

El doble imperativo para la iglesia es huir de la inmoralidad y glorificar a Dios con su cuerpo (1 Corintios 6:18-20). Pablo nos da siete verdades teológicas para fortalecernos a la hora de obedecer estos mandamientos y conseguir vencer la pornografía.

1) Como iglesia de Dios, sabemos que tolerar la inmoralidad sexual en medio de nosotros leuda a la iglesia (1 Corintios 5:6-8)
2) Como creyente en Cristo, sabes que fuiste lavado, santificado y justificado (1 Corintios 6:11) en el nombre de Jesucristo y por el Espíritu Santo de Dios (toda la Trinidad, Padre, Espíritu e Hijo, estuvo involucrada en tu salvación).
3) Sabes que tu cuerpo es para el Señor, no para la pornografía, masturbación o el adulterio (1 Corintios 6:12-14)
4) Sabes que eres miembro del cuerpo de Cristo (1 Corintios 6:15)
5) Sabes que estás casado(a) con Cristo (1 Corintios 6:16-17)
6) Sabes que las estrellas y espectadores del porno que no se arrepientan, no heredarán el reino de Dios (1 Corintios 6:9-10)
7) Sabes que el cuerpo es el templo del Espíritu Santo (1 Corintios 6:19-20), por tanto has de huir de la inmoralidad sexual y glorificar a Dios en tu cuerpo.

Este es tu armamento: verdades cumplidas por Dios, conocimiento dado por su gracia.

Sigamos los mandamientos que este conocimiento nos libera para cumplir.

En primer lugar, convierte en un hábito el huir de la inmoralidad sexual. No solamente la evites, huye de ella. En Antiguo Testamento la gente huía de los enemigos mortales (ver Génesis 14:10), de las serpientes (Éxodo 4:3), de los vengadores de sangre (Números 35:6) y de otros grandes peligros. La inmoralidad sexual, sin embargo, supone un peligro mayor que cualquiera de estos enemigos. La inmoralidad sexual es enemiga de tu alma: quiere condenarte para siempre.

Y no solo eso, sino que la inmoralidad sexual golpea lo más profundo de nuestro ser. "Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca" (1 Corintios 6:18). La pornografía presenta una amenaza a tu nuevo estado y naturaleza en Cristo porque, en lugar de permanecer unido a Cristo como parte de su cuerpo, te unes a una prostituta. Nos viene a la mente la historia de José en Egipto. José, al contrario que su hermano mayor Judá (Génesis 38), es un ejemplo perfecto de cómo huir. Moisés registra tres veces en el capítulo 39 de Génesis que José, que también tenía el Espíritu de Dios (Génesis 41:38) "huyó" del adulterio, porque consideró que la inmoralidad sexual era un "grande mal contra Dios".

En segundo lugar, glorifica a Dios con tu cuerpo. En el Antiguo Testamento, el templo existía para glorificar a Dios y santificar su nombre (1 Reyes 8). Ahora que los creyentes en Cristo somos el templo, tenemos que glorificar su nombre con nuestros cuerpos.

Traducido y resumido de http://www.desiringgod.org/blog/posts/ammunition-for-the-fight-against-porn


lunes, 19 de enero de 2015

Cinco propósitos para el sufrimiento. Devocional John Piper Solid Joys 31/01

Romanos 8:28: "Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados"
Rara vez conocemos cuales son las razones particulares de nuestros sufrimientos, pero la Biblia nos da grandes razones generales que sostienen la fe.

Es bueno tener la forma de recordar algunas de estas razones, para que, cuando seamos afligidos repentinamente, o tengamos la oportunidad de ayudar a otros en su aflicción, podamos recordar esas verdades que Dios nos ha dado para ayudarnos a no perder la esperanza.

He aquí una forma de recordar cinco razones (o si lo prefieres, toma solamente tres y trata de memorizarlas)

Los grandes propósitos de Dios en nuestros sufrimientos incluyen:

El arrepentimiento: El sufrimiento es un llamado para que nosotros y otros se vuelvan de tener tesoros en cualquier cosa de la tierra por encima de Dios.

Lucas 13:4-5 dice:

O aquellos dieciocho sobre los cuales cayó la torre en Siloé, y los mató, ¿pensáis que eran más culpables que todos los hombres que habitan en Jerusalén? Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente.
La confianza: El sufrimiento es un llamado a confiar en Dios y no en los bienes de este mundo para sostener nuestra vida.

2 Corintios 1:8-9
Fuimos abrumados sobremanera más allá de nuestras fuerzas, de tal modo que aun perdimos la esperanza de conservar la vida. Pero tuvimos en nosotros mismos sentencia de muerte, para que no confiásemos en nosotros mismos, sino en Dios que resucita a los muertos;

Santidad: El sufrimiento es la disciplina de nuestro amoroso Padre celestial para que lleguemos a participar de su santidad.

Hebreos 12:6, 10-11
Porque el Señor al que ama, disciplina, Y azota a todo el que recibe por hijo ... para lo que nos es provechoso, para que participemos de su santidad. Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados.
Recompensa: El sufrimiento obra para nosotros una gran recompensa en el cielo, que compensará cualquier pérdida que hayamos tenido aquí al mil por uno.

2 Corintios 4:17
Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria;
Recuerdo: El sufrimiento nos recuerda que Dios envió a su Hijo al mundo a sufrir para que nuestro sufrimiento no signifique  la condenación de Dios, sino su purificación.

Filipenses 3:10
a fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/five-purposes-for-suffering

Gracia que vence. Devocional John Piper Solid Joys 30/01

Isaías 57:18 "He visto sus caminos; pero le sanaré, y le pastorearé, y le daré consuelo a él y a sus enlutados"
Aprende tu doctrina desde los textos bíblicos. De esta forma se sostiene mejor, y alimenta más el alma.

Por ejemplo, aprende la gracia irresistible desde los textos de la Biblia. De esta forma, verás que esta doctrina no significa que la gracia no se puede resistir, sino que cuando Dios elige a alguien, Él puede y de hecho vencerá esa resistencia.

Un ejemplo es Isaías 57:17-19, donde Dios disciplina a su pueblo rebelde golpeándoles y escondiendo su rostro. Versículo 17: "Por la iniquidad de su codicia me enojé, y le herí, escondí mi rostro y me indigné".

Pero el pueblo no respondió con arrepentimiento. En lugar de eso, siguieron deslizándose hacia el pecado. Se resistieron. Dice el versículo 17 "él siguió rebelde por el camino de su corazón".

Por tanto la gracia puede ser resistida. De hecho, Esteban le dijo a los líderes judíos en Hechos 7:51: "Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo".

¿Qué hace Dios entonces? ¿Acaso queda impotente para hacer que aquellos que se resisten se arrepientan y se sanen? No. El siguiente versículo dice: "He visto sus caminos; pero le sanaré, y le pastorearé, y le daré consuelo a él y a sus enlutados".

Así que frente a una rebeldía recalcitrante que resiste la gracia, Dios dice "los sanaré". Los "restaurará". La palabra original es "sanar o hacer completo", y se relaciona con la palabra shalom, que significa "paz". Esa plenitud y paz se menciona en el siguiente versículo, el cual explica como Dios hace volverse a una persona rebelde que resiste la gracia.

Lo hace "produciendo fruto de labios", "Paz, paz al que está lejos y al cercano" esta paz es shalom. y continúa: "y lo sanaré" (Isaías 57:19). Dios crea algo que no estaba allí. Esa es la forma en la que nos salva y nos hace volvernos de la rebeldía.

La gracia de Dios triunfa sobre nuestra resistencia creando alabanza que no existía antes. Trae shalom, shalom, al que está lejos y al cercano. Plenitud, Plenitud al que está lejos y al cercano. Lo hace "restaurando", reemplazando la enfermedad de la resistencia con la salud de la sumisión.

El significado de la gracia irresistible no es que no podamos resistir. Podemos, y de hecho lo hacemos. El significado es que cuando Dios elige a alguien, vence su resistencia y restaura en él un espíritu sumiso. Crea. Dice "¡hágase la luz!", sana, dirige, restaura y conforta.

Y por eso nunca podemos presumir de haber dejado la rebeldía. Caemos sobre nuestro rostro ante el Señor con tembloroso gozo, y le agradecemos su gracia irresistible.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/prevailing-grace

Nos hará volver. Devocional John Piper Solid Joys 29/01

Lamentaciones 5:21 "Vuélvenos, oh Yahweh, a ti, y nos volveremos..." 
No hay esperanza para el pueblo de Dios, a menos que Él mismo los haga volver de sus resbalones y de saltar al pecado y a la incredulidad.

El libro de Lamentaciones es el libro más sombrío de la Biblia. En él, Dios mismo ha diezmado a la niña de sus ojos.

* Lamentaciones 4:11: "Cumplió Yahweh su enojo, derramó el ardor de su ira; Y encendió en Sion fuego que consumió hasta sus cimientos"

* Lamentaciones 2:4: "...destruyó cuanto era hermoso"

* Lamentaciones 1:5 "...Yahweh la afligió por la multitud de sus rebeliones"

Así que, ¿cómo termina el libro?

Termina con la única esperanza que existe: "Vuélvenos, oh Yahweh, a ti, y nos volveremos..."

Esa es mi única y tu única esperanza.

Jesúas dijo a Pedro en Lucas 22:31-32: "Simón, Simón, he aquí Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo; pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte; y tú, una vez vuelto, confirma a tus hermanos"

No le dijo "he rogado por si vuelves" sino "he rogado...y tú, una vez vuelto". [Jesús había rogado, y por tanto era seguro que Pedro iba a volver].

Romanos 8:34 dice: "Cristo es el que ... está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros".

Él nos hará volver. Por tanto, como dice en Judas 1:24-25: "Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída ... sea gloria y majestad, imperio y potencia, ahora y por todos los siglos"

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/caused-to-return

Cómo arrepentirse. Devocional John Piper Solid Joys 28/01

1 Juan 1:9: "Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad"
Un sentimiento malo de que eres una persona despreciable, no es lo mismo que el convencimiento de pecado. Sentirse carcomido por dentro, no es lo mismo que el arrepentimiento.

Esta mañana comencé a orar y me sentí indigno de estar hablando al Creador del universo. Era un sentimiento vago de indignidad, así que se lo conté. ¿Y ahora qué?

No cambió nada hasta que no empecé a ser específico con mis pecados. Los sentimientos de remordimiento pueden ser útiles si llevan a la convicción de pecado, pero los sentimientos imprecisos de ser una mala persona, no son muy útiles.

La niebla de la indignidad necesita tomar forma, mostrando las oscuras columnas de la desobediencia. Entonces puedes verlas, arrepentirte, pedir perdón, y apuntar para derribarlas.

Así que comencé a recordar los mandamientos que rompo con más frecuencia. Estos son los que vinieron a mi mente:

* Mateo 22:37: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. No con el 95%, sino con el 100%.

* Mateo 22:39: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Tener tantas ganas de que las cosas vayan bien para él como de que vayan bien para ti.

* Filipenses 2:14: Haced todo sin murmuraciones. Nada de murmuraciones, ni por dentro ni por fuera.

* 1 Pedro 5:7: Echar toda nuestra ansiedad sobre Él, de manera que nunca te veas más aplastado por ella.

* Efesios 4:29: Decir solamente cosas que den gracia a los demás. Especialmente a aquellos que estén más cerca.

* Efesios 5:16: Redimir el tiempo. No malgastarlo ni perderlo.

¡Son demasiados para pretender que tengo una gran santidad! Estoy desecho.

Pero esto es específico, y lo puedo mirar cara a cara. No estoy quejándome por sentir remordimiento. Estoy pidiendo perdón a Cristo por no guardar todo lo que el ordenó.

Estoy quebrantado y enfadado con mi pecado, y quiero acabar con él, no conmigo. No me siento suicida, sino que odio el pecado y quiero matarlo. Como dice en Colosenses 3:5: "Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros", o en Romanos 8:13 "Haced morir las obras de la carne").

En este conflicto escucho la promesa: "Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad". Entonces siento la paz.

De nuevo, la oración vuelve a sentirse posible, buena y poderosa.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/how-to-repent

domingo, 18 de enero de 2015

Él conoce tu necesidad. Devocional John Piper Solid Joys 27/01

Mateo 6:31-32: "31 No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? 32 Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas"
Jesús quiere que sus discípulos estén libres de preocupaciones. En Mateo 6:25-34, da al menos siete argumentos para quitar nuestra ansiedad. Uno de ellos habla de la comida, la bebida y el vestido y luego dice: "Vuestro Padre celestial sabe que los necesitáis" (Mateo 6:32).

Jesús debe querer decir que, el que Dios lo sepa, va acompañado de su deseo de satisfacer nuestra necesidad. Está enfatizando que tenemos un Padre, y este Padre es mejor que un padre terrenal.

Yo tengo cinco hijos, y me encanta satisfacer sus necesidades. Pero mi conocimiento es peor que el de Dios en al menos tres áreas.

En primer lugar, justo ahora, no se donde está ninguno de mis hijos. Me puedo imaginar que están en sus casas, en el trabajo, o en la escuela, y que están sanos y seguros. Pero podrían estar tirados en un callejón con un ataque al corazón.

En segundo lugar, no se que es lo que tienen en el corazón en cada momento. De vez en cuando puedo intuirlo, pero pueden estar sintiendo temor, dolor, ira, deseo, codicia, alegría o esperanza, y no puedo ver sus corazones.

En tercer lugar, no conozco su futuro. Justo ahora puede parecer que están asentados y bien, pero quizás mañana recaiga sobre ellos alguna gran tragedia.

Todo esto quiere decir que no puedo ser para ellos una razón muy fuerte para no preocuparse. Hay cosas que pueden pasarles ahora o mañana, y de las que no tenga ni idea. Pero es totalmente distinto con su Padre Celestial. Él sabe todo sobre ellos ahora, y también mañana. Por dentro y por fuera. Él puede ver todas las necesidades.

Y a eso podemos añadir su enorme disposición por satisfacer sus necesidades "mucho más" (ver Mateo 6:30), y también podemos añadir a eso la absoluta capacidad para hacer lo que está dispuesto a hacer (como dice en Mateo 6:26, a cada momento alimenta millones de pájaros).

Así que únete a mí en confiar en la promesa de Jesús de satisfacer nuestras necesidades. Es eso a lo que nos llama Jesús cuando dice " vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas".

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/he-knows-your-need

sábado, 17 de enero de 2015

El que da es quien se lleva la gloria. Devocional John Piper Solid Joys 26/01

2 Tesalonicenses 1:11-12: "11 Por lo cual asimismo oramos siempre por vosotros, para que nuestro Dios os tenga por dignos de su llamamiento, y cumpla todo propósito de bondad y toda obra de fe con su poder,12 para que el nombre de nuestro Señor Jesucristo sea glorificado en vosotros, y vosotros en él, por la gracia de nuestro Dios y del Señor Jesucristo".
El que Dios establezca que su gloria sea magnificada a través del ejercicio de su gracia, son muy buenas noticias.

Es seguro que Dios se glorifica a través del poder de su ira (ver Romanos 9:22), pero repetidamente en el Nuevo Testamento (y en el Antiguo, por ejemplo en Isaías 30:18) se dice que debemos experimentar la gracia de Dios para que Dios se lleve la gloria.

Meditemos como opera esto en la oración de 2 Tesalonicenses 1:11-12. Pablo ora para que Dios cumpla todo propósito de bondad en nosotros. ¿Cómo lo hace? Ora para que sean hechos "con su poder", es decir, para que sean "obras de fe". 

¿Para qué? Para que Jesús sea glorificado en nosotros.

Esto significa que el que da es el que se lleva la gloria. Si cumplimos un buen propósito "por su poder", es Él quien se lleva la gloria. Nosotros tenemos fe, Él es el que da el poder. Nosotros pedimos la ayuda, Él es el que se lleva la gloria. Ese es el trato que nos mantiene humildes y felices y a Él lo mantiene supremo y glorioso.

Luego Pablo dice que esta glorificación de Cristo es "por la gracia de nuestro Dios y del Señor Jesucristo".

La respuesta de Dios a la oración de Pablo de que confiemos en el poder de Dios para hacer buenas obras, es la gracia. El poder de Dios que nos capacita para hacer lo que nos hemos propuesto hacer es la gracia.

Esa es la forma en que funciona en el Nuevo Testamento una y otra vez. Confiar en Dios para que nos de capacidad con su gracia, y luego es Él quien se lleva la gloria cuando la ayuda llega.

Nosotros obtenemos la ayuda. Él obtiene la gloria. Es por eso que la vida cristiana, y no solamente la conversión a Cristo, son buenas noticias.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/the-giver-gets-the-glory

Liberaciones con retraso. Devocional John Piper Solid Joys 25/01

Hechos 16:26: "... y al instante se abrieron todas las puertas, y las cadenas de todos se soltaron"
En este tiempo Dios rescata a su pueblo de algunos males, pero no de todos. Y saber esto nos reconforta, porque de otra manera, podríamos concluir de nuestros males que Dios se ha olvidado de nosotros, o que nos ha rechazado.

Así que tomemos ánimo, recordando simplemente que Pablo y Silas no fueron liberados en Hechos 16:19-24, Pablo y Silas no fueron liberados, pero en los versículos 25 y 26, si que lo fueron.

Primero, no hubo liberación:

* Versículo 19: "Prendieron a Pablo y a Silas, y los trajeron al foro, ante las autoridades"

* Versículo 22: "Y los magistrados, rasgándoles las ropas, ordenaron azotarles con varas"

* Versículo 23: "Después de haberles azotado mucho, los echaron en la cárcel"

* Versículo 24 "Los metió en el calabozo de más adentro, y les aseguró los pies en el cepo"

Pero luego si que la hubo. En los versículos 25 y 26 leemos:

Pero a medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios... Entonces sobrevino de repente un gran terremoto, de tal manera que los cimientos de la cárcel se sacudían; y al instante se abrieron todas las puertas, y las cadenas de todos se soltaron.

Dios podía haber actuado antes, pero no lo hizo. Tenía sus razones, y amaba a Pablo y a Silas.

La pregunta para nosotros es: si trazamos nuestra vida con respecto a esto...¿dónde estamos? ¿Estamos en el tiempo de ser rasgadas nuestras vestiduras y golpeados, o en el tiempo de estar libres de cadenas y con las puertas abiertas?

Ambos tiempos son tiempos en los que Dios cuida de nosotros. Si estás en el tiempo de ser encadenado, no desesperes. Canta. La libertad viene de camino, es solo una cuestión de tiempo. Incluso si la libertad llega a través de la muerte.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/delayed-deliverances

martes, 13 de enero de 2015

Servido al servir a otros. Devocional John Piper Solid Joys 24/01

Marcos 8:17 "Jesús, les dijo: ¿Qué discutís, porque no tenéis pan? ¿No entendéis ni comprendéis? ¿Aún tenéis endurecido vuestro corazón?"
Después de que Jesús hubiese alimentado a 5.000 y a 4.000 con unos pocos panes y peces, los discípulos se metieron en el bote sin llevar el suficiente pan para ellos.

Cuando comenzaron a discutir acerca de esto, Jesús dijo "¿Qué discutís, porque no tenéis pan? ¿No entendéis ni comprendéis?". ¿Qué es lo que no entendían?

No entendieron el significado de las sobras. Jesús les estaba diciendo que tendría cuidado de ellos mientras ellos se ocupaban de otros. Jesús les dice en Marcos 8:19-21
Cuando partí los cinco panes entre cinco mil, ¿cuántas cestas llenas de los pedazos recogisteis? Y ellos dijeron: Doce. Y cuando los siete panes entre cuatro mil, ¿cuántas canastas llenas de los pedazos recogisteis? Y ellos dijeron: Siete. Y les dijo: ¿Cómo aún no entendéis?
¿Entender qué? las sobras.

Las sobras eran para los sirvientes. De hecho, la primera vez había doce sirviendo y hubo doce cestas de pedazos (ver Marcos 6:43). La segunda vez fueron siete cestas de pedazos sobrantes: el número de la abundante plenitud.

¿Qué era lo que no entendían? Que Jesús cuidaría de ellos. No puedes dar más que Jesús. Cuando vives tu vida para otros, tus necesidades estarán cubiertas.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/served-in-serving-others

Ve directamente a Dios. Devocional John Piper Solid Joys 23/01

Juan 16:26-27: "26 En aquel día pediréis en mi nombre; y no os digo que yo rogaré al Padre por vosotros, 27 pues el Padre mismo os ama, porque vosotros me habéis amado, y habéis creído que yo salí de Dios".

No hagamos del Hijo de Dios un Mediador más de lo que lo es.

Jesús dice "y no os digo que yo rogaré al Padre por vosotros". En otras palabras, no me voy a insertar entre vosotros y el Padre, como si vosotros no pudieseis ir a Él directamente. ¿Por qué? "Porque el Padre mismo os ama".

Es algo asombroso. Jesús nos está advirtiendo que no pensemos que Dios Todopoderoso no quiere recibirnos directamente en su presencia. Cuando digo "directamente" me refiero a lo que Jesús quería decir cuando dijo "No voy a llevar vuestras peticiones a Dios por vosotros. Las podéis llevar vosotros directamente. Él os ama. Él quiere que vengáis, no está enfadado con vosotros".

Es completamente cierto que ningún ser humano pecador tiene acceso al Padre excepto por la sangre de Jesús (ver Hebreos 10:19-20). Él está intercediendo por nosotros ahora (Romanos 8:34; Hebreos 7:25). Él es nuestro abogado para con el Padre (1 Juan 2:1). Es nuestro sumo sacerdote frente al trono de Dios (Hebreos 4:15-16). También dijo en Juan 14:6: "nadie viene al Padre sino por mí".

Sí, pero Jesús nos está protegiendo de llevar su intercesión demasiado lejos: "no os digo que yo rogaré al Padre por vosotros,  pues el Padre mismo os ama". Él está ahí, proveyendo un testimonio siempre presente y eternamente vivo de que el Padre ha quitado su ira de nosotros. Pero no está ahí para hablar por nosotros, o para mantener una distancia con el Padre, o para sugerir que el corazón del Padre está en guardia contra nosotros o poco inclinado hacia nosotros. De ahí las palabras "Porque el Padre mismo os ama".

Así que vayamos confiadamente (Hebreos 4:16), vayamos con expectación, esperando una sonrisa. Vayamos temblando de gozo, no de temor. Jesús está diciendo "He abierto el camino hacia Dios, pero ahora no me voy a poner en medio del camino". Ven.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/go-directly-to-god

lunes, 12 de enero de 2015

Gobernaremos todas las cosas. Devocional John Piper Solid Joys 22/01



Apocalipsis 3:21: "Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono" 
¿Qué quiere decir Jesús cuando dice esto a la iglesia de Laodicea? ¿De verdad habla de sentarse con Jesús en su trono?

Esta es una promesa para todos los que vencen, para todos los que continúan en la fe hasta el final  a pesar de toda amenaza de dolor y de todos los placeres que atraen (ver 1 Juan 5:4). Por eso, si eres un creyente en Jesús, te sentarás en el trono del Hijo de Dios, el cual se sienta en el trono de Dios Padre.

Creo que "el trono del Padre" significa el derecho y autoridad para gobernar el universo. Así que Jesús nos promete tener una una parte en el gobierno de todas las cosas.

Esto es lo que Pablo tiene en mente en Efesios 1:22-23 "22 y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, 23 la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo".

Nosotros, la iglesia, somos "la plenitud de Aquel que lo llena todo".Creo que esto quiere decir que el universo será llenado con la gloria del Señor (ver Números 14:21), y una dimensión de esa gloria será la extensión completa y sin oposición de su gobierno a todo lugar.

Por eso, Efesios 1:23 significaría: Jesús llena el universo con su gobierno glorioso a través nuestro. Somos la plenitud de su gobierno. Gobernamos en su nombre, y es en ese sentido en que nos sentamos con Él en su trono.

Ninguno de nosotros siente esto como deberíamos. Es demasiado. Es por eso que Pablo ora pidiendo la ayuda de Dios en Efesios 1:18: "[oro para que el Padre alumbre] los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado".

Sin una ayuda omnipotente ahora, no podríamos sentir la maravilla de aquello en lo que nos vamos a convertir. Pero si se nos concede sentir esto, todas nuestras reacciones emocionales hacia este mundo cambiarán para mejor.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/we-will-rule-all-things

El ancla de gozo. Devocional John Piper Solid Joys 21/01


Mateo 5:11 "Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo"
Jesús reveló un secreto que protege nuestra felicidad de la amenaza del sufrimiento y del éxito. El secreto es este: Grande es vuestra recompensa en los cielos. Y la suma de esa recompensa es disfrutar de la plenitud de la gloria de Jesucristo (Juan 17:24).

Él protege nuestra felicidad contra el sufrimiento cuando dice en Mateo 5:11-12

11 Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo.12 Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos
Nuestro galardón en los cielos rescata nuestro gozo de la amenaza de la persecución y el vituperio.

Jesús también protege nuestro gozo del éxito cuando dice en Lucas 10:20:

"Pero no os regocijéis de que los espíritus se os sujetan, sino regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos"
Los discípulos estaban tentados a poner su gozo en su éxito ministerial. Lucas 10:17 dice "Volvieron los setenta con gozo, diciendo: Señor, aun los demonios se nos sujetan en tu nombre". Pero poner el gozo en el éxito ministerial, lo habría apartado de la única ancla que es segura.

Así que Jesús protege nuestro gozo de las amenazas del éxito prometiendo la gran recompensa del cielo. Regocijáos en esto: en que vuestros nombres están escritos en los cielos. Vuestra herencia es infinita, eterna, y segura.

Nuestro gozo está asegurado. Ni el sufrimiento ni el éxito pueden destruir su ancla. Grande es vuestra recompensa en los cielos, vuestro nombre está escrito allí. Es seguro.

Jesús ancló la felicidad de los santos que sufren en la recompensa del cielo, y ancló la felicidad de los santos exitosos en el mismo lugar. De esa forma los liberó de la tiranía del placer y el dolor mundanos.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/the-anchor-of-joy

La lucha por recordar. Devocional John Piper Solid Joys 20/01


Lamentaciones 3:21-22: "21 Esto recapacitaré en mi corazón, por lo tanto esperaré. 22 Por la misericordia de Yahweh no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias"
Uno de los mayores enemigos de la esperanza es olvidar las promesas de Dios. Recordar es un gran ministerio. Pedro y Pablo escribieron por esta razón (2 Pedro 1:13 y Romanos 15:15)

El principal recordador es el Espíritu Santo (Juan 14:26). Pero no seamos pasivos. Somos responsables de nuestro propio ministerio de hacer recordar. Y a los primeros que necesitamos hacer recordar cosas es a nosotros mismos.

La mente tiene ese poder maravilloso: puede hablar consigo misma dándose recordatorios. La mente puede "recapacitar". Por ejemplo "esto recapacitaré en mi corazón, por lo tanto esperaré: las misericordias del Señor nunca decayeron" (Lamentaciones 3:21-22).

Si no "recapacitamos" lo que Dios ha dicho acerca de sí mismo y de nosotros, languidecemos. ¡Qué bien conozco esto a través de la dolorosa experiencia! No nos revolquemos en el fango de los mensajes  impíos. Me refiero a esos mensajes en nuestra cabeza que nos dicen: "No puedo...Ella no lo hará...Ellos nunca....o Eso nunca ha funcionado..."

El punto no es que esos mensajes sean ciertos o falsos. La mente siempre encuentra una forma de convertirlos en ciertos, a menos que recapacitemos en algo superior. Dios es el Dios de lo imposible. Intentar salir de una situación imposible razonando, no es tan efectivo como recordar algo para sacarte de ella.

Si no nos recordamos la grandeza, la gracia, el poder y la sabiduría de Dios, nos hundiremos en un pesimismo torpe como el de una bestia. Como dice el Salmo 73:22: "Tan torpe era yo, que no entendía; Era como una bestia delante de ti".

El gran giro desde la desesperanza hacia la esperanza en el salmo 77 viene con estas palabras: "11 Me acordaré de las obras de JAH; Sí, haré yo memoria de tus maravillas antiguas. 12 Meditaré en todas tus obras, Y hablaré de tus hechos" (Salmos 77:11-12).

Esta es la gran batalla de mi vida, y asumo que de la tuya también: La batalla por hacerme recordar a mí mismo, y después a otros.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/the-battle-to-remind

viernes, 9 de enero de 2015

Como servir a un mal jefe. Devocional John Piper Solid Joys 19/01




Efesios 6:7-8: "7 sirviendo de buena voluntad, como al Señor y no a los hombres, 8 sabiendo que el bien que cada uno hiciere, ése recibirá del Señor, sea siervo o sea libre".
Consideremos estas cinco cosas de Efesios 6:7-8 en conexión con nuestro trabajo.

1) Un llamado a una vida centrada radicalmente en el Señor.

Esto es algo impactante si lo comparamos con la forma en que solemos vivir. Pablo dice que todo nuestro trabajo debe ser hecho como si fuera trabajo para Cristo, no para un supervisor humano. "Como al Señor y no a los hombres".

Esto significa que pensaremos en el Señor en lo que hacemos cuando trabajamos. Preguntaremos ¿Por qué querría el Señor que se hiciese esto? ¿Cómo le gustaría al Señor que se hiciese esto?¿Cuándo querría el Señor que se hiciese esto?¿Me ayudará el Señor a hacer esto?¿Qué efecto tendrá esto para la honra del Señor? En otras palabras, ser cristiano significa una vida radicalmente centrada en el Señor.

2) Un llamado a ser una buena persona.

Una vida centrada en el Señor significa ser una buena persona y hacer cosas buenas. Pablo dice: "sirviendo de buena voluntad...sabiendo que el bien que cada uno hiciere..." Jesús dijo que cuando dejamos que nuestra luz brille, los hombres verán nuestras "buenas obras" y darán gloria a nuestro Padre en el cielo.

3) Poder para hacer un buen trabajo para jefes terrenales desconsiderados

El objetivo de Pablo es potenciar a los cristianos con motivos centrados en el Señor para continuar haciendo el bien por supervisores que no son considerados. ¿Cómo continúamos haciendo bien en un trabajo cuando el jefe nos ignora o incluso nos critica? La respuesta de Pablo es: para de pensar en tu jefe como si este fuese tu supervisor principal, y comienza a trabajar para el Señor. Hazlo incluso en las mismas tareas que te da tu supervisor terrenal.

4) Cobrar ánimo en que nada bueno se hace en vano

Quizás la frase más asombrosa de todas es esta: " sabiendo que el bien que cada uno hiciere, ése recibirá del Señor". Esto es asombroso. Todo. Cada cosa buena pequeña que hagamos es vista y valorada por el Señor.

Y nos recompensará por ello. No en el sentido de que nos hayamos ganado nada poniéndolo en deuda con nosotros. Él es nuestro dueño y el de todo lo demás en el universo. No nos debe nada. Pero gratuita y graciosamente elige recompensar las cosas buenas que se hacen en fe.

5) Cobrar ánimo en que un estado insignificante en la tierra no es obstáculo para una gran recompensa en el cielo.

El Señor recompensará toda cosa buena que hagamos "seamos siervos o libres". Nuestro supervisor puede pensar que somos unos don nadie, o ni siquiera saber que existimos. Pero eso no importa. El Señor sabe que existimos.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/how-to-serve-a-bad-boss

jueves, 8 de enero de 2015

El remedio para el orgullo. Devocional John Piper Solid Joys 18/01



Santiago 4:13-16: "13 ¡Vamos ahora! los que decís: Hoy y mañana iremos a tal ciudad, y estaremos allá un año, y traficaremos, y ganaremos; 14 cuando no sabéis lo que será mañana. Porque ¿qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece. 15 En lugar de lo cual deberíais decir: Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello. 16 Pero ahora os jactáis en vuestras soberbias. Toda jactancia semejante es mala".
Cuando tomamos las tres categorías juntas de tentación a confiar en nosotros mismos, la sabiduría, el poder y las riquezas, forman una inducción fuerte a la forma más definitiva de orgullo: el ateísmo. La manera más segura de permanecer en lo más alto de nuestra propia estima, es negando que exista algo por encima de nosotros.

Es por esto que los orgullosos se preocupan en mirar a los otros por encima del hombro. C.S Lewis en su libro "mero cristianismo" dijo: "Un hombre orgulloso siempre mira por encima del hombro a las cosas y las personas, y, por supuesto, mientras estás mirando hacia abajo, no puedes ver las cosas que están por encima de ti".

Pero para preservar el orgullo, puede ser más fácil proclamar que no hay nada que mirar por encima de nosotros. Salmos 10:4 dice: "El malo, por la altivez de su rostro, no busca a Dios; No hay Dios en ninguno de sus pensamientos". Al final, los orgullosos necesitan persuadirse a sí mismos de que Dios no existe.

Una razón para esto es que la realidad de Dios es profundamente intrusiva en todos los detalles de la vida. El orgullo no puede tolerar lo íntimamente involucrado que está Dios en dirigir incluso los asuntos ordinarios de la vida.

Al orgullo no le gusta la soberanía de Dios. Por eso al orgullo no le gusta la existencia de Dios, porque Dios es soberano. Puede expresar esto diciendo "No hay Dios" o diciendo "conduciré hasta Atlanta por navidad".

Santiago dice: "No estés tan seguro". En lugar de eso di: "Si el Señor quiere, viviremos e iremos a Atlanta por navidad". Lo que Santiago quiere decir es que Dios es soberano sobre el hecho de si llegaremos a Atlanta, o si viviremos al terminar este devocional. Esto es algo extremamente ofensivo a la autosuficiencia del orgullo ¡no poder ni siquiera controlar si llegaremos al final de un devocional sin tener un infarto!

Santiago dice que no creer en los derechos soberanos de Dios para manejar los detalles de tu futuro es arrogancia.

La forma de luchar contra esta arrogancia es someterse a la soberanía de Dios en los detalles de la vida, y al resto de sus infalibles promesas para mostrarse poderoso en favor nuestro (2 Crónicas 16:9), para perseguirnos con bien y misericordia cada día (Salmos 23:6), para hacer por el que en él espera (Isaías 64:4), y para equiparnos con todo lo que necesitamos para vivir para su gloria (Hebreos 13:21).

En otras palabras, el remedio para el orgullo es una fe inconmovible en la gracia venidera de Dios.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/the-remedy-for-pride

La fe auténtica está entusiasmada con Cristo. Devocional John Piper Solid Joys 17/01

Hebreos 9:28: "Así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan"
¿Qué debes hacer para saber que tus pecados han sido quitados por la sangre de Cristo, y que cuando él venga, te escudará de la ira de Dios y te llevará a la vida eterna? La respuesta es esta: confía en Cristo de tal forma que eso te haga anhelar su venida.

Él vendrá a salvar a aquellos "que le esperan". ¿Cómo nos preparamos?¿Cómo experimentamos el perdon de Dios en Cristo y nos preparamos para conocerle? Confiando en Él de tal forma que eso nos haga estar entusiasmados con su venida.

Este entusiasmo por la venida de Cristo es simplemente un signo de que le amamos y creemos de verdad en Él.

Existe una fe falsa que solo quiere escapar del infierno, pero no tiene ningún deseo por Cristo. Esa fe no salva, y no produce entusiasmo por la venida de Cristo. Esa fe preferiría que Cristo tardase tanto como fuese posible para poder tener tanto de este mundo como sea posible.

Pero la fe que de verdad se aferra a Cristo como un tesoro, y que espera y se goza es la fe que nos hace anhelar que Cristo venga, y esa es la fe que salva.

Así que te insto a que te vuelvas del mundo y del pecado y vayas a Cristo. Acéptalo, no como si fuese tu seguro contra incendios, sino como el esperado esposo, amigo, y Señor.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/authentic-faith-is-eager-for-christ

Palabras como el viento. Devocional John Piper Solid Joys 16/01

Job 6:26 "¿Pensáis censurar palabras, Y los discursos de un desesperado, que son como el viento?"
En medio de la tristeza, el dolor y la desesperación, la gente a menudo dice cosas que de otra forma no diría. Pintan la realidad con trazos más oscuros de lo que lo harán cuando salga el sol al día siguiente. Cantan en escalas menores como si esa fuese la única música. Solamente ven las nubes, y hablan como si no existiese el cielo.

Dicen "¿Dónde está Dios" o "no sirve de nada continuar" o "nada tiene ningún sentido" o "no hay esperana para mí" o "Si Dios fuese bueno, esto no podría haber pasado".

¿Qué hemos de hacer con estas palabras?

Job dice que no hay necesidad de reprobarlas. Estas palabras son viento, o literalmente, "como el viento". Serán arrastradas pronto por el viento. Vendrá un cambio en las circunstancias, y la persona desesperada se levantará de la noche oscura, arrepintiéndose de las palabras apresuradas.

El punto es, por tanto, que no malgastemos nuestro tiempo y energía reprobando tales palabras. Serán llevadas por el viento. No es necesario podar las hojas en otoño. Es un esfuerzo inútil, porque pronto caerán por sí solas.

¡Qué rápido nos inclinamos a defender a Dios, o la verdad a veces, contra unas palabras que son solamente viento! Si tuviésemos discernimiento, podríamos distinguir la diferencia entre las palabras con raíz y las que están siendo llevadas por el viento.

Existen palabras que están enraizadas en un profundo error y maldad. Pero no todas las palabras grises toman su color de un corazón oscurecido. Algunas están coloreadas por el dolor y la desesperación. Lo que escuchas no es lo que hay en el fondo. Vienen de algo real que hay dentro, pero es algo temporal, como una infección que pasa. Real y doloroso, pero no se corresponde con la verdadera personalidad.

Aprendamos a distinguir si las palabras que hablan contra nosotros, contra Dios, o contra la verdad son simplemente como el viento, si son habladas desde el dolor, no desde el alma. Si son como el viento, esperemos en silencio, sin reprobarlas. Porque el objetivo de nuestro amor es restaurar el alma, no reprender el dolor.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/words-for-the-wind

miércoles, 7 de enero de 2015

La libertad de la gracia. Devocional John Piper Solid Joys 15/01

Efesios 2:4-6 "4 Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, 5 aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), 6 y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús"
El acto decisivo que Dios realiza en la conversión es que nos "da vida juntamente con Cristo", incluso cuando "estábamos muertos en pecados". En otras palabras, estábamos muertos a Dios. No podíamos responder, no teníamos un verdadero interés espiritual, no teníamos paladar para la belleza de Cristo, simplemente estábamos muertos a todo lo que importa.

Entonces Dios actuó, de forma incondicional, antes de que pudiésemos hacer nada para ser vasos de gracia adecuados. Nos hizo vivir. Su soberanía nos despertó para ver la gloria de Cristo (2 Corintios 4:4). Los sentidos espirituales que estaban muertos, cobraron vida milagrosamente.

El versículo 4 dice que fue un acto de "misericordia". Es decir, Dios nos vio muertos y tuvo compasión de nosotros. Dios vio la terrible paga del pecado que nos llevaba a la muerte y la miseria eternas. Y las riquezas de su misericordia desbordaron hacia nosotros en nuestra necesidad. Pero lo que es tan importante acerca de este texto es que Pablo rompe el flujo de su propia frase para insertar "por gracia sois salvos". "Dios ... nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), y juntamente con él nos resucitó".

Pablo vuelve a decir esto en el versículo 8, así que ¿por qué rompe el flujo para añadirlo aquí?. Y lo que es más, el enfoque está puesto en la misericordia de Dios que responde a nuestra miserable condición de muerte, así que ¿Por qué Pablo se sale de su camino para decir que también es por gracia que somos salvos?

Creo que la respuesta es que Pablo reconoce aquí una perfecta oportunidad para enfatizar la libertad de la gracia. Mientras describe nuestra condición de muerte antes de la conversión, se da cuenta de que la gente muerta no puede cumplir condiciones. Si han de vivir, tiene que existir un acto total y extremamente incondicional de Dios para salvarles. Esta libertad es el mismo centro de la gracia.

¿Qué acto podría ser más unilateral y menos negociado que el hecho de que una persona levante a otra de entre los muertos? Ese es el significado de la gracia.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/the-freeness-of-grace

domingo, 4 de enero de 2015

La ventana del corazón. Devocional John Piper Solid Joys 14/01

Hebreos 12:3: "Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar".
Una de las habilidades más destacables de la mente humana es la de dirigir su atención a lo que elija. Podemos hacer una pausa y decir a nuestras mentes: "Piensa en esto, y no en aquello". Podemos enfocar nuestra atención en una idea, imagen, problema o esperanza.

Es un poder asombroso, y dudo que los animales lo tengan. Probablemente no son autoreflexivos, sino que están gobernados por los impulsos y los instintos.

¿Será que hemos estado descuidando esta gran arma en el arsenal de nuestra guerra contra el pecado? La Biblia nos llama una y otra vez a utilizar este notable don. Saquémoslo a relucir y démosle uso.

Por ejemplo, Pablo dice en Romanos 8:5-6: "Porque los que son de la carne, piensan en las cosas de la carne, pero los que son del Espíritu en las cosas del Espíritu, porque el ocuparse de la carne es muerte, pero ocuparse del Espíritu es vida y paz".

Es impactante. La vida o la muerte es determinada por aquello en lo que ponemos nuestra mente.

Siento que muchos de nosotros nos hemos vuelto demasiado pasivos en la búsqueda del cambio, de la plenitud, y de la paz. Tengo el sentir de que en nuestra era terapéutica hemos caído en el esquema mental pasivo de simplemente "hablar nuestros problemas", "tratar nuestros asuntos", o "descubrir las raíces de nuestro quebrantamiento en los orígenes de nuestra familia".

Pero en el Nuevo Testamento veo una aproximación al cambio mucho menos pasiva y más agresiva, es decir, la de poner nuestra mente: "Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra" (Colosenses 3:2).

Nuestras emociones están gobernadas en gran medida por aquello que consideramos, por aquello que habita en nuestras mentes. Por ejemplo, Jesús nos dijo que venciésemos la emoción de la ansiedad a través de considerar cosas "Considerad los cuervos... Considerad los lirios" (Lucas 12:24, 27)

La mente es la ventana del corazón. Si dejamos que nuestras mentes anden en la oscuridad, el corazón se sentirá oscuro. Pero si abrimos la ventana de nuestra mente a la luz, el corazón sentirá la luz.

Por encima de todo, esta gran capacidad de nuestras mentes para centrarse y considerar algo, está hecha para considerar a Jesús (ver Hebreos 12:3)

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/the-window-of-the-heart


La orden que crea. Devocional John Piper Solid Joys 13/01

Efesios 5:13-14: "13 Mas todas las cosas, cuando son puestas en evidencia por la luz, son hechas manifiestas; porque la luz es lo que manifiesta todo.14 Por lo cual dice: Despiértate, tú que duermes, Y levántate de los muertos, Y te alumbrará Cristo"
Cuando Jesús ordenó a Lázaro que se levantase de la muerte ¿cómo pudo obedecer ese mandamiento? Juan 11:43 dice: " Y habiendo dicho esto [Jesús], clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera!". Esta exclamación era una orden que estaba dando a un hombre muerto. Sin embargo el versículo siguiente dice: " el que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas".

¿Cómo pudo Lázaro hacer eso? ¿Cómo puede un hombre muerto obedecer el mandato de vivir de nuevo? La respuesta parece ser que la orden misma de "salir fuera" lleva el poder para crear nueva vida. Obedecer ese mandamiento significa hacer lo que solo la gente viva puede hacer.

Esto es muy importante. El mandamiento de Dios: "¡Levántate de los muertos!" lleva el poder que necesitamos para obedecerlo. No lo obedecemos creando esa vida, lo obedecemos haciendo lo que la gente viva hace. Lázaro salió, se levantó y caminó hacia Jesús. El llamado de Dios crea la vida, y respondemos en el poder que el mismo llamado crea.

En Efesios 5:14, Pablo dice: "Despiértate, tú que duermes, Y levántate de los muertos, Y te alumbrará Cristo". ¿Cómo obedecemos esta orden de levantarnos del sueño?. Si tu casa tiene monóxido de carbono y alguien grita "¡Levántate!¡Sálvate!¡Sal fuera!" no obedeces esa orden despertándote. La orden fuerte y en voz alta en sí misma es la que te despierta, y obedeces haciendo lo que la gente despierta hace cuando está en peligro. Te levantas y dejas la casa. El llamado crea el despertar. Respondes en el poder que el llamado ya creó.

Creo que esta es la explicación al porqué la Biblia dice cosas paradójicas acerca del nuevo nacimiento, es decir, que nos debemos hacer corazones nuevos nosotros mismos, pero que es Dios quien crea el nuevo corazón. Por ejemplo.

Deuteronomio 10:16: "circuncidad vuestro corazón"
Deuteronomio 30:6: "Y circuncidará Yahweh tu Dios tu corazón"

Ezequiel 18:31: "haceos un corazón nuevo y un espíritu nuevo"
Ezequiel 36:26: "Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros"

Juan 3:7: "es necesario nacer de nuevo"
1 Pedro 1:3: "[Dios] nos hizo renacer"

La forma de obedecer la orden de nacer es experimentar primero el regalo divino de la vida y el respirar, y luego hacer lo que hace la gente que vive y que respira: clamar a Dios en fe, gratitud, y amor. Cuando el mandamiento de Dios lleva el poder conversor y creador del Espíritu Santo, da vida.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/the-command-that-creates

jueves, 1 de enero de 2015

La clave experimental. Devocional John Piper Solid Joys 12/01

2 Corintios 9:8: "Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra"
Sabemos que la fe en la gracia venidera de Dios es la clave experimental de la generosidad porque en 2 Corintios Pablo expone esta maravillosa promesa: "Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra".

Dicho de otra forma, si queremos ser libres de la necesidad de acumular nuestro dinero, si queremos desbordar con abundancia de gracia para toda buena obra, entonces hemos de poner nuestra fe en la gracia venidera. Confiar en la promesa de que "poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia" en cada momento del futuro para este mismo propósito.

He llamado a la fe en la gracia futura la "clave experimental" para la generosidad, para no negar que existe también una clave histórica. Está la clave de la experiencia, y una clave histórica. Cuando habla de la gracia que recibieron, Pablo recuerda a los corintios en 2 Corintios 8:9: "Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos".

Sin esta obra de gracia pasada, la puerta de la generosidad que exalta a Cristo permanecería cerrada. Esa gracia pasada es la clave para amar.

Pero notemos como funciona la gracia pasada en este versículo. Que Cristo se hizo pobre es el fundamento de la gracia futura (que nosotros seamos ricos). Por tanto, la clave histórica a nuestra generosidad opera poniendo en nuestra mano la clave experimental de la fe en la gracia venidera.

Así pues la clave experimental para el amor y la generosidad es esta: pongamos la fe firmemente en la gracia venidera, en que Dios es poderoso para hacer (en el futuro) que abunde en nosotros toda gracia para que nuestras necesidades estén cubiertas y que podamos desbordar con el amor de la liberalidad.

La libertad de la codicia viene de la fe en la gracia venidera de Dios.

Apasionado por Dios y la Verdad. Devocional John Piper Solid Joys 11/01

Romanos 3:3-4: "3 ¿Pues qué, si algunos de ellos han sido incrédulos? ¿Su incredulidad habrá hecho nula la fidelidad de Dios? 4 De ninguna manera; antes bien sea Dios veraz, y todo hombre mentiroso; como está escrito: Para que seas justificado en tus palabras, Y venzas cuando fueres juzgado".
Nuestra preocupación por la verdad es una expresión inevitable de nuestra preocupación por Dios. Si Dios existe, entonces Él es la medida de todas las cosas, y lo que piensa acerca de todas las cosas es la medida de lo que nosotros deberíamos pensar.

No preocuparse de la verdad es no preocuparse de Dios. Amar a Dios apasionadamente es amar la verdad apasionadamente. Ser una persona centrada en Dios en la vida significa ser dirigido por la verdad en el ministerio. Lo que no es verdad, no es de Dios.

Reflexionemos sobre estas cuatro series de textos sobre Dios y la verdad:

1) Dios es la verdad

Romanos 3:3-4: (Dios Padre) "3 ¿Pues qué, si algunos de ellos han sido incrédulos? ¿Su incredulidad habrá hecho nula la fidelidad de Dios? 4 De ninguna manera; antes bien sea Dios veraz, y todo hombre mentiroso".

Juan 14:6: (Dios Hijo) "Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí".

Juan 15:26: (Dios Espíritu): "Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí".

2) No amar la verdad lleva a la ruina eterna

2 Tesalonicenses 2:10: "para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos".

3) La vida cristiana se basa en el conocimiento de la verdad

1 Corintios 6:15-17: "15 ¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? ¿Quitaré, pues, los miembros de Cristo y los haré miembros de una ramera? De ningún modo.16 ¿O no sabéis que el que se une con una ramera, es un cuerpo con ella?".

4) El cuerpo de Cristo se edifica con verdad en el amor

Colosenses 1:28 "a quien anunciamos, amonestando a todo hombre, y enseñando a todo hombre en toda sabiduría, a fin de presentar perfecto en Cristo Jesús a todo hombre"

Que Dios nos apasione por él y por la verdad.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/passionate-for-god-and-truth

Cómo serán juzgados los creyentes. Devocional John Piper Solid Joys 10/01

Apocalipsis 20:12 "Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras"
¿Qué sucede en el juicio final? ¿Serán recordados nuestros pecados? ¿Serán revelados? Anthony Hoekema lo expone sabiamente de la siguiente forma: "Los fallos y faltas de los .... creyentes ....entrarán en el cuadro del día del juicio. Pero (y este es el punto más importante), dichos fallos y faltas se revelarán en el juicio como pecados perdonados, cuya culpa ha sido totalmente cubierta por la sangre de Jesucristo".

Imaginemos esto. Dios tiene un fichero para cada persona (los libros de Apocalipsis 20:12) todo lo que hayas dicho o hecho (Mateo 12:36)  está registrado allí con una nota del 0 al 10. Cuando estés frente al "tribunal de Cristo" (2 Corintios 5:10) para ser juzgado "según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo", Dios abrirá el fichero y sacará los exámenes con sus notas. Sacará todos los que están suspensos y los pondrá en un montón. Luego sacará los aprobados y sacará las partes buenas y las pondrá con los sobresalientes, y las malas con los suspensos. Luego sacará las notas más altas, los notables y sobresalientes, y quitará las partes malas para ponerlas en la pila de los suspensos y poner las buenas en la pila de los sobresalientes.

Luego abrirá el otro fichero ("el libro de la vida") y encontrará tu nombre. Al lado de tu nombre habrá una cerilla de madera hecha con la cruz de Jesús. Tomará la cerilla, la encenderá, y prenderá fuego a la pila de suspensos con todos tus fallos y deficiencias. No te condenarán, ni tampoco te recompensarán.

Luego tomará del libro de la vida un sobre sellado marcado con la frase "bonificación extra de gracia" y lo pondrá en la pila de los sobresalientes (ver Marcos 4:24 y Lucas 6:38). Luego sostendrá en alto toda la pila y declarará: "Por esto tu vida da testimonio de la gracia de mi Padre, del valor de mi sangre, y del fruto de mi Espíritu. Entra en el gozo de tu Señor".

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/how-believers-will-be-judged