lunes, 16 de marzo de 2015

Satisfecho para siempre. Devocional John Piper Solid Joys 25/03

Juan 6:35: "Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás"
Este texto apunta al hecho de que, creer en Jesús, es alimentarse y beber de todo lo que Jesús es. Va tan lejos como para decir que la sed de nuestra alma se satisface con Jesús, de tal forma que no tendremos más sed.

Él es el fin de nuestra búsqueda por la satisfacción.

Cuando confiamos en Jesús de la forma en que Juan quiere que lo hagamos, la presencia y la promesa de Jesús es tan satisfactoria, que no nos vemos dominados por los atrayentes placeres del pecado (ver Romanos 6:14). Esto nos da cuentas de por qué una fe como esa en Jesús anula el poder del pecado y nos capacita para la obediencia.

Juan 4:14 apunta en la misma dirección cuando dice: "mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna". De acuerdo con Juan 6:35, la fe salvadora de la que se habla aquí es como beber del agua que satisface los anhelos más profundos del alma.

Es lo mismo en Juan 7:37-38: "37 En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba.38 El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva".

A través de la fe, Cristo se convierte para nosotros en una fuente inagotable y satisfactoria de vida, que dura para siempre y nos lleva hasta el cielo. Esto lo hace enviándonos su Espíritu (Juan 7:38-39)

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/forever-satisfied

No hay comentarios: