lunes, 18 de abril de 2016

Mantenerse motivado en la relación con Cristo

¿Cómo puede un creyente mantener su motivación? Es entendible la motivación del nuevo creyente, pero  ¿Cómo podemos mantenernos motivados en el día a día, año tras año?

Creo que la respuesta a mantener una relación viva con Cristo, es en realidad, la misma que para cómo mantener una relación viva con cualquier persona. Cuando mi esposa y yo nos conocimos y comenzamos a salir, había una emoción en la relación y un primer amor. Pero luego empezamos a tener tendencia a darnos el uno al otro por garantizados.

¿Qué hacer con respecto a eso? Te aseguras de cultivar la relación pasando tiempo junto a esa persona. Con mi esposa, procurábamos tener citas juntos aún cuando tuvimos nuestras hijas, o tomarnos vacaciones solos, dejándolas al cuidado de sus abuelos o niñeras de la iglesia. Creíamos que lo mejor que podíamos hacer por nuestras hijas era tener un matrimonio fuerte y disfrutar de nuestro tiempo juntos.

¿Cómo pasamos entonces tiempo con Dios? Abriendo su Palabra y leyéndola regularmente. Por supuesto, esto no lo es todo, pero es una parte significativa de nuestra relación con el Señor. Personalmente, necesito pasar tiempo con la Palabra de Dios todos los días. En aquellos días que no lo hago, noto la diferencia en mi perspectiva eterna (o más bien en la falta de la misma).

Lee la Palabra regularmente

Te animo a que pases un tiempo diario en la Palabra de Dios. Puedes usar un plan de lectura de un año,  o uno de los muchos programas de lecturas diarias del Antiguo y Nuevo Testamento. También puedes buscar integrarte en un grupo de lectura bíblico semanal, en el que los participantes comparten lo que han aprendido al leer las mismas porciones de la Biblia. Esto ayuda a ser constantes, ya que sabemos que al llegar al grupo tendremos que compartir sobre lo aprendido en la semana.

Ora y ora la palabra

El tiempo de oración puede integrarse en la lectura. Muchas veces oramos sin tomar ninguna referencia con respecto a la Palabra de Dios, y nos hallamos un poco perdidos. Una solución para esto puede ser orar las Escrituras mientras leemos. Recomendaría leer Colosenses 1, donde Pablo ora por los colosenses, y repetir las cosas por las que él ora: El conocimiento de la voluntad de Dios, un mayor parecido a Cristo, conformidad con Su imagen, y una mayor gratitud de corazón. Ora esas cosas para ti mismo, para tu familia, y para tus conocidos.

Orar es como hablar con Dios. Incluso en momentos en los que pasamos por una depresión seria, una de las cosas que mantiene fresca la vida espiritual es mantener una relación íntima con el Señor. Volver a Él y hablarle como Salvador, Señor, Dios, Juez, y también nuestro amigo.

Cree en el buen propósito de Dios

Cree con todo el corazón que Dios ha organizado tu día y tiene tareas divinas para que hagas, incluso aunque no lo sepas. Por ejemplo, puede que vayas de camino al gimnasio y te encuentres con un amigo que hace tiempo no ves y necesita tu ayuda, o quizás el encontrarte desocupado de repente te haga caer en cuenta de que hace tiempo que no llamas a tus padres. El encuentro casual con un vecino en el ascensor puede ser una oportunidad para compartirle del evangelio.

Saber que todas las cosas nos ayudan a bien y que estamos integrados en el perfecto plan de Dios nos ayudan a mantenernos apasionados, para que no pasemos la vida Cristiana con desgana y simplemente tratando de "hacerlo lo mejor posible". En lugar de eso, clamemos como Pablo en Filipenses 3: "Quiero conocer a Cristo". Pablo lo conocía ya hace 30 años, pero todavía quería conocerlo mejor cada día.

Amor y obediencia

Nuestra relación con Cristo ha de ser una relación de amor. Y aunque, desde luego, necesitamos ser obedientes cuando no sentimos ganas de serlo, hemos de pedir diariamente a Dios que esté presente en nuestras vidas. Podemos confiar en que Él va a responder esta oración porque nos prometió: "He aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo" (Mateo 28:20). Mientras buscamos conocer a Jesucristo, que Dios nos conceda sentir su presencia a través del Espíritu Santo en nuestras vidas.

Inspirado y traducido de un texto en http://www.biblestudytools.com/bible-study/topical-studies/stay-motivated-in-your-relationship-with-christ.html por Randy Alcorn