jueves, 26 de marzo de 2015

¿Qué significa orar por tu enemigo? Devocional John Piper Solid Joys 07/04

Mateo 5:44 "Amad a vuestros enemigos ... y orad por los que os ultrajan y os persiguen"
Orar por los enemigos es una de las formas más profundas de amor, porque significa que de verdad tienes que querer que algo bueno les suceda.

Podemos hacer cosas buenas por nuestros enemigos sin tener un deseo genuino de que las cosas les vayan bien. Pero orar por ellos es algo que está en la presencia de Dios, el cual conoce tu corazón, y la oración significa que estás intercediendo a Dios en favor de ellos.

Puede que estemos orando por su conversión, o por su arrepentimiento, o porque se apague la enemistad de sus corazones, o porque sean detenidos en su espiral decreciente de pecado, incluso si se necesita una enfermedad o calamidad para que lo hagan. Pero la oración a la que se refiere Jesús es una oración por su bien.

Esto es lo que hizo Jesús cuando colgaba de la cruz:

Lucas 23:34 dice: "Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen".

Y es lo que hizo Esteban cuando estaba siendo apedreado:

Hechos 7:60 dice: "Y puesto de rodillas, clamó a gran voz: Señor, no les tomes en cuenta este pecado"

Jesús nos llama, no solamente a hacer cosas buenas por nuestros enemigos, como saludarles y ayudarles a que cubran sus necesidades, también nos ha llamado a que queramos lo mejor para ellos, y a expresar ese deseo en oraciones cuando el enemigo no está cerca.

Nuestros corazones deberían querer su salvación y su presencia en los cielos, y querer su felicidad eterna. Así que oremos como el apóstol Pablo por los judíos, aunque muchos le hacían la vida difícil.

Romanos 10:1 dice: "El anhelo de mi corazón, y mi oración a Dios por Israel, es para salvación"

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/what-it-means-to-pray-for-your-enemy

Dos formas de recordar a Jesús. Devocional John Piper Solid Joys 06/04

2 Timoteo 2:8 "Acuérdate de Jesucristo, del linaje de David, resucitado de los muertos conforme a mi evangelio"
Pablo menciona dos formas específicas de recordar a Jesús: Recordarlo como resucitado de los muertos, y recordarlo como descendencia de David. ¿Por qué recordarlo de estas dos formas?

Porque si ha sido resucitado de los muertos, está vivo y ha triunfado sobre la muerte. Romanos 8:11 dice "Si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros".

Lo cual significa que no importa cuan serio sea el sufrimiento, lo peor que nos puede hacer en esta tierra es matarnos. Y Jesús ha quitado el aguijón a este enemigo. Él vive, y nosotros viviremos también. Mateo 10:28 dice: "no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar".

La resurrección de Jesús no fue una resurrección aleatoria. Fue la resurrección del hijo de David "Acuérdate de Jesucristo, del linaje de David". ¿Por qué dice Pablo esto?

Porque todos los judíos sabían lo que significaba. Significaba que Jesús es el Mesías (Juan 7:42). Y eso significaba que la resurrección no era una resurrección cualquiera, sino la de un rey eterno. Escuchemos las palabras del ángel a María, la madre de Jesús:

"31 Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS. 32 Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; 33 y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin" - Lucas 1:31-33

Así que recordemos que Jesús, al que servimos, y por el cual sufrimos. Está vivo y reinará para siempre, y su reino no tendrá fin. No importa lo que te hagan, no tienes que temer.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/two-ways-to-remember-jesus

lunes, 23 de marzo de 2015

Los libros en el juicio. Devocional John Piper Solid Joys 05/04

Apocalipsis 13:8: "Y la adoraron todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado..."
La Salvación está asegurada para todos aquellos que están escritos en el libro de la vida.

La razón por la que estar escrito en el libro de la vida asegura nuestra salvación, es que el libro se llama "el libro de la vida del Cordero que fue inmolado" (ver Apocalipsis 13:8). Los nombres del libro no son salvos en base a sus obras. Son salvos en base a que Cristo fue inmolado.

Entonces ¿qué parte juega el registro de nuestras vidas en el juicio? La respuesta es que los libros contienen suficientes evidencias de que pertenecemos a Cristo, de manera que funcionan como una confirmación pública de nuestra fe y nuestra unión con Él.

Consideremos Apocalipsis 21:27: "No entrará en ella [En la Nueva Jerusalén] ninguna cosa inmunda, o que hace abominación y mentira, sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero". Aquí vemos que el resultado de estar "inscrito en el libro de la vida" no es solamente no perecer, sino no practicar comportamientos detestables y pecaminosos.

Pensemos por ejemplo en el ladrón de la cruz. Jesús dijo que entraría en el paraíso en Lucas 23:43. Pero ¿cuál será el juicio para él cuando se abran los libros? Más del 99,9% de su vida será pecado. Su salvación estará asegurada por la sangre de Cristo.

En ese momento Dios abrirá los libros y utilizará el registro de pecado para glorificar el supremo sacrificio de su Hijo, y utilizará la última página para mostrar el cambio que vino a las palabras y actitudes del ladrón. La última página, las últimas horas sobre la cruz, serán la confirmación pública de la fe del ladrón y su unión con Cristo.

Por tanto, cuando digo que lo que está escrito en los libros es una confirmación pública de nuestra fe y de la unión con Cristo, no quiero decir que el registro contendrá más buenas obras que malas. Lo que quiero decir es que allí estarán registrados los tipos de cambio que muestran la realidad de la fe, la realidad de la regeneración y la unión con Cristo. Es así como enfrento el día, confiado en que mi condenación es pasado (Romanos 8:3), y de que mi nombre está en el libro de la vida, y de que el que comenzó la buena obra en mí, la terminará en el día de Cristo.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/the-books-at-the-judgment

Dios nos fortalece a través de otros. Devocional John Piper Solid Joys 04/04

Lucas 22:31-32: "31 ... Simón, Simón, he aquí Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo; 32 pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte; y tú, una vez vuelto, confirma a tus hermanos".
¿Qué sucedió con los otros diez apóstoles, sin contar a Judas? Satanás también los iba a zarandear. ¿Por qué no oró Jesús por ellos?

Sí que lo hizo. Pero no pidió al Padre que guardase la fe de ellos de la misma forma en que guardó la de Pedro.

Dios quebró la retaguardia del orgullo y autoconfianza de Pedro en la agonía del cedazo de Satanás. Pero no lo dejó irse. Lo hizo volver, lo perdonó, lo restauró y lo fortaleció su fe. Y luego fue la misión de Pedro fortalecer a los otros diez.

Jesús dio provisión para los diez proveyendo para Pedro. El fortalecido se convirtió en fortalecedor.

En esto hay una gran lección para nosotros. A veces Dios trata con nosotros directamente, fortaleciendo nuestra fe en las pocas horas de la mañana. Pero la mayoría de las veces (podría decirse que diez de cada once veces), Dios fortalece nuestra fe a través de otra persona.

Dios nos envía a algún Simón Pedro que nos trae la palabra de gracia que necesitamos para continuar en la fe: algún testimonio acerca de como "Por la noche durará el lloro, Y a la mañana vendrá la alegría"  (Salmos 30:5).

La seguridad eterna es un proyecto comunitario. Siempre que Dios aliente tu corazón con la promesa de que en medio del zarandeo de Satanás tu fe no faltará, toma aliento y duplica tu gozo utilizándolo para fortalecer a tus hermanos y hermanas.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/god-strengthens-us-through-others

Cómo responder cuando desfalleces. Devocional John Piper Solid Joys 03/04

Romanos 7:19 "Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago"
Aunque los cristianos no viven solo en la derrota, tampoco viven solamente en una victoria perfecta sobre el pecado. Y en esos tiempos cuando no triunfamos sobre el pecado, Romanos 7:14-25 nos muestra la forma normal en que un cristiano saludable debería responder.

Diríamos

1) Amo la ley de Dios (versículo 22)
2) Odio lo que acabo de hacer (versículo 15).
3) ¡Miserable de mí! ¿quién me librará de este cuerpo de muerte? (versículo 24)
4) Gracias doy a Dios, la victoria vendrá por mi Señor Jesucristo (versículo 25).

En otras palabras, no hay ningún cristiano que quiera vivir en derrota. Ningún cristiano se propone vivir de esa forma. Pero si vivimos de esta forma durante un tiempo, no deberíamos mentir acerca de ello.

Sin hipocresía, sin aparentar, sin presumir de perfeccionismo. Sin sonrisas fingidas en la iglesia y sin alegría superficial.

Que Dios nos salve de la ceguera a nuestros propios fallos y la consiguiente velocidad para juzgar a otros. Que Dios nos ayude a sentirnos peor por nuestras propias carencias que por el fallo de otros. Que Dios nos de la honestidad, el candor y la humildad del apóstol Pablo en este texto.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/how-to-respond-when-you-falter

Mejor que el Everest. Devocional John Piper Solid Joys 02/04

Romanos 8:28: "Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados"
Si vivimos dentro de esta monumental promesa, nuestra vida será más sólida y estable que el monte Everest.

Ningún viento puede derribarnos cuando vivimos entre los muros de Romanos 8:28. Fuera de Romanos 8:28 todo es confusión, ansiedad, miedo e incertidumbre. Fuera de esta promesa de gracia de Dios que todo lo abarca, hay chozas de paja de droga, pornografía y docenas de diversiones fútiles. Hay paredes de tablas y techos de lata de estrategias de inversión frágiles y coberturas fugaces de seguros, y planes de retiro triviales. Existen castillos de naipes de cerraduras con cerrojo, de sistemas de alarmas y de misiles antibalísticos. Ahí fuera hay miles de sustitutos para Romanos 8:28.

Cuando entramos por la puerta del amor a la estructura enorme e inconmovible de Romanos 8:28, todo cambia. Viene a nuestra vida estabilidad, profundidad y libertad. Es tan simple como que no podemos volver a ser derribados. La confianza de que un Dios soberano gobierna para nuestro bien todo el dolor y el gozo que experimentaremos jamás, es un refugio, seguridad, esperanza y poder incomparable en nuestra vida.

Cuando el pueblo de Dios vive de verdad por la gracia venidera de Romanos 8:28, desde la niñez hasta la tumba, son el pueblo más libre, fuerte y generoso del mundo.

Su luz brilla y la gente da gloria a su Padre en los cielos (Mateo 5:16)


Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/better-than-everest

sábado, 21 de marzo de 2015

Dos de nuestras necesidades más profundas. Devocional John Piper Solid Joys 01/04

2 Tesalonicenses 1:1: "...A la iglesia de los tesalonicenses en Dios nuestro Padre y en el Señor Jesucristo"
Como iglesia, estamos "en" un Padre y "en" un Señor. ¿Qué significa eso?

La palabra "Padre" implica principalmente cuidado, sustento, protección, provisión y disciplina. Así que estar "en" el Padre significaría en primer lugar estar bajo su cuidado y protección.

El otro nombre es Señor: estamos en el Señor Jesucristo. La palabra "Señor" implica principalmente autoridad, liderazgo y propiedad. Por eso estar "en" el Señor, significa principalmente estar a su cargo, bajo su autoridad y su posesión.

Pablo saluda a la iglesia tesalonicense de tal forma que recuerden que están en una familia (al cuidado de un Padre) y que son siervos (están a cargo de un Señor). Estas dos descripciones de Dios como Padre y Señor, y por tanto de la iglesia como familia y siervos, corresponde con dos de nuestras necesidades más profundas.

Las dos necesidades que todos tenemos, son las de ser rescatados y ayudados, y la de tener un propósito y un significado.

1. Necesitamos un Padre celestial que se compadezca de nosotros y nos rescate del pecado y la miseria. Necesitamos su ayuda a cada paso porque somos débiles y vulnerables.

2. Pero también necesitamos un Señor celestial que nos guíe en la vida y nos diga lo que es sabio. Que nos de un cargo grande e importante que cumplir. No solo queremos estar seguros bajo el cuidado de un Padre. También queremos tener una causa gloriosa por la que vivir.

Queremos a un Padre misericordioso que sea nuestro Protector, y queremos un Señor omnipotente que sea nuestro campeón, comandante y líder. Así que cuando Pablo dice en el versículo 1, sois una iglesia "en Dios nuestro Padre y en el Señor Jesucristo" podemos recibir descanso y ayuda de uno, y tomar aliento y significado de otro.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/two-of-our-deepest-needs