jueves, 28 de agosto de 2014

7 Razones para no preocuparse parte III, Devocional John Piper 13/09

Mateo 6:31-34: "No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal"
Mateo 6 contiene al menos siete promesas diseñadas por Jesús para ayudarnos a pelear la buena batalla contra la incredulidad y ser libres de la ansiedad. En las partes 1 y 2 vimos las promesas 1-4. Ahora veremos las promesas de la 5 a la 7.

PROMESA #5No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas (Mateo 6:31-32)

No pienses que Dios ignora tus necesidades. Él sabe de todas ellas. Y Él es nuestro "Padre celestial". No es alguien que mira con indiferencia desde la distancia. Él se preocupa y actuará para suplir tu necesidad cuando el tiempo sea más oportuno.

PROMESA #6Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas (Mateo 6:31-32)

Si te entregas a la causa de Dios en el mundo, en lugar de estar ansioso acerca de tus necesidades materiales privadas, él se va a asegurar de que tengas todo lo que necesitas para hacer su voluntad y darle gloria.

Esto es similar a la promesa de Romanos 8:32 "¿Cómo no nos dará [Dios] también con Él [Cristo] todas las cosas?"

PROMESA #7Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal (Mateo 6:34)

Dios se va a asegurar de que ningún día seas probado más allá de lo que puedes soportar (1 Corintios 10:13). Él trabajará para ti de forma que "como tus días sean tus fuerzas" (Deuteronomio 33:25)

Cada día no tendrá más problemas de los que puedas soportar, y cada día tendrá misericordias suficientes para el estrés de ese día (ver Lamentaciones 3:22-23)


Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/7-reasons-not-to-worry-part-3

7 Razones para no preocuparse parte II, Devocional John Piper 12/09

Mateo 6:27-30: "¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo? Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan; pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos. Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe?"
Mateo 6 contiene al menos siete promesas diseñadas por Jesús para ayudarnos a luchar la buena batalla contra la incredulidad y ser libres de ansiedad. En la parte 1 vimos las promesas 1 y 2. Hoy vemos las promesas 3 y 4.

PROMESA #3: ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo? Y  por el vestido, ¿por qué os afanáis? (Mateo 6:27-28).

Esto es, de algún modo, una promesa. La simple promesa de la realidad: la ansiedad no te hará ningún bien. No es nuestro argumento principal, pero a veces simplemente tenemos que ponernos duros con nosotros mismos y decir: "Alma, esta ansiedad es completamente inútil. No solo estás estropeando tu propio día, sino también el de mucha otra gente. Déjala con Dios y sigue con tu trabajo".

La ansiedad no consigue nada que merezca la pena.

PROMESA #4: Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan; pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos. Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe? (Mateo 6:28-30)

Comparado con las flores del campo eres una prioridad mucho más alta para Dios, porque tú vivirás para siempre y puedes darle alabanza eterna.

Sin embargo, Dios tiene tal desbordamiento de energía creativa y de cuidado, que él lo derrama sobre las flores que solamente duran unos días. Así que Él ciertamente utilizará la misma energía y habilidad creativa y la utilizará para cuidar de sus hijos que viven para siempre.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/7-reasons-not-to-worry-part-2

7 Razones para no preocuparse parte I, Devocional John Piper 11/09

Mateo 6:25-26: "Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?"
En Mateo 6 tenemos el ejemplo de la ansiedad acerca de la comida y el vestido.

Incluso en América, con su extensivo sistema de bienestar, la ansiedad sobre la vivienda y las finanzas puede ser intensa. Pero Jesús dice en el versículo 30 que esto viene de una fe inadecuada en la promesa de gracia venidera de nuestro Padre: "hombres de poca fe". Y por eso este párrafo tiene al menos siete promesas diseñadas por Jesús para ayudarnos a pelear la buena batalla contra la incredulidad y librarnos de la ansiedad. (En la parte 1 veremos las promesas 1 y 2, y el resto en las partes 2 y 3).

PROMESA #1: Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? (Mateo 6:25)

Como tu cuerpo y tu vida son mucho más complejos y difíciles de proveer que la comida y el vestido, y de hecho Dios creó y te proveyó con ambos, entonces seguramente será capaz y estará dispuesto a proveerte con comida y vestido.

Es más, sin importar lo que pase, Dios levantará tu cuerpo algún día y preservará tu vida para estar en su compañía eterna.

PROMESA #2Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas? (Mateo 6:26)

Si Dios está dispuesto y es capaz de alimentar a criaturas tan insignificantes como son los pájaros que no pueden hacer nada para que su comida brote (como tu puedes hacerlo cultivando), entonces ciertamente proveerá lo que necesitas, porque tienes mucho más valor que los pájaros.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/7-reasons-not-to-worry-part-1

Como luchar contra la ansiedad. Devocional John Piper 10/09

1 Pedro 5:7: "echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros"
Salmos 56:3 dice: "En el día que temo, Yo en ti confío".

Date cuenta de que él no dice: "nunca tengo miedo". El miedo viene, y la batalla comienza. Así que la Biblia no asume que los verdaderos creyentes no tendrán ansiedad. En lugar de eso la Biblia nos dice como luchar cuando esta golpea.

Por ejemplo, 1 Pedro 5:7: "echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros". No dice: "nunca tendrás ansiedades". Dice que, cuando las tengas, las eches sobre Dios. Cuando el barro salpica el parabrisas y pierdes temporalmente vista de la carretera y comienzas a desviarte en ansiedad, activa los limpiaparabrisas y echa agua.

Así que mi respuesta a la persona que tiene que tratar con sentimientos de ansiedad todos los días es decir: es más o menos normal. Al menos para mí, desde mis años de adolescente. El asunto es: ¿Cómo luchamos contra ellos?

La respuesta esta pregunta es: luchamos contra la ansiedad luchando contra la incredulidad y por la fe en la gracia venidera. Y la forma en que peleas "la buena batalla" es meditando en la seguridad que da Dios en su gracia venidera y pidiendo la ayuda de su Espíritu.

Los limpiaparabrisas son las promesas de Dios que limpian el barro de la incredulidad, y el líquido de limpiaparabrisas es la ayuda del Espíritu Santo. La batalla para ser liberados del pecado se lucha como dice 2 Tesalonicenses 2:13 "por el Espíritu y la fe en la verdad".

La obra del Espíritu y la Palabra de verdad. Estos son los grandes edificadores de la fe. Sin la obra del Espíritu que suaviza, los limpiaparabrisas de la Palabra simplemente arañan el barro pegado de la incredulidad.

Ambos son necesarios. El Espíritu y la Palabra. Leemos las promesas de Dios y oramos para pedir ayuda a su Espíritu. Y mientras el parabrisas se aclara para que podamos ver el bien que Dios planea para nosotros (ver Jeremías 29:11), nuestra fe se hace más fuerte y el desvío de la ansiedad se suaviza.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/how-to-fight-anxiety


La gracia debe ser gratis Devocional John Piper 09/09

2 Corintios 5:7: "porque por fe andamos, no por vista"
Imagina que la salvación es como una casa en la que vives.

Te da protección. Tiene comida y bebida que durarán para siempre. Nunca se deteriora o se desmorona y sus ventanas están abiertas a paisajes de gloria.

Con un gran coste para si mismo y para su Hijo, Dios construyó esta casa y te la dio a ti.

El acuerdo de "compra" se llama "nuevo pacto". Los términos son: "Esta casa será y permanecerá siendo tuya si la recibes como un regalo y te deleitas en el Padre y en el Hijo mientras ellos habitan la casa contigo. No debes profanar la casa de Dios acogiendo a otros dioses, ni desviar tu corazón para perseguir otros tesoros"

¿No sería necio decir que si a este acuerdo y luego contratar a un letrado para establecer una tabla de amortización con pagos mensuales, con la esperanza de equilibrar las cuentas de algún modo?

Ya no estarías tratando la casa como un regalo, sino como una compra. Dios no sería ya el benefactor, y tu estarías esclavizado a una nueva serie de demandas que él nunca quiso poner sobre ti.

Si la gracia es gratis (lo cual es el verdadero significado de la gracia) no podemos verlo como algo que tiene que ser devuelto.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/grace-must-be-free

Como pagar a Dios Devocional John Piper 08/09

Salmos 116:12-14: "¿Qué pagaré a Yahweh Por todos sus beneficios para conmigo? Tomaré la copa de la salvación, E invocaré el nombre de Yahweh. Ahora pagaré mis votos a Yahweh".
Lo que hace que pagar los votos esté libre de los peligros de ser tratado como el pago de una deuda es que el "pago" no es un pago ordinario en realidad, sino un acto de recibir que magnifica la gracia continuada de Dios. No es algo que magnifique nuestros propios recursos. Podemos ver esto en el Salmo 116:12-14.

El salmista responde a su propia pregunta: "¿Qué pagaré al Señor por todos sus beneficios?" la respuesta, en esencia, que seguirá recibiendo del Señor para que la inagotable bondad del Señor se vea magnificada.

Primer, tomar la copa de salvación significa tomar la salvación del Señor que satisface, y beberla esperando más. Es por eso que "pagar" de vuelta a Dios en este contexto no es un pago ordinario. Es un acto de recibir.

Segundo, este es también el significado de la siguiente frase "invocaré el nombre del Señor". ¿Qué daré a Dios por responder con gracia mi llamado? Respuesta: lo invocaré de nuevo. Daré a Dios la alabanza y el tributo que nunca necesita de mi, pero que siempre desborda en beneficios cuando lo necesito. Y siempre lo necesito.

Entonces el salmista dice, en tercer lugar: "pagaré mis votos al Señor", pero ¿cómo los pagará? Se pagarán tomando la copa de salvación e invocando al Señor. Es decir, serán pagados por fe en la gracia venidera.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/how-to-repay-god

martes, 26 de agosto de 2014

La fe y los enemigos que da Dios Devocional John Piper 07/09

Filipenses 1:27-29: "Solamente que os comportéis como es digno del evangelio de Cristo ... en nada intimidados por los que se oponen. Porque a vosotros os es concedido a causa de Cristo, no sólo que creáis en él, sino también que padezcáis por él"
Pablo le dijo a los Filipenses que vivir como es digno del evangelio de Cristo significaba no tener miedo ante los enemigos. Luego les dio la lógica tras esa falta de temor.

La lógica es esta: Dios nos ha dado dos regalos, no solamente uno - la fe y el sufrimiento. Eso es lo que dice el versículo 29.

En este contexto significa: Tanto vuestra fe en medio del sufrimiento como el sufrimiento son regalos de Dios. Cuando Pablo dice: no os asustéis por vuestros oponentes, tenía dos razones en mente por las cuales no había que asustarse:

1) Una razón es que los que se oponen están en manos de Dios. Su oposición es un regalo de Dios, porque Él la gobierna. Ese es el primer punto del versículo 29.

2) Y la otra razón para no tener temor es que la falta de temor, es decir la fe, también está en manos de Dios. También es un regalo. Ese es el otro punto del versículo 29.

Así que la lógica de la falta de temor en medio de la adversidad es una verdad doble: Tanto tu adversidad como tu fe en esa adversidad son regalos de Dios.

¿Por qué se llama a esto "vivir como es digno del evangelio de Cristo"? Porque el evangelio son las buenas noticias de que la sangre del pacto de Cristo obtuvo de manera infalible para todo su pueblo la soberana obra de Dios para darnos fe y gobernar a nuestros enemigos - siempre para nuestro bien eterno.

Por eso, no temas. Tus adversarios no pueden hacerte nada más allá de lo que Dios permita. Y él te dará la fe que necesitas. Estas promesas han sido selladas y compradas con sangre. Son promesas del Evangelio.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/god-given-foes-and-faith