martes, 19 de agosto de 2014

El León y el Cordero Devocional John Piper 31/08

 Escucha este devocional en audio haciendo click aquí 
Mateo 12:18-21: "18 He aquí mi siervo, a quien he escogido; Mi Amado, en quien se agrada mi alma; Pondré mi Espíritu sobre él, Y a los gentiles anunciará juicio.19 No contenderá, ni voceará, Ni nadie oirá en las calles su voz.20 La caña cascada no quebrará, Y el pabilo que humea no apagará, Hasta que saque a victoria el juicio.21 Y en su nombre esperarán los gentiles."
El alma del Padre rebosa con gozo sobre la mansedumbre de siervo y la compasión de su Hijo.

Cuando una caña está doblada y a punto de romperse, el Siervo Jesús la sostendrá derecha hasta que sane. Cuando el pabilo humea y apenas le queda calor, el Siervo Jesús no lo apagará, sino que lo guardará con su mano y soplará con suavidad hasta que arda de nuevo.

Por eso el Padre clama: "¡He aquí mi Siervo, en quien se agrada mi alma!" El valor y belleza del Hijo no vienen de su majestad, ni solamente de su mansedumbre, sino de la forma en que ambas se mezclan en una proporción perfecta.

Cuando el angel clama en Apocalipsis 5:2 "Y vi a un ángel fuerte que pregonaba a gran voz: ¿Quién es digno de abrir el libro y desatar sus sellos?" La respuesta es en Apocalipsis 5:5 "No llores. He aquí que el León de la tribu de Judá, la raíz de David, ha vencido para abrir el libro y desatar sus siete sellos".

Dios ama la fuerza del León de Judá. Es por eso que es digno a los ojos de Dios para abrir el libro de la historia y desatar los últimos días.

Pero el cuadro no está completo. ¿Cómo venció el León? el siguiente versículo describe su apariencia: "y en medio del trono y de los cuatro seres vivientes, y en medio de los ancianos, estaba en pie un Cordero como inmolado". Jesús es digno del agrado del Padre no solamente como León de Judá, sino también como el cordero inmolado.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/the-lion-and-the-lamb

lunes, 18 de agosto de 2014

Sí a todas las promesas de Dios y más. Devocional John Piper 30/08

 Escucha este devocional en audio haciendo click aquí
2 Corintios 1:20: "porque todas las promesas de Dios son en él Sí, y en él Amén, por medio de nosotros, para la gloria de Dios"
Estar "en Cristo Jesús" es una realidad estupenda. Lo que significa estar en Cristo es algo que quita el aliento. Unido a Cristo, ligado a Cristo.

Si estás "en Cristo" escucha lo que eso significa para ti:

1. En Cristo Jesús te has sentado en los lugares celestiales mientras aún vives en la tierra. Efesios 2:6: "y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús".

2. En Cristo Jesús todas las promesas de Dios son sí para ti. 2 Corintios 1:20: "porque todas las promesas de Dios son en él Sí".

3. En Cristo Jesús estás siendo santificado y hecho santo. 1 Corintios 1:2: "a la iglesia de Dios que está en Corinto, a los santificados en Cristo Jesús".

4. En Cristo Jesús, todo lo que verdaderamente necesitas será suplido. Filipenses 4:19: "Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús".

5. En Cristo Jesús la paz de Dios guardará tu corazón y tu mente. Filipenses 4:7: "la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús".

6. En Cristo Jesús, tienes vida eterna. Romanos 6:23 "Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro".

7. Y en Cristo Jesús serás resucitado de entre los muertos cuando venga el Señor. 1 Corintios 15:22: "Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados". Todos aquellos unidos a Adán en la primera humanidad mueren. ¡Todos aquellos unidos a Cristo en la nueva humanidad, resucitarán para vivir de nuevo!


Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/yes-to-all-god-s-promises-and-more

6 cosas que significa estar en Jesús Devocional John Piper 29/08

 Escucha este devocional en audio haciendo click aquí
2 Timoteo 1:9: "[Dios] nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos"

Estar "en Cristo Jesús" es una realidad estupenda. Lo que significa estar en Cristo es algo que quita el aliento. Unido a Cristo, ligado a Cristo.

Si estás "en Cristo" escucha lo que eso significa para ti:

1. En Cristo Jesús se te dio gracia antes de que el mundo fuese creado. 2 Timoteo 1:9: "la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos".

2. En Cristo Jesús fuiste elegido por Dios antes de la creación. Efesios 1:4: "según nos escogió en él antes de la fundación del mundo".

3. En Cristo Jesús eres amado por Dios con un amor inseparable. Romanos 8:38-39: "Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro".

4. En Cristo Jesús fuiste redimido de todos tus pecados. Efesios 1:7: "en [Cristo] tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia".

5. En Cristo Jesús eres justificado delante de Dios y la justicia de Dios en Cristo es imputada a ti. 2 Corintios 5:21: "Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él".

6. En Cristo Jesús te has convertido en una nueva creación y un hijo de Dios. 2 Corintios 5:17: "De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas". Gálatas 3:26: "pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús"

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/6-things-it-means-to-be-in-jesus

Perdonado por amor a Jesús. Devocional John Piper 28/08

Escucha este devocional en audio haciendo click aquí
Salmos 25:11: "Por amor de tu nombre, oh Yahweh, Perdonarás también mi pecado, que es grande"
La justicia de Dios es el infinito celo, gozo y placer que Él tiene en aquello que es supremamente valioso, esto es, su propia perfección y valor. Si Él actuase en contra de esta pasión eterna por su propia perfección, sería injusto, sería un idólatra.

¿Cómo podría un Dios tan justo poner su afecto sobre nosotros, que somos pecadores que han despreciado su perfección? Pero la maravilla del evangelio es que en esta justicia divina se encuentran también los cimientos de nuestra salvación.

La infinita consideración que el Padre tiene por el Hijo hace posible para mi, que soy un pecador malvado, el ser amado y aceptado en el Hijo, porque en su muerte Él revindicó el valor y la gloria de su Padre.

Ahora oro con nuevo entendimiento la oración del salmista: Salmos 25:11: "Por amor de tu nombre, oh Yahweh, Perdonarás también mi pecado, que es grande". El nuevo entendimiento es que Jesús ha expiado el pecado y revindicado el honor del Padre para que nuestros pecados sean perdonados , como dice en 1 Juan 2:12, "por su nombre".

El infinito agrado del Padre en su propia perfección es la fuente de nuestro gozo eterno. El hecho de que el agrado de Dios en su Hijo sea el agrado que tiene en si mismo no es vanidad. Es el evangelio.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/forgiven-for-jesus-sake

domingo, 17 de agosto de 2014

Jesús pisoteará a todos nuestros enemigos. Devocional John Piper 27/08

1 Corintios 15:24: "Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia"
¿Cuánto se extiende el reinado de Cristo?

El versículo 25 dice: "Porque preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies". La palabra TODO define su extensión.

Lo mismo hace la palabra TODA en el versículo 24: "Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia"

No hay enfermedad, ni adicciones, ni demonio, ni malos hábitos, ni faltas, ni vicios, ni debilidad, ni enfado, ni melancolía, ni orgullo, ni autocompasión, ni peleas, ni celos, ni perversiones, ni codicia, ni pereza que Cristo no tenga la intención de vencer como enemiga de su honor.

Y lo que motiva en esta promesa es que cuando te propones dar batalla a los enemigos de tu fe y tu santidad, no vas a luchar solo.

Jesucristo está ahora, en este tiempo, poniendo a todos sus enemigos bajo sus pies. Todo dominio y autoridad y toda potencia serán conquistadas.

Así que, recuerda que la extensión del reinado de Cristo alcanza hasta al más pequeño y hasta el más grande enemigo de su gloria. Serán derrotados.


Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/jesus-will-trample-all-our-enemies

Sombras y arroyos. Devocional John Piper 26/08

Salmos 104:31-34: "Sea la gloria de Yahweh para siempre; Alégrese Yahweh en sus obras. Él mira a la tierra, y ella tiembla; Toca los montes, y humean. A Yahweh cantaré en mi vida; A mi Dios cantaré salmos mientras viva. Dulce será mi meditación en él; Yo me regocijaré en Yahweh"
Dios se regocija en las obras de la creación porque estas apuntan más allá de ellas mismas hacia Dios.

Dios quiere que nosotros quedemos impactados e impresionados por su obra de creación. Pero no por ella misma. Él quiere que miremos su creación y digamos: Si la simple obra de sus dedos (¡Solamente sus dedos, según dice en el Salmos 8:3!) está tan llena de sabiduría, poder, grandeza, majestad y belleza ¿Cómo debe ser Dios mismo?

Esto no es sino la parte de atrás de su gloria, por así decirlo, la cual vemos de forma oscura a través de un cristal. ¿Cómo será ver al Creador mismo y no solo sus obras?. Un billón de galaxias no darán satisfacción al alma humana. Solamente Dios es el fin del alma.

Jonathan Edwards los expresó de esta forma:

El disfrutar de Dios es la única felicidad con la que nuestras almas pueden quedar satisfechas. Ir al cielo, para disfrutar de Dios plenamente, es infinitamente mejor que las más agradables comodidades de aquí ... [Estas] no son más que sombras, pero Dios es la sustancia. Estas no son más que rayos dispersos, pero Dios es el sol. Estas no son más que arroyos, pero Dios es el océano. 
Es por eso que el Salmo 104 (en sus versículos 31-34) llega a su final de esa forma, centrándose en el mismo Dios. Al final no serán los mares, las montañas, los cañones, las cascadas de agua, las nubes, o las grandes galaxias las que llenarán nuestros corazones hasta estallar de maravilla y llenar nuestras bocas con alabanza eterna. Será Dios quien lo haga.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/shadows-and-streams

sábado, 16 de agosto de 2014

Cuando el amor de Dios es más dulce. Devocional John Piper 25/08

Efesios 5:25-26 :"Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra"
Si tu esperanza es solo por el amor incondicional de Dios, entonces tu esperanza es grande, pero a la vez demasiado pequeña.

El amor incondicional de Dios no es la experiencia más dulce de su amor. La experiencia más dulce es cuando su amor dice: "Te he creado tan parecido a mi Hijo que  me deleito al verte y al estar contigo. Eres una alegría para mí, porque estás radiante con mi gloria".

La experiencia más dulce es condicional a nuestra transformación en el tipo de personas cuyas emociones, decisiones y acciones agradan a Dios.

El amor incondicional es la fuente y el cimiento de la transformación humana que hace posible la dulzura del amor condicional. Si Dios no nos amara de forma incondicional, no podría penetrar nuestras vidas poco atractivas, traernos a la fe, unirnos con Cristo, darnos al Espíritu y hacernos progresivamente como Jesús.

Pero cuando Él incondicionalmente nos elige, y envía a Cristo a morir por nosotros, y nos regenera, Dios pone en marcha un proceso imparable de transformación que nos hace gloriosos. Nos da un esplendor acorde a su favorito, el de Cristo.

Hemos de ver esto en Efesios 5:25-27 que dice: "Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella [este es el amor incondicional], para santificarla ...  a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa" - Esta es la condición en la que se deleita.

Es inexpresablemente maravilloso que Dios ponga su favor incondicionalmente sobre nosotros mientras somos aun pecadores incrédulos. La razón final por la que esto es maravilloso es que este amor incondicional nos lleva al eterno disfrute de su gloriosa presencia.

Pero la cima de ese disfrute es que, no solamente vemos su gloria, sino que también la reflejamos: (2 Tesalonicenses 1:12): "El nombre de nuestro Señor Jesucristo sea glorificado en vosotros, y vosotros en él"

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/when-god-s-love-is-sweetest