martes, 11 de julio de 2017

Bendecir y orar por los hijos. 12 Promesas para pedirle a Dios

Por Mark Altrogge

Dios no garantiza que automáticamente salvará a nuestros hijos, pero nos da muchas promesas para inspirarnos a orar y tener fe en que serán contestadas.

Con frecuencia reviso estas promesas de Dios y las utilizo como trampolín para orar por mis descendientes.

Por ejemplo

Isaías 54:13 
Y todos tus hijos serán enseñados por el Señor; y se multiplicará la paz de tus hijos

Puedo orar: "Señor Jesús, Tú has prometido a tu pueblo que todos nuestros hijos serían enseñados por el Señor. ¡Hazlo por favor! te ruego que te reveles a todos mis hijos, nietos y descendiente, y los lleves a la paz contigo a través de tu sangre".

Considera el uso de las siguientes promesas para orar por tus hijos:

Isaías 59:21 
Y este será mi pacto con ellos, dijo el Señor: El Espíritu mío que está sobre ti, y mis palabras que puse en tu boca, no faltarán de tu boca, ni de la boca de tus hijos, ni de la boca de los hijos de tus hijos, dijo el Señor, desde ahora y para siempre.

Salmos 102:28 
Los hijos de tus siervos habitarán seguros, Y su descendencia será establecida delante de ti.

Salmos 112:1-2 
1 ¡Aleluya! Bienaventurado el hombre que teme al Señor, Y en sus mandamientos se deleita en gran manera. 2 Su descendencia será poderosa en la tierra; La generación de los rectos será bendita.

Isaías 44:3-5 
3 Porque yo derramaré aguas sobre el sequedal, y ríos sobre la tierra árida; mi Espíritu derramaré sobre tu generación, y mi bendición sobre tus renuevos; 4 y brotarán entre hierba, como sauces junto a las riberas de las aguas. 5 Este dirá: Yo soy de el Señor; el otro se llamará del nombre de Jacob, y otro escribirá con su mano: Al Señor, y se apellidará con el nombre de Israel.

Isaías 61:8-9 
8 ...haré con ellos pacto perpetuo.9 Y la descendencia de ellos será conocida entre las naciones, y sus renuevos en medio de los pueblos; todos los que los vieren, reconocerán que son linaje bendito de el Señor.

Isaías 65:23 
No trabajarán en vano, ni darán a luz para maldición; porque son linaje de los benditos de el Señor, y sus descendientes con ellos.

Proverbios 20:7 
Camina en su integridad el justo; Sus hijos son dichosos después de él.

Proverbios 14:26 
En el temor de el Señor está la fuerte confianza; Y esperanza tendrán sus hijos.

Jeremías 32:39 
Y les daré un corazón, y un camino, para que me teman perpetuamente, para que tengan bien ellos, y sus hijos después de ellos.

Deuteronomio 4:40 
Y guarda sus estatutos y sus mandamientos, los cuales yo te mando hoy, para que te vaya bien a ti y a tus hijos después de ti, y prolongues tus días sobre la tierra que el Señor tu Dios te da para siempre.

Hechos 16:31-33 
31 Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa. 32 Y le hablaron la palabra del Señor a él y a todos los que estaban en su casa. 33 Y él, tomándolos en aquella misma hora de la noche, les lavó las heridas; y en seguida se bautizó él con todos los suyos.

No dejemos de orar por nuestros hijos hasta el día que nos vayamos a casa con el Señor. Incluso si no los vemos ser salvos mientras vivamos, Dios todavía puede salvarlos después. Aunque el Señor no garantiza que sean salvos, Él promete escuchar nuestras oraciones, promete que la oración del justo es poderosa y efectiva, y nos da buenas razones para creer que su deseo es que se salven familias completas.

Traducido de un texto en: http://www.biblestudytools.com/blogs/mark-altrogge/12-promises-every-parent-should-ask-god-to-fulfill.html


No hay comentarios: