viernes, 20 de marzo de 2015

Tan seguro como su hijo. Devocional John Piper Solid Joys 29/03

Romanos 8:32 "El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?"
Dios quita el poder destructivo a todo dolor. Debemos creer en esto o no avanzaremos, o tal vez ni siquiera sobreviviremos como cristianos ante las presiones y tentaciones de la vida moderna.

Hay tanto dolor, tantos contratiempos y desánimos, tantas controversias y presiones, que no se a donde iría si no creyese que el Dios todopoderoso está tomando cada contratiempo, desánimo, controversia, presión y dolor, quitándoles su poder destructivo, y haciendo que sirvan para aumentar mi gozo en Dios.

El mundo es nuestro. La vida es nuestra. La muerte es nuestra. Dios reina tan supremamente a favor de sus elegidos que, cualquier cosa que enfrentemos en una vida de obediencia y ministerio, estará sometida a la poderosa mano de Dios y será hecha sierva de nuestra santidad y nuestro gozo eterno en Dios.

Si Dios es por nosotros, y si Dios es Dios, entonces es verdad que nada puede tener éxito contra nosotros. El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, nos dará gratuita e infaliblemente todas las cosas, todas, el mundo, la vida, la muerte y hasta a Dios mismo.

Romanos 8:32 es un amigo preciado. La promesa de la gracia venidera de Dios es abrumadora. Pero el cimiento lo importa todo. Es un lugar para sostenerse contra todos los obstáculos. ¡Dios no escatimó a su propio Hijo! ¿Cuánto más entonces no escatimará esfuerzos para darme todo lo que Cristo murió para obtener, para darme todas las cosas buenas?

Esto es tan seguro como la certeza de que ama a su Hijo.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/as-sure-as-his-son

No hay comentarios: