lunes, 23 de marzo de 2015

Los libros en el juicio. Devocional John Piper Solid Joys 05/04

Apocalipsis 13:8: "Y la adoraron todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado..."
La Salvación está asegurada para todos aquellos que están escritos en el libro de la vida.

La razón por la que estar escrito en el libro de la vida asegura nuestra salvación, es que el libro se llama "el libro de la vida del Cordero que fue inmolado" (ver Apocalipsis 13:8). Los nombres del libro no son salvos en base a sus obras. Son salvos en base a que Cristo fue inmolado.

Entonces ¿qué parte juega el registro de nuestras vidas en el juicio? La respuesta es que los libros contienen suficientes evidencias de que pertenecemos a Cristo, de manera que funcionan como una confirmación pública de nuestra fe y nuestra unión con Él.

Consideremos Apocalipsis 21:27: "No entrará en ella [En la Nueva Jerusalén] ninguna cosa inmunda, o que hace abominación y mentira, sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero". Aquí vemos que el resultado de estar "inscrito en el libro de la vida" no es solamente no perecer, sino no practicar comportamientos detestables y pecaminosos.

Pensemos por ejemplo en el ladrón de la cruz. Jesús dijo que entraría en el paraíso en Lucas 23:43. Pero ¿cuál será el juicio para él cuando se abran los libros? Más del 99,9% de su vida será pecado. Su salvación estará asegurada por la sangre de Cristo.

En ese momento Dios abrirá los libros y utilizará el registro de pecado para glorificar el supremo sacrificio de su Hijo, y utilizará la última página para mostrar el cambio que vino a las palabras y actitudes del ladrón. La última página, las últimas horas sobre la cruz, serán la confirmación pública de la fe del ladrón y su unión con Cristo.

Por tanto, cuando digo que lo que está escrito en los libros es una confirmación pública de nuestra fe y de la unión con Cristo, no quiero decir que el registro contendrá más buenas obras que malas. Lo que quiero decir es que allí estarán registrados los tipos de cambio que muestran la realidad de la fe, la realidad de la regeneración y la unión con Cristo. Es así como enfrento el día, confiado en que mi condenación es pasado (Romanos 8:3), y de que mi nombre está en el libro de la vida, y de que el que comenzó la buena obra en mí, la terminará en el día de Cristo.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/the-books-at-the-judgment

No hay comentarios: