miércoles, 11 de marzo de 2015

El signo de exclamación de la oración. Devocional John Piper Solid Joys 17/03

2 Corintios 1:20 "Porque todas las promesas de Dios son en él Sí, y en él Amén, por medio de nosotros, para la gloria de Dios"

La oración es una respuesta a las promesas, es decir, a las seguridades que nos da la gracia venidera de Dios. La oración es sacar de la cuenta en la que Dios ha depositado todas sus promesas de gracia venidera.

La oración no es una esperanza de que ahí en la oscuridad pueda haber un Dios de buenas intenciones. La oración va al banco todos los días y saca las promesas de gracia venidera necesarias para ese día.

No perdamos de vista la conexión entre las dos mitades de este gran versículo. Notemos el "por medio": "Porque todas las promesas de Dios son en él Sí, y en él Amén, por medio de nosotros, para la gloria de Dios".

Para asegurarnos de que vemos la conexión, demos la vuelta a las dos partes. Cuando oramos, por medio de nosotros se dice amén a Dios a través de Cristo, porque Dios ha dicho amen a todas sus promesas en Cristo. La oración es un ruego confiado a Dios para que haga buenas sus promesas de gracia venidera por amor a Cristo. La oración conecta nuestra fe en la gracia venidera con el fundamento de todo, Jesucristo.

Lo que nos lleva al punto final: "amen" es una palabra plena y preciosa en tiempos de oración. No significa principalmente: "Sí, ya he dicho toda esta oración", sino que significa: "Sí, Dios ha hecho todas estas promesas".

Amen significa: "Si, Señor, puedes hacerlo", significa: "Si, Señor, eres poderoso. Si, Señor, eres sabio. Si, Señor, eres misericordioso. Si, Señor, toda la gracia venidera viene de ti y ha sido confirmada en Cristo".

Amen es un punto de exclamación de esperanza después de una oración pidiendo ayuda.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/prayer-s-exclamation-point

No hay comentarios: