martes, 31 de marzo de 2015

Dios, toca nuestros corazones. Devocional John Piper Solid Joys 18/04

1 Samuel 10:26: "... Saúl también se fue a su casa en Gabaa, y fueron con él los hombres de guerra cuyos corazones Dios había tocado"
Pensemos en lo que dice este versículo. Dios les tocó el corazón. No su esposa, ni un niño, ni un padre, ni un consejero, sino Dios.

El Dios que tiene infinito poder en el universo. Aquel que tiene la autoridad, sabiduría, amor, bondad, pureza y justicia infinitas. Ese mismo, tocó su corazón.

¿Cómo puede la circunferencia de un planeta como Júpiter tocar el borde de una molécula, ni menos aún entrar a su núcleo?

El toque de Dios es asombroso porque es un toque. Es una conexión real. Que implique el corazón y a Dios es asombroso. Y que implique un verdadero toque, es asombroso.

A los hombres de guerra no se les habló simplemente. No es que fueran simplemente inclinados por una influencia divina. No es solo que fuesen vistos y conocidas. Dios, con una concesión increíble, tocó sus corazones. Dios estuvo así de cercano, y no fueron consumidos.

Me encanta ese toque, y quiero más y más de él. Para ti y para mí. Oro para que Dios me toque de nuevo para su gloria. Oro para que nos toque a todos.

¡Cuánto daríamos por el toque de Dios! si viene con fuego, que así sea. Si viene con agua, que sea así. Si viene con viento, que venga, oh Dios. Si viene con truenos y relámpagos, inclinémonos delante de él.

Ven Señor, ven así de cerca. Quema, empapa, sopla y aplasta. O ven con calma y suavidad. Ven como sea. Toca nuestros corazones.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/god-touch-our-hearts

No hay comentarios: