viernes, 20 de marzo de 2015

Cuando todo el mundo te abandona. Devocional John Piper Solid Joys 28/03

2 Timoteo 4:16-18: "16 En mi primera defensa ninguno estuvo a mi lado, sino que todos me desampararon; no les sea tomado en cuenta. 17 Pero el Señor estuvo a mi lado, y me dio fuerzas, para que por mí fuese cumplida la predicación, y que todos los gentiles oyesen. Así fui librado de la boca del león. 18 Y el Señor me librará de toda obra mala, y me preservará para su reino celestial. A él sea gloria por los siglos de los siglos. Amén".
Esta mañana he meditado durante largo tiempo sobre estas palabras magníficas que rompen el corazón. Pablo está bajo custodia en Roma. Hasta donde sabemos, no fue liberado. Su última carta termina de esta forma.

¡Considerémoslo y asombrémonos!

Está abandonado. Es un anciano, un siervo leal en una ciudad extranjera, lejos de su hogar. Rodeado de enemigos y en peligro de muerte. ¿Por qué? Para que pueda escribir estas preciosas palabras para nuestra alma "¡Pero el Señor estuvo a mi lado!".

¡Cuanto amo esas palabras! Cuando somos abandonados por nuestros amigos cercanos ¿clamamos contra Dios? ¿son las personas en nuestra vida realmente nuestro Dios? ¿o nos animamos en esta magnífica verdad que dice "yo estaré con vosotros hasta el fin del mundo"? ¿fortalecemos el corazón con esta inexorable verdad que dice "nunca te dejaré ni te desampararé"?

¡Digamos nosotros también: "El Señor estuvo a mi lado"!

Pregunta: ¿Cuál era la amenaza del versículo 18? Respuesta: que Pablo no alcanzara el reino celestial del Señor. Dice "el Señor ... me preservará para su reino celestial".

Pregunta: ¿Cómo podría una obra mala amenazar el que Pablo alcanzase el reino celestial? Respuesta: tentándole a abandonar su lealtad a Cristo a través de la desobediencia.

Pregunta: ¿Era esta tentación la "boca del león" de la cual fue rescatado? Respuesta: Si. Dice (1 Pedro 5:8) "vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar, al cual resistid firmes en la fe".

Pregunta: Por tanto, ¿quién se lleva la gloria por el hecho de que Pablo no cediese a la tentación, sino que perseverase hasta el final en fe y obediencia? Respuesta: "A él [al Señor] sea gloria por los siglos de los siglos".

Pregunta: ¿Por qué? ¿Acaso no fue Pablo quien se mantuvo firme? Respuesta: dice  "el Señor estuvo a mi lado, y me dio fuerzas".

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/when-everyone-deserts-you

No hay comentarios: