lunes, 16 de marzo de 2015

Como deleitarse en la Palabra de Dios. Devocional John Piper Solid Joys 26/03

Salmos 119:103: "Cuán dulces son a mi paladar tus palabras! Más que la miel a mi boca"
No reduzcamos el cristianismo a una cuestión de requerimientos, resoluciones, y fuerza de voluntad. Es cuestión de lo que amamos, de aquello en lo que nos deleitamos, de lo que nos gusta.

Cuando Jesús vino al mundo la humanidad se vio dividida con respecto a lo que amaba. Juan 3:19 dice "la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz". Los justos y los malvados están separados por lo que les gusta: ya sea la revelación de Dios o la forma de vida del mundo.

Pero alguien podría preguntar: ¿Cómo puedo llegar a deleitarme en la Palabra de Dios? Mi respuesta sería doble:

Orar pidiendo nuevas papilas gustativas en la lengua de nuestro corazón: meditar en las impresionantes promesas que hace Dios a su pueblo.

El mismo salmista que dijo en Salmos 119:103: "Cuán dulces son a mi paladar tus palabras! Más que la miel a mi boca", también dijo antes en Salmos 119:18: "Abre mis ojos, y miraré Las maravillas de tu ley". Él oró, porque tener papilas gustativas santas en la lengua de el corazón es un don de Dios. No hay ningún hombre que de forma natural se deleite en la sabiduría de Dios.

Pero cuando hayas orado, y de hecho cuando oras, medita en los beneficios que Dios promete a su pueblo y en el gozo de tener al Dios todopoderoso como ayudador y como esperanza eterna.

¿Quién no se deleitaría en leer un libro que lo cambiase de ser paja a ser un cedro del Líbano, o de ser un montón de polvo en Texas a una orquidea de Hawai? A nadie le gusta ser paja, no tener raíz ni peso, ser inútil. A todos nos gusta sacar fuerzas de algún río profundo de realidad y convertirnos en gente fructífera y útil.

Ese río de realidad es la Palabra de Dios y todos los grandes santos han sido hechos grandes por él.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/how-to-delight-in-god-s-word


No hay comentarios: