miércoles, 25 de febrero de 2015

Dios obra a través de los buenos propósitos. Devocional John Piper Solid Joys 03/03

2 Tesalonicenses 1:11: "Por lo cual asimismo oramos siempre por vosotros, para que nuestro Dios os tenga por dignos de su llamamiento, y cumpla todo propósito de bondad y toda obra de fe con su poder"

Buscar el poder de Dios para cumplir nuestros propósitos de bondad, no significa que en realidad no hagamos ningún propósito, o que no utilicemos nuestra fuerza de voluntad.

El compromiso del poder de Dios nunca toma el lugar del compromiso de nuestra voluntad. El poder de Dios en la santificación nunca nos convierte en personas pasivas. El poder de Dios se engancha detrás, debajo o en el interior de nuestra voluntad, pero no toma el lugar de nuestra voluntad.

La evidencia del poder de Dios en nuestras vidas no es que tengamos ausencia de voluntad, sino fuerza de voluntad. Cualquiera que diga "Bueno, yo creo en la soberanía de Dios, por tanto me sentaré y no haré nada", no cree en realidad en la soberanía de Dios. Porque ¿cómo podría alguien que cree en la soberanía de Dios desobedecerle de forma tan descarada?

Cuando te sientas y no haces nada, no estás en realidad haciendo nada. Estás comprometiendo tu voluntad activamente en una decisión de sentarte. Y si esa es la forma en que manejamos el pecado o la tentación en nuestra vida, es una desobediencia descarada, porque estamos llamados a pelear la buena batalla (1 Timoteo 1:18), a resistir al diablo (Santiago 4:7), y a esforzarnos por la santidad (Hebreos 12:14).

El versículo de hoy dice que es por el poder de Dios que nosotros cumplimos nuestro propósito de bondad y nuestra obra de fe. Pero esto no anula el significado de la palabra "propósito" ni de la palabra "obra". Parte del proceso de caminar dignamente al llamado de Dios es el compromiso activo de nuestra voluntad, proponiéndonos hacer lo que es correcto.

Si tienes un pecado que aún persiste en tu vida, o si estás descuidando alguna buena obra solamente porque has estado esperando ser salvado sin pelear, estás añadiendo a tu desobediencia. Dios nunca va a aparecer poniendo poder en nuestra voluntad, que no sea en forma de un buen propósito que hagamos y guardemos.

Así que la gente que cree en la soberanía de Dios no debe temer comprometer su voluntad en la lucha por la santidad. Lucas 13:24 dice: "Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán"


Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/god-works-through-good-resolves

No hay comentarios: