sábado, 7 de febrero de 2015

Cristo como medio para un fin. Devocional John Piper Solid Joys 14/02

Gálatas 2:20 "Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí"
¿Por qué creo Dios el universo, y por qué lo gobierna de la manera en que lo hace? ¿Cuál es el objetivo de Dios? ¿Es Jesucristo un medio para ese objetivo o el fin del objetivo?

Jesucristo es la revelación suprema de Dios. Él es Dios en forma humana. Como tal, Él es el objetivo, y no un medio. La manifestación de la gloria de Dios es el significado del universo. Ese es el objetivo de Dios. Los cielos y la historia del mundo "cuentan la gloria de Dios".

Pero Jesucristo vino a cumplir algo que necesitaba hacerse. Vino a remediar la caída. Vino a rescatar a los pecadores de una destrucción inevitable a causa de su pecado. Esos seres rescatados verán, probarán y mostrarán la gloria de Dios con un gozo eterno.

Otros continuarán acumulando desprecio a la gloria de Dios. Por eso Jesucristo es el medio por el que Dios quiso lograr la manifestación de su gloria para el disfrute de su pueblo.

Pero en ese logro sobre la cruz, mientras moría por los pecadores, Cristo reveló el amor y la justicia del Padre de manera suprema. Fue el punto más alto de la revelación de la gloria de Dios: la gloria de su gracia.

Por eso, en ese mismo momento en que este acto perfecto era un medio para el propósito de Dios, Jesús se convirtió en el fin de ese propósito. Al morir en el lugar de los pecadores y resucitar para su vida, se convirtió en la revelación suprema y central de la gloria de Dios.

Cristo crucificado es por tanto el medio y el fin del propósito de Dios en el universo.

Sin su obra, el fin de revelar la plenitud de la gloria de Dios para el disfrute de su pueblo, nunca hubiese sucedido. Y en ese mismo medio, en esa misma obra, se convirtió en el fin. En aquel que por siempre y para siempre será el centro de nuestra adoración, mientras pasamos la eternidad viendo y disfrutando cada vez más de lo que Él reveló de Dios cuando fue hecho maldición por nosotros.

Jesús es el fin por el que el universo fue hecho, y el medio por el que ese fin se hace posible para que lo disfrutemos.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/christ-as-means-and-end

No hay comentarios: