sábado, 17 de enero de 2015

El que da es quien se lleva la gloria. Devocional John Piper Solid Joys 26/01

2 Tesalonicenses 1:11-12: "11 Por lo cual asimismo oramos siempre por vosotros, para que nuestro Dios os tenga por dignos de su llamamiento, y cumpla todo propósito de bondad y toda obra de fe con su poder,12 para que el nombre de nuestro Señor Jesucristo sea glorificado en vosotros, y vosotros en él, por la gracia de nuestro Dios y del Señor Jesucristo".
El que Dios establezca que su gloria sea magnificada a través del ejercicio de su gracia, son muy buenas noticias.

Es seguro que Dios se glorifica a través del poder de su ira (ver Romanos 9:22), pero repetidamente en el Nuevo Testamento (y en el Antiguo, por ejemplo en Isaías 30:18) se dice que debemos experimentar la gracia de Dios para que Dios se lleve la gloria.

Meditemos como opera esto en la oración de 2 Tesalonicenses 1:11-12. Pablo ora para que Dios cumpla todo propósito de bondad en nosotros. ¿Cómo lo hace? Ora para que sean hechos "con su poder", es decir, para que sean "obras de fe". 

¿Para qué? Para que Jesús sea glorificado en nosotros.

Esto significa que el que da es el que se lleva la gloria. Si cumplimos un buen propósito "por su poder", es Él quien se lleva la gloria. Nosotros tenemos fe, Él es el que da el poder. Nosotros pedimos la ayuda, Él es el que se lleva la gloria. Ese es el trato que nos mantiene humildes y felices y a Él lo mantiene supremo y glorioso.

Luego Pablo dice que esta glorificación de Cristo es "por la gracia de nuestro Dios y del Señor Jesucristo".

La respuesta de Dios a la oración de Pablo de que confiemos en el poder de Dios para hacer buenas obras, es la gracia. El poder de Dios que nos capacita para hacer lo que nos hemos propuesto hacer es la gracia.

Esa es la forma en que funciona en el Nuevo Testamento una y otra vez. Confiar en Dios para que nos de capacidad con su gracia, y luego es Él quien se lleva la gloria cuando la ayuda llega.

Nosotros obtenemos la ayuda. Él obtiene la gloria. Es por eso que la vida cristiana, y no solamente la conversión a Cristo, son buenas noticias.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/the-giver-gets-the-glory

No hay comentarios: