viernes, 9 de enero de 2015

Como servir a un mal jefe. Devocional John Piper Solid Joys 19/01




Efesios 6:7-8: "7 sirviendo de buena voluntad, como al Señor y no a los hombres, 8 sabiendo que el bien que cada uno hiciere, ése recibirá del Señor, sea siervo o sea libre".
Consideremos estas cinco cosas de Efesios 6:7-8 en conexión con nuestro trabajo.

1) Un llamado a una vida centrada radicalmente en el Señor.

Esto es algo impactante si lo comparamos con la forma en que solemos vivir. Pablo dice que todo nuestro trabajo debe ser hecho como si fuera trabajo para Cristo, no para un supervisor humano. "Como al Señor y no a los hombres".

Esto significa que pensaremos en el Señor en lo que hacemos cuando trabajamos. Preguntaremos ¿Por qué querría el Señor que se hiciese esto? ¿Cómo le gustaría al Señor que se hiciese esto?¿Cuándo querría el Señor que se hiciese esto?¿Me ayudará el Señor a hacer esto?¿Qué efecto tendrá esto para la honra del Señor? En otras palabras, ser cristiano significa una vida radicalmente centrada en el Señor.

2) Un llamado a ser una buena persona.

Una vida centrada en el Señor significa ser una buena persona y hacer cosas buenas. Pablo dice: "sirviendo de buena voluntad...sabiendo que el bien que cada uno hiciere..." Jesús dijo que cuando dejamos que nuestra luz brille, los hombres verán nuestras "buenas obras" y darán gloria a nuestro Padre en el cielo.

3) Poder para hacer un buen trabajo para jefes terrenales desconsiderados

El objetivo de Pablo es potenciar a los cristianos con motivos centrados en el Señor para continuar haciendo el bien por supervisores que no son considerados. ¿Cómo continúamos haciendo bien en un trabajo cuando el jefe nos ignora o incluso nos critica? La respuesta de Pablo es: para de pensar en tu jefe como si este fuese tu supervisor principal, y comienza a trabajar para el Señor. Hazlo incluso en las mismas tareas que te da tu supervisor terrenal.

4) Cobrar ánimo en que nada bueno se hace en vano

Quizás la frase más asombrosa de todas es esta: " sabiendo que el bien que cada uno hiciere, ése recibirá del Señor". Esto es asombroso. Todo. Cada cosa buena pequeña que hagamos es vista y valorada por el Señor.

Y nos recompensará por ello. No en el sentido de que nos hayamos ganado nada poniéndolo en deuda con nosotros. Él es nuestro dueño y el de todo lo demás en el universo. No nos debe nada. Pero gratuita y graciosamente elige recompensar las cosas buenas que se hacen en fe.

5) Cobrar ánimo en que un estado insignificante en la tierra no es obstáculo para una gran recompensa en el cielo.

El Señor recompensará toda cosa buena que hagamos "seamos siervos o libres". Nuestro supervisor puede pensar que somos unos don nadie, o ni siquiera saber que existimos. Pero eso no importa. El Señor sabe que existimos.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/how-to-serve-a-bad-boss

No hay comentarios: