viernes, 30 de enero de 2015

Cambios en la hora undécima. Devocional John Piper Solid Joys 07/02

Lucas 23:42 "Y dijo a Jesús: Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino"

Una de las cosas que más mata la esperanza, es que hayas intentado cambiar durante largo tiempo y no lo hayas logrado.

Miras hacia atrás y piensas: ¿De qué sirve? Incluso si pudiese de verdad experimentar un cambio, no quedaría tiempo para vivir de esa nueva manera, y no supondría mucha diferencia comparado con tantas décadas de fracaso.

El antiguo ladrón (el que estaba en la cruz cerca de Jesús) vivió alrededor de una hora más antes de morir. Había cambiado. Vivió sobre la cruz como un hombre nuevo, con nuevas actitudes y actos (dejó de insultar). Pero el 99,99 % de su vida fue desperdiciada. ¿Importaban algo las dos horas de novedad?

Importaron infinitamente. El antiguo ladrón, como todos nosotros, acudirá al tribunal de Cristo para dar cuenta de su vida. Como dice en 2 Corintios 5:10: "Es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo". ¿Qué testimonio dará su vida acerca de su nuevo nacimiento y de su unión con Cristo?

Las últimas horas contarán la historia. Este hombre se convirtió en un hombre nuevo. Su fe era real, y verdaderamente se unió Cristo, por lo que la justicia de Cristo es suya. Sus pecados fueron perdonados.

Eso es lo que proclamarán las últimas horas en el juicio final. Su cambio importó, era, y será un hermoso testimonio del poder de la gracia de Dios y la realidad de su fe y su unión con Cristo.

Volviendo a nuestra lucha con el cambio: no estoy queriendo decir que los creyentes que luchan no son salvos, como lo era el ladrón. Simplemente quiero decir que los últimos años y las últimas horas de vida, importan.

En el último 1% de nuestras vidas, podemos obtener una victoria sobre algún hábito pecaminoso que haya perdurado durante largo tiempo, o sobre algún defecto dañino de nuestra personalidad. Será un hermoso testimonio del poder de la gracia ahora, y será un testimonio añadido (no el único) de nuestra fe en Cristo en el juicio final, y de nuestra unión con Él.

Toma aliento, tu que luchas. Sigue pidiendo, buscando, llamando. Sigue buscando a Cristo. Si Dios obtiene gloria salvando ladrones en la hora undécima, seguro que tiene propósitos por los que ha esperado hasta ahora para darte el cambio que has buscado durante décadas.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/eleventh-hour-breakthroughs

No hay comentarios: