jueves, 27 de noviembre de 2014

Un mesías para los magos. Devocional John Piper 07/12

Mateo 2:1-2: "1 Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos, 2 diciendo: ¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle".
Al contrario que Lucas, Mateo no nos cuenta que los pastores viniesen a visitar a Jesús en el establo. Él se centra inmediatamente en unos extranjeros que vienen desde el oriente a adorar a Jesús.

Así Mateo retrata a Cristo al principio y al final de su Evangelio como un Mesías universal para las naciones, y no solo para los Judíos.

Aquí los primeros en adorar son magos de la corte, astrólogos o sabios, que no son de Israel sino de Oriente. Quizás de Babilonia. Eran gentiles, impuros.

Y al final del Evangelio de Mateo, las últimas palabras de Jesús son: "Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones".

Esto no solamente abrió las puertas para que nosotros los gentiles nos regocijásemos en el Mesías, sino que añadió pruebas de que Él era el Mesías, ya que una de las profecías repetidas era que las naciones y los reyes vendrían, de hecho, a Él como gobernante del mundo. Por ejemplo, Isaías 60:3 dice: "Y andarán las naciones a tu luz, y los reyes al resplandor de tu nacimiento".

Así que Mateo nos añade pruebas de que Jesús es el Mesías y nos lo muestra, un Rey, un cumplidor de promesas para todas las naciones, y no solamente para Israel.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/messiah-for-the-magi

Paz a aquellos en quienes Él se complace. Devocional John Piper 06/12

Lucas 2:12-14 "12 Y esto os servirá de señal: hallaréis a un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre. 13 Y de repente apareció con el ángel una multitud de los ejércitos celestiales, alabando a Dios y diciendo: 14 Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz entre los hombres en quienes Él se complace".
¿Paz para quien? Hay una nota sombría en la alabanza de los ángeles. Paz entre los hombres en los que descansa su favor.  Paz entre los hombres en quienes Él se complace. Sin fe es imposible complacer a Dios.

"Esta es la condenación", dijo Jesús,  "que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas". O como dijo el anciano Simeón cuando vio al niño Jesús: "He aquí, éste está puesto para caída y para levantamiento de muchos en Israel, y para señal que será contradicha ... para que sean revelados los pensamientos de muchos corazones".

"A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;". Fue solo a sus discípulos que Jesús dijo: "La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo".

La gente que disfruta de la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento son aquellos que, en todas las cosas dejan que sus peticiones sean conocidas delante de Dios en toda oración y ruego.

La clave que desbloquea el tesoro de la paz de Dios es la fe en sus promesas. Por eso Pablo ora "Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer". Y cuando creemos en las promesas de Dios y tenemos gozo, paz y amor, entonces Dios se glorifica.

Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz entre los hombres en quienes Él se complace - los hombres y mujeres que le creen.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/peace-to-those-with-whom-he-s-pleased

Sin desvíos al calvario. Devocional John Piper 05/12

Lucas 2:6-7: "6 Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los días de su alumbramiento.
7 Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón"
Podríamos pensar que si Dios gobierna el mundo de manera que se hizo un censo imperial para llevar a María y a José a Belén, Él podría haberse asegurado de que hubiese un cuarto disponible en el mesón.

Si, podría haberlo hecho. Y Jesús también podría haber nacido en una familia rica. Podría haber convertido las piedras en pan en el desierto. Podría haber llamado a diez mil ángeles para que le rescatasen en Getsemaní. Podría haber bajado de la cruz y salvarse. Pero la pregunta no es lo que Dios podría hacer, sino lo que quiso hacer.

La voluntad de Dios fue que, aunque Cristo era rico, se hiciese pobre por nosotros. Los carteles de "sin habitaciones" que había en todos los moteles de Belén fueron por nosotros. 2 Corintios 8:9 dice: "por amor a vosotros se hizo pobre".

Dios gobierna todas las cosas, incluso la capacidad de los moteles, por amor a sus hijos. El camino al Calvario comienza con un cartel de "sin habitaciones" en Belén, y termina con las burlas y los escupitajos de la cruz en Jerusalén.

Y no debemos olvidar que Él dijo: "El que quiera seguirme, niéguese a sí mismo y tome su cruz".

Nos unimos a Él en el camino al Calvario y le oímos decir en Juan 15:20: "Acordaos de la palabra que yo os he dicho: El siervo no es mayor que su señor. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán".

A aquel que dice con entusiasmo: "Señor, te seguiré adondequiera que vayas", Jesús le responde: "Las zorras tienen guaridas, y las aves de los cielos nidos; mas el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar la cabeza".

Sí, Dios podría haberse encargado de que Jesús tuviese alojamiento al nacer. Pero eso hubiese sido un desvío del camino hacia al Calvario.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/no-detour-from-calvary

miércoles, 26 de noviembre de 2014

Para las pequeñas personas de Dios. Devocional John Piper 04/12

Lucas 2:1-5: "1 Aconteció en aquellos días, que se promulgó un edicto de parte de Augusto César, que todo el mundo fuese empadronado.2 Este primer censo se hizo siendo Cirenio gobernador de Siria.3 E iban todos para ser empadronados, cada uno a su ciudad.4 Y José subió de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por cuanto era de la casa y familia de David;5 para ser empadronado con María su mujer, desposada con él, la cual estaba encinta"
¿Has pensado alguna vez lo asombroso que es que Dios hubiese dispuesto de antemano que el Mesías naciese en Belén (como muestra la profecía de Miqueas 5)? ¿y que dispuso las cosas de tal forma que cuando el tiempo llegó, la madre del Mesías y su padre legal estaban viviendo en Nazaret? ¿y que para que se cumpliese su palabra y traer a estas dos pequeñas personas a Belén, Dios puso en el corazón de Cesar Augusto que todo el mundo romano debería ser censado cada uno en su ciudad de nacimiento?

¿Te has sentido alguna vez como yo, pequeño e insignificante en un mundo de 7.000 millones de personas? ¿un mundo en el que todas las noticias son acerca de grandes movimientos políticos, económicos y sociales y acerca de gente excepcional con mucho poder y prestigio?

Si te has sentido así, no dejes que eso te haga sentir descorazonado o feliz. Porque en la Biblia está implícito que todas las grandes fuerzas políticas y todos los complejos industriales gigantescos, sin siquiera saberlo, están siendo guiados por Dios. Y no por ellos mismo sino para la gente pequeña de Dios, para la pequeña María y el pequeño José, que tienen que ir de Nazaret a Belén. Dios maneja un imperio para bendecir a sus hijos.

Cuando experimentes una adversidad, no pienses que la mano del Señor se ha acortado. No es nuestra prosperidad, sino nuestra santidad lo que Él busca con todo su corazón. Y con ese fin, gobierna el mundo entero. Como dice Proverbios 21:1: "Como los repartimientos de las aguas, Así está el corazón del rey en la mano del Señor; A todo lo que quiere lo inclina".

Él es un gran Dios para la gente pequeña, y tenemos un gran motivo para regocijarnos en que, sin saberlo, todos los reyes, presidentes, principales y cancilleres del mundo siguen los decretos soberanos de nuestro Padre en el cielo, para que nosotros, los hijos, podamos ser conformados a la imagen de su Hijo Jesucristo.

La visita largamente esperada. Devocional John Piper 03/12

Lucas 1:68-71: "68 Bendito el Señor Dios de Israel, Que ha visitado y redimido a su pueblo, 69 Y nos levantó un poderoso Salvador En la casa de David su siervo, 70 Como habló por boca de sus santos profetas que fueron desde el principio; 71 Salvación de nuestros enemigos, y de la mano de todos los que nos aborrecieron;"
Notemos dos cosas destacables en estas palabras de Zacarías en Lucas capítulo 1.

En primer lugar, nueve meses antes, Zacarías no podía creer que su mujer fuese a tener un niño. Ahora, lleno con el Espíritu Santo, tiene tanta confianza en la obra de redención que Dios hará a través del Mesías que viene, que la pone en tiempo pasado. Para una mente de fe, un acto prometido por Dios es cosa hecha. Zacarías ha aprendido a tomarle la palabra a Dios, y por eso tiene tanta seguridad: "Dios ha visitado y redimido".

En segundo lugar, la venida de Jesús el Mesías es una visita de Dios al mundo: "el Dios de Israel ha visitado y redimido". Durante siglos, el pueblo judío había languidecido bajo la convicción de que Dios se había apartado: El espíritu de profecía había cesado, Israel había caído en las manos de Roma, y todos los piadosos de Israel estaban esperando la visitación de Dios. Lucas nos dice en el versículo 2:25 que el devoto Simeón "esperaba la consolación de Israel", y en Lucas 2:38, Ana, llena de oración "esperaba la redención en Jerusalén".

Estos fueron días de gran expectación. Ahora la visita largamente esperada de Dios estaba a punto de ocurrir, de hecho, estaba a punto de llegar de una forma que nadie esperaba.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/the-long-awaited-visitation

El Dios magnífico de María. Devocional John Piper 02/12

Lucas 1:46-55: "46 Entonces María dijo: Engrandece mi alma al Señor; 47 Y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador. 48 Porque ha mirado la bajeza de su sierva; Pues he aquí, desde ahora me dirán bienaventurada todas las generaciones. 49 Porque me ha hecho grandes cosas el Poderoso; Santo es su nombre, 50 Y su misericordia es de generación en generación a los que le temen. 51 Hizo proezas con su brazo; Esparció a los soberbios en el pensamiento de sus corazones. 52 Quitó de los tronos a los poderosos, Y exaltó a los humildes.53 A los hambrientos colmó de bienes, Y a los ricos envió vacíos. 54 Socorrió a Israel su siervo, Acordándose de la misericordia 55 De la cual habló a nuestros padres, Para con Abraham y su descendencia para siempre"
María puede ver claramente algo: Que Dios está a punto de cambiar el curso de la historia humana. Las 3 décadas más importantes de todos los tiempos están a punto de comenzar.

¿Y dónde está Dios? Ocupado con dos mujeres humildes y desconocidas, una de ellas es Elisabet, anciana y estéril. Otra de ellas es María, joven y virginal. Y María se conmueve tanto con esta visión de este Dios que ama a los humildes, que estalla a cantar esta canción, conocida como el Magnificat, en Lucas 1:46-55.

María y Elisabet son heroínas maravillosas en el evangelio de Lucas. A Lucas le encanta la fe de estas mujeres. Lo que más le impresiona al parecer, y lo que quiere que impresione a Teófilo, su noble lector, es la alegre humildad de Elisabet y María.

Elisabet dice en Lucas 1:43: "¿Por qué se me concede esto a mí, que la madre de mi Señor venga a mí?" y María dice en Lucas 1:48: "Él ha mirado la bajeza de su sierva".

Las únicas personas que de verdad pueden magnificar al Señor son gente como Elisabet y María. Gente que reconoce su humilde estado y que están abrumadas por la condescendencia de un Dios magnífico

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/mary-s-magnificent-god

domingo, 23 de noviembre de 2014

Prepara el camino. Devocional John Piper 01/12

Lucas 1:16-17: "16 Y hará que muchos de los hijos de Israel se conviertan al Señor Dios de ellos.17 E irá delante de él con el espíritu y el poder de Elías, para hacer volver los corazones de los padres a los hijos, y de los rebeldes a la prudencia de los justos, para preparar al Señor un pueblo bien dispuesto"
La temporada de adviento puede hacer por nosotros lo que Juan Bautista hizo por Israel. ¡No dejes que el tiempo de celebrar la encarnación de Cristo llegue sin estar preparado! Si estás preparado el gozo e impacto que te producirá será mucho mayor.

Para que estés preparado:

Primero medita en el hecho de que necesitamos un salvador. El hecho de que Cristo tuviese que encarnarse , antes de convertirse en una alegría para nosotros, es una acusación a nuestra conducta. Este gozo no tendrá el efecto que se intenta hasta que sintamos desesperadamente la necesidad de un Salvador. Dejemos que estas meditaciones cortas de adviento despierten un sentimiento agridulce acerca de la necesidad del Salvador.

En segundo lugar, afronta un autoexamen con sobriedad.  Salmos 139:23 dice: "Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; Pruébame y conoce mis pensamientos". Preparemos lugar para Cristo limpiando la casa.

En tercer lugar, sumérgete en las Escrituras, y memoriza grandes pasajes. "¿No es mi palabra como fuego, dice el Señor?" Reunamos ese fuego en este tiempo, es un fuego cálido, que brilla con los colores de la gracia. Un fuego que sana multitud de heridas. Una luz para las noches oscuras.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/prepare-the-way

jueves, 20 de noviembre de 2014

El triunfante oprobio de la Cruz. Devocional John Piper 30/11

Hebreos 9:25-26 "No para ofrecerse muchas veces, como entra el sumo sacerdote en el Lugar Santísimo cada año con sangre ajena. De otra manera le hubiera sido necesario padecer muchas veces desde el principio del mundo; pero ahora, en la consumación de los siglos, se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado"

No se debe dar por garantizado que debería haber una bienvenida para los pecadores en el cielo.

Dios es santo y puro, y perfectamente justo y recto. Sin embargo, toda la historia de la Biblia muestra como ese Dios tan grande y santo da la bienvenida a su presencia a gente sucia como tú y como yo. ¿Cómo puede ser esto?

El versículo 25 dice que el sacrificio de Cristo por el pecado no fue como los sacrificios de los sumos sacerdotes judíos. Ellos entraban al lugar santo una vez al año con sacrificios de animales, para expiar los pecados del pueblo. Pero estos versículos dicen que Cristo no entró en el cielo "para ofrecerse muchas veces ... de otra manera le hubiera sido necesario padecer muchas veces desde el principio del mundo".

Si Cristo hubiese seguido el patrón de los sacerdotes, hubiese tenido que morir cada año. Y como los pecados a cubrir incluyen los de Adán y Eva, hubiese tenido que comenzar a morir anualmente desde la fundación del mundo. Pero el autor dice que esto es impensable.

¿Por qué es impensable? porque esto haría que la muerte del Hijo de Dios fuese algo débil e inefectivo. Si tuviese que repetirse un año tras otro durante siglos,  ¿dónde estaría la victoria? ¿donde podríamos ver el valor infinito del sacrificio del Hijo? se desvanecería en el oprobio de un sufrimiento y muerte anuales.

Hubo oprobio en la cruz, pero fue triunfante. Hebreos 12:2 dice "menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios".

Este es el evangelio de la gloria de Cristo, la imagen de Dios (ver 2 Corintios 4:4). Oro para que, sin importar cuan sucio estés por el pecado, veas la luz de su gloria y creas.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/the-triumphant-shame-of-the-cross

El único limpiador de la conciencia. Devocional John Piper 29/11

Hebreos 9:14 "¿Cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo?"
Estamos en la era moderna. La era de Internet, de los smartphones, de los viajes en el espacio y de los trasplantes de corazón. Pero nuestro problema sigue siendo el mismo de siempre: nuestras conciencias nos condenan y no nos dejan sentirnos aceptados por Dios. Estamos alejados de Dios.

Podemos cortarnos, o lanzar a nuestros hijos al río sagrado, o dar millones de dólares a la caridad, o servir sopa en una cocina, o elegir cientos de formas de penitencia o de autolesionarnos, pero el resultado será el mismo: la mancha queda ahí, y la muerte nos aterra.

Sabemos que nuestra conciencia está contaminada, pero no con cosas externas como tocar un cadáver, un pañal sucio, o un trozo de cerdo. Jesús dijo que es lo que sale del hombre lo que lo contamina, no lo que entra en él (ver Marcos 7:15-23). Estamos contaminados por actitudes como el orgullo, la autocompasión, la amargura, la lujuria, la envidia, los celos, la codicia, la apatía y el temor.

La única respuesta en esta era moderna y en cualquier otra era es la sangre de Cristo. Cuando tu conciencia se levanta y te condena ¿a dónde puedes acudir? Hebreos 9:14 te da la respuesta: acude a Cristo.

Vuélvete a la sangre de Cristo. Vuélvete al único agente limpiador del universo que puede darte alivio en la vida y paz en la muerte.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/the-only-conscience-cleanser

La raíz de la ingratitud. Devocional John Piper 28/11

Romanos 1:21 "Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido"
Cuando brota gratitud hacia Dios del corazón humano, Él es exaltado como la rica fuente de nuestra bendición. Él es reconocido como dador y benefactor, y por tanto como alguien glorioso.

Pero cuando la gratitud no brota ante la gran bondad de Dios hacia nosotros, probablemente significa que no queremos hacerle ningún cumplido. No queremos exaltarle como benefactor nuestro.

Existe una muy buena razón por la que los seres humanos no quieren exaltar a Dios con acción de gracias o glorificarle como benefactor suyo. La razón es que hacer eso les resta gloria a ellos mismos, y la gente por naturaleza ama su propia gloria más que la gloria de Dios.

La raíz de toda ingratitud es el amor por nuestra propia grandeza. La gratitud verdadera admite que somos beneficiarios de algo que no nos hemos ganado. Admite que somos como inválidos que se inclinan hacia la muleta con forma de cruz que nos ofrece Jesucristo. Somos paralíticos que viven minuto a minuto con el pulmón artificial de la misericordia de Dios. Somos niños dormidos en el cochecito de bebé del cielo.

El hombre natural odia verse a sí mismo de esa forma: odia verse como beneficiario inmerecido, como inválido, como paralítico, odia verse como un niño. Estas cosas le roban su gloria y se la dan toda a Dios.

Por eso, mientras un hombre ame su propia gloria, valore su propia autosuficiencia, y odie pensar en si mismo como alguien enfermo de pecado e inútil, nunca sentirá ninguna gratitud genuina hacia el Dios verdadero, y por tanto no exaltará a Dios, sino solamente a sí mismo.

Marcos 2:17 dice: "Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. No he venido a llamar a justos, sino a pecadores".

Jesús no tiene nada que ver con aquellos que insisten en decir que están bien. Él requiere algo muy grande: que admitamos que no somos grandes. Esto son malas noticias para los arrogantes, pero palabras dulces como la miel para aquellos que han abandonado su disfraz de autosuficiencia y que están buscando a Dios.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/the-root-of-ingratitude


miércoles, 19 de noviembre de 2014

Cómo exaltar a Dios. Devocional John Piper 27/11

Salmos 69:30 "Alabaré yo el nombre de Dios con cántico, Lo exaltaré con alabanza"
Hay dos formas de magnificar: magnificar con un microscopio, y magnificar con un telescopio. La primera hace que las cosas pequeñas parezcan más grandes, la segunda hace que algo grande se vea tan grande como es en realidad.

Cuando David dice: "Exaltaré a Dios con alabanza", no quiere decir "haré que Dios, que es pequeño, se vea más grande". Lo que quiere decir es "haré que Dios, que es grande, se vea tan grande como es realmente".

Nuestro llamado no es ser microscopios, sino telescopios. Los cristianos no son hombres de la compañía que magnifican su producto más allá de la realidad, aunque el producto de la competencia sea muy superior. No hay nada ni nadie superior a Dios. Por eso el llamado de aquellos que aman a Dios es hacer que su grandeza se vea tan grande como es en realidad.

El deber de un cristiano podría resumirse así: sentir, pensar y actuar de forma que Dios se vea tan grande como Él es en realidad. Ser para el mundo un telescopio de la riqueza estrellada infinita de Dios.

Eso es lo que significa para un cristiano magnificar a Dios. Pero no puedes magnificar lo que no has visto, o lo que olvidas pronto, por eso, nuestra primera tarea es ver y recordar la grandeza y bondad de Dios. Así que oremos a Dios: "Abre los ojos de nuestros corazones", y predicamos a nuestra propia alma "¡alma, no olvides todos sus beneficios!"

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/how-to-magnify-god

Jesús ora por nosotros. Devocional John Piper 26/11

Hebreos 7:25 "puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos"
Este versículo dice que Cristo puede salvar perpetuamente, ya que siempre vive para hacer intercesión por nosotros. En otras palabras, no podría salvarnos para siempre si no continuase intercediendo por nosotros perpetuamente.

Esto quiere decir que nuestra salvación es tan segura como indestructible es el sacerdocio de Cristo. Es por esto que necesitábamos a un sacerdote mayor que cualquier ser humano. La deidad de Cristo asegura su sacerdocio indestructible por nosotros.

Y esto significa que no deberíamos hablar de nuestra salvación en términos estáticos como solemos hacer, como si fuese un acto de decisión que hacemos una vez, y como si Cristo hubiese hecho algo una vez cuando murió y resucitó y eso fuese todo. Eso no es todo.

Este mismo día estamos siendo salvados por la intercesión eterna de Jesús en el cielo. Jesús está orando por nosotros, y esa es nuestra salvación.

Somos salvados eternamente por las oraciones eternas (ver Romanos 8:34) y por que Jesús es nuestro abogado en el Cielo y también nuestro sumo sacerdote (ver 1 Juan 2:1). Él ora por nosotros y sus oraciones son contestadas porque ora de forma perfecta en base a su perfecto sacrificio.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/jesus-prays-for-us

Glorificar mediante el agradecimiento. Devocional John Piper 25/11

2 Corintios 4:15 "Porque todas estas cosas padecemos por amor a vosotros, para que abundando la gracia por medio de muchos, la acción de gracias sobreabunde para gloria de Dios"
La gratitud es dirigir alegría hacia Dios por su gracia. Pero, por su misma naturaleza, la gratitud glorifica al que da. La gratitud reconoce la necesidad del que la expresa y la beneficencia del que da.

Del mismo modo que estamos siendo humildes al exaltar a una camarera en el restaurante cuando le damos las gracias, estamos siendo humildes y exaltando a Dios cuando sentimos gratitud hacia Él. Por supuesto, la diferencia es que tenemos una deuda infinita con Dios por su gracia, y todo lo que Él hace por nosotros es libre e inmerecido.

Pero el punto es que la gratitud glorifica al que da. Glorifica a Dios, y este es el objetivo final de Pablo en todo lo que hace: si, es por el beneficio de la iglesia, pero por encima y más allá de eso, es por la gloria de Dios.

Lo maravilloso del Evangelio es que la respuesta que pide de nosotros para la gloria de Dios, es la misma que sentimos más gozosa y natural. Esta respuesta es la gratitud por su gracia. La gloria de Dios y nuestro agrado no compiten.

Una vida que da la gloria a Dios por su gracia, y una vida de profundo agrado son lo mismo. Y lo que hace que sean lo mismo es la gratitud.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/glorify-by-giving-thanks

lunes, 17 de noviembre de 2014

Agarra tu esperanza. Devocional John Piper 24/11

Hebreos 6:17-18: "17 Por lo cual, queriendo Dios mostrar más abundantemente a los herederos de la promesa la inmutabilidad de su consejo, interpuso juramento;18 para que por dos cosas inmutables, en las cuales es imposible que Dios mienta, tengamos un fortísimo consuelo los que hemos acudido para asirnos de la esperanza puesta delante de nosotros".
¿Por qué el autor nos anima a asirnos a nuestra esperanza? Si el que nos agarremos fue algo que se obtuvo y se aseguró irrevocablemente mediante la sangre de Jesús, ¿Por qué nos dice Dios que nos agarremos a la esperanza?

La respuesta es esta:

  • Lo que Cristo obtuvo para nosotros cuando murió, no fue la libertar para no tener que agarrarnos a la esperanza, sino el poder para poder agarrarnos.
  • Lo que Cristo obtuvo para nosotros no fue la anulación de nuestras voluntades para que no tengamos que luchar, sino un fortalecimiento de nuestras voluntades para que queramos luchar.
  • Lo que Cristo obtuvo no fue la cancelación del mandamiento de agarrarnos a la esperanza, sino el cumplimiento de dicho mandamiento.
  • Lo que obtuvo no fue el fin de la exhortación, sino el triunfo de la exhortación.

Murió para que pudiésemos hacer exactamente lo mismo que Pablo hizo en Filipenses 3:12: "prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús". Cuando se le dice a un pecador que haga lo que solamente Jesucristo puede darle el poder de hacer, es decir, esperar en Dios, eso no es locura, es el Evangelio.

Así que te exhorto con todo mi corazón: Alarga tu mano y agarra aquello para lo que fuiste agarrado por Cristo, y agárrate con todo su poder.

Escucha estos devocionales en audio en: Devocionales cristianos en audio ideal para gente invidente o muy ocupada ¡compártelo!

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/hold-fast-to-your-hope

Cuando Dios jura por Dios. Devocional John Piper 23/11

Hebreos 6:13-14: "13  ... no pudiendo jurar por otro mayor, juró por sí mismo, 14 diciendo: De cierto te bendeciré con abundancia y te multiplicaré grandemente".
Existe una persona cuyo valor, honor, dignidad, preciosidad, grandeza, belleza y reputación son más que todos los otros valores combinados. Diez mil veces más. Esta persona es Dios, por tanto Dios jura por sí mismo.

Si pudiese haber jurado por alguien más alto, lo hubiese hecho. ¿Por qué? para animarnos con fuerza en nuestra esperanza. Lo que Dios está diciendo al jurar por sí mismo, es que es tan poco probable que Él rompa su palabra de bendecirnos, como lo es que Él mismo se desprecie.

Dios es el valor más grande del universo. No hay nada más valioso y maravilloso que Dios. Así que Dios jura por Dios. Y al hacerlo dice: "quiero que tengáis tanta confianza en mí como sea posible". Porque si fuera posible dar más confianza, el versículo 13 nos dice que nos la habría dado.

Este es nuestro Dios. Un Dios que alcanza a lo más alto que puede para inspirarte con una esperanza inamovible. Así que corre a refugiarte en Dios. Vuélvete de todas las esperanzas superficiales y autodestructivas del mundo, y pon tu esperanza en Dios. No hay nada ni nadie como Dios, refugio y Roca de esperanza.

Escucha estos devocionales en audio en: Devocionales cristianos en audio ideal para gente invidente o muy ocupada ¡compártelo!

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/when-god-swears-by-god

viernes, 14 de noviembre de 2014

La clave de la madurez espiritual. Devocional John Piper 22/11

Hebreos 5:12, 14 "...tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido ... pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal"
Esto es asombroso, no lo perdamos, porque puede evitar que desperdiciemos años de nuestra vida.

Lo que este versículo está diciendo es que si queremos hacernos maduros y entender las enseñanzas más sólidas de la Palabra, entonces la preciosa leche de las promesas de Dios en el evangelio, que es rica y nutritiva, debe transformar nuestros sentidos morales. Transformar nuestra mente espiritual, de forma que podamos discernir entre el bien y el mal.

O por ponerlo de otra forma, el prepararse para ser alimentado de toda la Palabra de Dios  no es en principio un desafío intelectual, sino un desafío moral. Si queremos comer el alimento sólido de la Palabra, debemos ejercitar nuestros sentidos espirituales, para desarrollar una mente que discierne entre el bien y el mal.

La sorprendente verdad es que, si te cuesta entender a Melquisedec en Génesis y en Hebreos, puede ser porque ves programas cuestionables en la televisión. Si te cuesta entender la doctrina de la elección, puede ser porque todavía empleas prácticas de negocio sospechosas. Si te cuesta entender que la obra de Cristo en la cruz está centrada en Dios, puede ser porque ames el dinero, porque gastes demasiado, y des demasiado poco.

El camino a la madurez y al alimento bíblico sólido no pasa por convertirse primero en alguien inteligente, sino por convertirse en alguien obediente. Lo que haces con el alcohol, con el sexo, con el dinero, con la comida y con los ordenadores tiene más que ver con tu capacidad para recibir alimento sólido, que la escuela a la que vas o los libros que lees. 

Y esto es muy importante, porque en nuestra sociedad altamente tecnológica, nos inclinamos a pensar que la educación, especialmente el desarrollo intelectual, es la clave para la madurez. Existen muchos Doctores que se ahogan en su inmadurez espiritual en las cosas de Dios. Sin embargo hay muchos santos menos educados que son muy maduros, y que pueden alimentarse con placer y beneficio de las cosas más profundas de la Palabra de Dios.

Escucha estos devocionales en audio en: Devocionales cristianos en audio ideal para gente invidente o muy ocupada ¡compártelo!

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/the-key-to-spiritual-maturity

La importancia de la gratitud. Devocional John Piper 21/11

2 Timoteo 3:1-2: "1 También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. 2 Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos ..."
Notemos cómo la ingratitud es listada junto con el orgullo, la blasfemia y la insubordinación.

En otro lugar Pablo dice: "ni palabras deshonestas, ni necedades, ni truhanerías ... sino antes bien acciones de gracias" (Efesios 5:4). Así que parece que la gratitud es lo opuesto a la violencia y a las malas formas.

La razón de esto es que el sentimiento de gratitud no es orgulloso, sino humilde. La gratitud exalta a otro, no a uno mismo. Es el sentimiento de un corazón feliz, no un corazón amargado o enfadado.

La clave para liberar un corazón de gratitud y vencer la amargura, las malas formas, la falta de respeto y la violencia es una fuerte fe en Dios, el Creador, Sustentador, Proveedor y dador de toda Esperanza. Si no creemos que estamos en una deuda profunda con Dios por todo lo que tenemos o esperamos tener, entonces la misma fuente de la gratitud se ha secado.

Así que, concluyendo, el aumento de la violencia, el sacrilegio, las malas formas y la desobediencia en los últimos días es el problema que tenemos con Dios. El problema de base es que no se siente gratitud en los niveles más altos de nuestra dependencia.

Cuando falla la fuente más alta de gratitud hacia Dios, que está en lo alto de la montaña, pronto todos los embalses de gratitud que están más abajo comienzan a secarse. Y cuando se va la gratitud, la soberanía de nuestro ego consiente cada vez en una mayor corrupción con tal de obtener placer.

Oremos para avivar en nosotros una humilde gratitud.

Escucha estos devocionales en audio en: Devocionales cristianos en audio ideal para gente invidente o muy ocupada ¡compártelo!

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/the-gravity-of-gratitude

Cinco razones por las que morir es ganancia. Devocional John Piper 20/11

Filipenses 1:21 "Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia"
¿Cómo puede ser "ganancia" el morir?

Primero: Porque nuestros espíritus serán hechos perfectos.

No habrá más pecado en nosotros. Terminará la guerra interior y la decepción desgarradora de ofender al Señor que nos amó y se entregó a si mismo por nosotros.

Hebreos 12:22-23 dice:

Os habéis acercado al monte de Sion, a la ciudad del Dios vivo, Jerusalén la celestial, a la compañía de muchos millares de ángeles, a la congregación de los primogénitos que están inscritos en los cielos, a Dios el Juez de todos, a los espíritus de los justos hechos perfectos.

Segundo: Seremos liberados del dolor de este mundo.

El gozo de la resurrección todavía no será nuestro, pero el gozo de ser libres del dolor si lo será. Jesús nos cuenta la historia de el hombre rico y Lázaro para mostrarnos el gran cambio que está por venir.

Lucas 16:24-25 dice:

24 Entonces [el hombre rico], dando voces, dijo: Padre Abraham, ten misericordia de mí, y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua, y refresque mi lengua; porque estoy atormentado en esta llama. 25 Pero Abraham le dijo: Hijo, acuérdate que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro también males; pero ahora éste es consolado aquí, y tú atormentado.
Tercero: Recibiremos un profundo descanso en nuestras almas.

Habrá una serenidad en la mirada y cuidado de Dios que sobrepasará cualquier cosa que hayamos conocido aquí, ni aún en la más cálida tarde de verano sentados, al lado del más pacífico lago en nuestros momentos más felices.

Apocalipis 6:9-11 dice:

9 ... vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos por causa de la palabra de Dios y por el testimonio que tenían.10 Y clamaban a gran voz, diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra? 11 Y se les dieron vestiduras blancas, y se les dijo que descansasen todavía un poco de tiempo ...
Cuarto: Experimentaremos un profundo sentimiento de estar en casa.

Toda la raza humana tiene nostalgia de estar con Dios, aun sin conocerle. Cuando volvamos a casa con Cristo, tendremos un contentamiento más allá de cualquier sentimiento de seguridad y paz que hayamos conocido jamás.

2 Corintios 5:8 dice:

 pero confiamos, y más quisiéramos estar ausentes del cuerpo, y presentes al Señor.

Quinto: Estaremos con Cristo

Cristo es una persona más maravillosa que cualquiera que esté en la tierra. Es más sabio, más fuerte, y más amable que cualquier otro con el que nos guste pasar el tiempo. Es infinitamente interesante. Sabe exactamente que hacer y que decir en cada momento para hacer que sus invitados estén de buen agrado. Desborda amor y tiene una infinita sabiduría para saber cómo utilizar ese amor para hacer que sus seres queridos se sientan amados. Por eso Pablo dice en Filipenses 1:21-23:

21 Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia. 22 Mas si el vivir en la carne resulta para mí en beneficio de la obra, no sé entonces qué escoger. 23 Porque de ambas cosas estoy puesto en estrecho, teniendo deseo de partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejor;


Escucha estos devocionales en audio en: Devocionales cristianos en audio ideal para gente invidente o muy ocupada ¡compártelo!

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/five-reasons-death-is-gain

jueves, 13 de noviembre de 2014

Todos necesitamos ayuda. Devocional John Piper Solid Joys 19/11

Hebreos 4:16:"Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro".
Cada uno de nosotros necesita ayuda. No somos Dios, y tenemos necesidades y debilidades. Nos confundimos y tenemos limitaciones de todo tipo. Necesitamos ayuda.

Pero cada uno de nosotros tiene algo más: tenemos pecados. Y por tanto, en el fondo de nuestros corazones, sabemos que no merecemos la ayuda que necesitamos. Y por eso, nos sentimos atrapados.

Necesitamos ayuda para vivir nuestra vida, manejar la muerte, y estar a la altura de la eternidad. Necesitamos que nos ayuden con la familia, nuestro cónyuge, los hijos, la soledad, el empleo, la salud y las finanzas. Pero aunque necesitamos ayuda, no la merecemos.

¿Qué podemos hacer? podemos tratar de ser un superman que no necesita ninguna ayuda. Podemos tratar de ahogarlo todo y tirar la vida a un mar de placeres sensuales. O simplemente, podemos abandonarnos a la parálisis de la desesperación.

Pero, por encima de esta conclusión sin esperanza, Dios declara que Jesucristo se convirtió en Sumo Sacerdote para destruir esa desesperación con la esperanza, y para humillar a ese superman o a esa superwoman y rescatarlos de hundirse en el desastre.

Sí, todos necesitamos ayuda, y ninguno de nosotros se merece la ayuda que necesitamos. Pero no desesperemos, ni nos enorgullezcamos, ni caigamos en la lujuria. Miremos lo que dice Dios. Debido a que tenemos un gran Sumo Sacerdote, el trono de Dios es un trono de gracia. Y la ayuda que obtenemos de ese trono es la misericordia y la gracia que nos ayuda en tiempo de necesidad. ¡Gracia para recibir ayuda! no una ayuda merecida, sino una ayuda de gracia.

No estás atrapado, así que di no a esa mentira. Todos necesitamos ayuda, y no la merecemos, pero podemos tenerla. Puedes tenerla ahora mismo y para siempre. Si recibes y confías en tu Sumo Sacerdote, Jesús, el Hijo de Dios, y te acercas a Dios a través de Él.

Escucha estos devocionales en audio en: Devocionales cristianos en audio ideal para gente invidente o muy ocupada ¡compártelo!

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/we-all-need-help

domingo, 9 de noviembre de 2014

El poder penetrante de la Palabra. Devocional John Piper 18/11

Hebreos 4:12: "Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón"
La Palabra de Dios es nuestra única esperanza. Las buenas nuevas de las promesas de Dios, y las advertencias de su juicio, son lo bastante afiladas, vivas y activas como para penetrar hasta el fondo de nuestro corazón y mostrarnos que las mentiras del pecado son, de hecho, mentiras.

El aborto no va a crear un futuro maravilloso para nosotros, ni el adulterio, ni el vestirse de manera provocativa, ni el tirar por la borda nuestra pureza sexual, ni el callarnos ante la falta de honestidad en el trabajo, ni el divorcio, ni la venganza. Y lo que nos rescata de este engaño es la Palabra de Dios.

La promesa de la Palabra de Dios es como abrir una gran ventana y que la brillante luz del sol caiga sobre las cucarachas del pecado que se enmascaran en nuestro corazón como si fuesen placeres satisfactorios. Dios te ha dado buenas nuevas, sus promesas, su Palabra para protegerte de los profundos engaños del pecado, que intentan endurecer tu corazón y llevarlo lejos de Dios hacia la destrucción.

Ten buen ánimo en tu batalla por creer. Porque la Palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de doble filo, y penetrará más profundo de lo que cualquier engaño de pecado jamás lo haya hecho, para revelar lo que es verdaderamente valioso, y aquello en lo que merece la pena confiar.

Escucha estos devocionales en audio en: Devocionales cristianos en audio ideal para gente invidente o muy ocupada ¡compártelo!

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/the-piercing-power-of-the-word

El cambio es posible. Devocional John Piper 17/11

Efesios 4:24: "Vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad"
El cristianismo significa que el cambio es posible. Un cambio profundo y fundamental. Es posible convertirse en alguien tierno cuando una vez fuiste duro e insensible. Es posible dejar de estar dominado por la amargura y la ira. Es posible convertirse en una persona amorosa, sin importar cual haya sido tu pasado.

La Biblia asume que Dios es el factor decisivo a la hora de convertirnos en lo que deberíamos ser. Con una franqueza maravillosa, la Biblia dice: "aparta la malicia y sé alguien con corazón tierno". No dice "si puedes..." o "si tus padres fueron tiernos contigo..." o "si no te hicieron mucho daño...", simplemente dice "sé alguien con corazón tierno".

Esto es algo maravillosamente liberador. Nos libera de el terrible fatalismo que dice que el cambio es imposible. Nos libera de las ideas mecanicistas que dicen que nuestro pasado marca nuestro destino.

Los mandamientos de Dios siempre van acompañados de verdades que cambian la vida si las creemos, por ejemplo.

1. Dios nos adoptó como sus hijos. Tenemos un nuevo Padre y una nueva familia. Esto rompe las fuerzas fatalistas del "origen familiar". Mateo 23:9 dice: "No llaméis padre vuestro a nadie en la tierra; porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos".

2. Dios nos ama como hijos suyos. Somos "hijos amados". El mandamiento de imitar el amor de Dios, no es algo que cuelgue del aire, viene con poder. Efesios 5:1 dice: "Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados". Amar es el mandamiento, y ser amados es el poder.

3. Dios nos ha perdonado en Cristo. Seamos de corazón tierno y perdonadores, tal y como Dios nos perdonó en Cristo. Lo que hizo Dios es el poder para cambiar. El mandamiento de ser tiernos de corazón tiene más que ver con lo que Dios hizo por nosotros que con lo que nuestra madre hizo por nosotros. Este tipo de mandamiento significa que puedes cambiar.

4. Cristo nos amó y se entregó a sí mismo por nosotros. Efesios 5:2 dice: "andad en amor, como también Cristo nos amó". El mandamiento de andar en amor viene junto con una verdad que cambia vidas: "Cristo nos amó". Cuando llega una oportunidad de amar y una voz dentro de ti dice: "Tú no eres una persona amorosa", puedes responder "El amor de Cristo por mí me hace un nuevo tipo de persona. Su mandamiento a amar es tan posible para mi, como lo es su promesa de amor".

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/change-is-possible

Cuando estoy ansioso. Devocional John Piper 16/11

1 Pedro 5:7: "echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros"
Cuando tengo ansiedad por estar enfermo, lucho contra la incredulidad con la promesa de Salmos 34:19 que dice: "Muchas son las aflicciones del justo, Pero de todas ellas le librará Yahweh". Y tomo la promesa de Romanos 5:3-5 con temblor: "La tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza; y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado".

Cuando estoy ansioso porque me hago mayor, lucho contra la incredulidad con la promesa de Isaías 46:4 que dice: "Y hasta la vejez yo mismo, y hasta las canas os soportaré yo; yo hice, yo llevaré, yo soportaré y guardaré".

Cuando tengo ansiedad por la muerte, lucho contra la incredulidad con la promesa de Romanos 14:7-9: "Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí. Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos. Porque Cristo para esto murió y resucitó, y volvió a vivir, para ser Señor así de los muertos como de los que viven".

Cuando tengo ansiedad porque pueda naufragar en la fe y apartarme de Dios, lucho contra la incredulidad con las promesas de Filipenses 1:6 "el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo" y de Hebreos 7:25 "puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos".

Hagamos la guerra, no contra otras personas, sino contra nuestra propia incredulidad. Esta es la raíz de la ansiedad, que, a su vez, es la raíz de tantos otros pecados.

Así que volvamos nuestros ojos y fijémoslos en las preciosas y muy grandes promesas de Dios. Tomemos la Biblia, pidamos ayuda al Espíritu Santo, pongamos las promesas en el corazón, y peleemos la buena batalla, la de vivir por fe en la gracia venidera.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/when-i-am-anxious

Palabras para luchar. Devocional John Piper 15/11

Isaías 41:10: "No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia"
Cuando estoy ansioso acerca de alguna nueva empresa o reunión, lucho contra la incredulidad con una de las promesas que más frecuentemente utilizo, Isaías 41:10.

El día en que partí de mi hogar para pasar tres años en Alemania mi padre me hizo una llamada de larga distancia y me dio esta promesa por teléfono. Durante tres años debo habérmela citado a mi mismo 500 veces para pasar por periodos de tremendo estrés.

Cuando el motor de mi mente está en neutro, el sonido de las marchas es el de Isaías 41:10.

Cuando tengo ansiedad acerca de que mi ministerio sea inútil y vacío, lucho contra la incredulidad con la promesa de Isaías 55:11 "así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié".

Cuando tengo ansiedad por ser demasiado débil para hacer mi trabajo, lucho contra la incredulidad con la promesa de Cristo en 2 Corintios 12:9 que dice: "Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad".

Cuando tengo ansiedad acerca de las decisiones que tengo que tomar con respecto al futuro, lucho contra la incredulidad con la promesa de Salmos 32:8 que dice "Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar; Sobre ti fijaré mis ojos".

Cuando tengo ansiedad por enfrentarme a oponentes, lucho contra la incredulidad con la promesa de Romanos 8:31: "Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?".

Cuando tengo ansiedad acerca del bienestar de aquellos a los que amo, lucho contra la incredulidad con la promesa de que, si yo, siendo malo, se como dar buenas cosas a mis hijos, ¿cuanto más el "Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?" (Mateo 7:11).


Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/fighting-words

martes, 4 de noviembre de 2014

La maravilla de la creación. Devocional John Piper 14/11

1 Corintios 15:38: "Pero Dios le da el cuerpo como Él quiso, y a cada semilla su propio cuerpo".
He estado recogiendo de las Escrituras pequeñas cosas que muestran la intimidad con la que Dios se involucra con la creación.

Por ejemplo, en 1 Corintios 15:38, Pablo compara cómo una semilla se planta de una forma y brota de otra forma con un "cuerpo" que es diferente de los otros. Dice: "Dios le da el cuerpo como Él quiso, y a cada semilla su propio cuerpo".

Esta es una afirmación destacable acerca de la implicación de Dios en cómo diseñó cada semilla para producir su propia planta única, no solamente las distintas especies, sino cada semilla individual.

Pablo no está enseñando sobre la evolución, sino que nos muestra que da por hecho la implicación íntima que Dios tiene con su creación. Pablo evidentemente no se puede ni imaginar que un proceso natural pueda concebirse sin que Dios lo haga.

De nuevo, en el Salmo 94:9 dice: "El que hizo el oído, ¿no oirá? El que formó el ojo, ¿no verá?". El salmista asume que Dios fue el que diseñó el ojo y la forma en que la oreja está colocada en la cabeza para llevar a cabo su labor.

Así que cuando nos maravillamos por el ojo humano y la notable estructura del oído, no nos estamos maravillando de los procesos del azar, sino de la mente y la creatividad de Dios.

De manera similar, en el Salmo 95:5 dice: "Suyo también el mar, pues él lo hizo; Y sus manos formaron la tierra seca". Dios se involucró de tal forma en la creación del mar y la tierra que el mar actual es suyo.

No se trata de que Él, de alguna forma impersonal, lo pusiese todo en marcha hace un millón de años. Más bien se trata de que le pertenece porque Él lo creó. Es obra de sus manos hoy, y lleva sobre él las marcas de quien reclama su creación, una obra de arte que pertenece al que la pintó, hasta que Él la venda o la regale.

Y destaco estas cosas, no para resolver los problemas acerca de como se originaron las cosas, sino para llamarte a ser una persona centrada en Dios cuando admiras las maravillas del mundo.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/the-marvel-of-creation

No endurezcas tu corazón. Devocional John Piper 13/11

Hebreos 3:19: "Y vemos que no pudieron entrar a causa de incredulidad."

Aunque el pueblo de Israel vio como se abrían en dos las aguas del Mar Rojo y caminaron a través por suelo seco, su corazón se endureció contra Dios en el momento en que tuvieron sed y no confiaron en que Él cuidaría de ellos. Ellos clamaron contra Dios y dijeron que la vida en Egipto era mejor.

Este versículo fue escrito para evitar esto. Muchos que se llaman a sí mismos cristianos comienzan así con Dios. Escuchan que sus pecados pueden ser perdonados y que pueden escapar al infierno e ir al cielo y dicen "¿Qué puedo perder? creeré".

Pero luego, después de una semana, o un mes, o un año, o diez años, la prueba llega. Llega una temporada sin agua, en el desierto. Llega el cansancio con el maná, y sutilmente crece un ansia por los placeres vanos de Egipto, tal y como dice Números 11:5-6: "Nos acordamos del pescado que comíamos en Egipto de balde, de los pepinos, los melones, los puerros, las cebollas y los ajos; y ahora nuestra alma se seca; pues nada sino este maná ven nuestros ojos".

Es terrible encontrarse en este estado, encontrar que ya no estás interesado en Cristo, en su Palabra, en la oración, en la adoración, en las misiones y en vivir para la gloria de Dios. Y encontrar que todos los placeres vanos de este mundo son más atractivos que las cosas del Espíritu.

Si esta es tu situación, te ruego que escuches al Espíritu Santo que te habla desde este texto. Presta atención a la Palabra de Dios. No endurezcas tu corazón. Despierta del engaño del pecado. Considera a Jesús, el apóstol y sumo sacerdote de nuestra fe, y mantén con firmeza tu confianza y esperanza en Él.

Y si nunca has empezado con Dios, pon tu esperanza en Él. Vuélvete del pecado y de la confianza en ti mismo y pon tu confianza en el gran Salvador. Estas cosas están escritas para que puedas creer, perseverar y tener vida.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/do-not-harden-your-heart

Cómo sirve Satanás a Dios. Devocional John Piper 12/11

Santiago 5:11: "Habéis oído de la paciencia de Job, y habéis visto el fin del Señor..."
Detrás de toda enfermedad o incapacidad está la voluntad final de Dios. Esto no quiere decir que Satanás no esté involucrado, probablemente siempre está involucrado de una manera u otra con algún propósito destructivo (ver Hechos 10:38). Pero el poder de Satanás no es decisivo, y no puede actuar sin el permiso de Dios.

Este es uno de los puntos clave en la enfermedad de Job. La Biblia deja claro que cuando la enfermedad vino sobre Job "Satanás ... hirió a Job con una sarna maligna" (ver Job 2:7). Su esposa instó a Job a que maldijese a Dios. Pero Job dijo en el versículo 10: "¿Recibiremos de Dios el bien, y el mal no lo recibiremos?" y luego el autor del libro elogia a Job diciendo: "En todo esto no pecó Job con sus labios".

En otras palabras, la visión de la soberanía de Dios sobre Satanás que tenía Job era correcta. Satanás es real y puede tener una mano en nuestras desgracias, pero no es la mano final, ni la mano decisiva en ellas.

Santiago deja claro que Dios tenía un buen propósito en todas las aflicciones de Job diciendo: "Habéis oído de la paciencia de Job, y habéis visto el fin del Señor, que el Señor es muy misericordioso y compasivo".

Así que aunque Satanás estuviese involucrado, el propósito final era de Dios, y era un propósito "misericordioso y compasivo".

Esta es la misma lección que aprendemos de 2 Corintios 12:7, donde Pablo dice que su aguijón en la carne era un mensajero de Satanás, y aun así dice que le fue dado para el propósito de su propia santidad: "Para que  no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera".

Por supuesto, el propósito de Satanás con esta aflicción no era producir humildad en Pablo. Por eso, este propósito era el de Dios, lo cual quiere decir que Satanás estaba siendo utilizado por Dios para cumplir sus buenos propósitos en la vida de Pablo.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/how-satan-serves-god


Somos su casa. Devocional John Piper 11/11

Hebreos 3:6 "pero Cristo como hijo sobre su casa, la cual casa somos nosotros, si retenemos firme hasta el fin la confianza y el gloriarnos en la esperanza"
La iglesia de Jesucristo es hoy la casa de Dios. Eso significa que Jesús es en esta mañana (no solo en los tiempos de Moisés o en su tiempo sobre la Tierra) nuestro Hacedor, nuestro Propietario, nuestro Gobernante y nuestro proveedor.

Él es el Hijo, nosotros los sirvientes. Somos la casa de Dios. Moisés es uno que está en esta casa con nosotros, y es nuestro compañero en la servidumbre a través de su ministerio profético. Pero Jesús es nuestro Hacedor, Propietario, Gobernante y Proveedor.

Y el texto concluye diciendo que somos su casa, somos su pueblo, somos copartícipes de un llamado celestial "si retenemos hasta el fin la confianza y el gloriarnos en la esperanza". La evidencia de que somos partes de la casa de Dios es que no abandonamos nuestra esperanza. Hebreos 10:35 dice: "No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón" no nos deslicemos hacia la indiferencia y la incredulidad.

El convertirse en cristiano y el seguir siendo cristiano son cosas que suceden de la misma forma: poniendo la esperanza en Jesús. Un tipo de esperanza que produce una confianza y un gloriarnos en Jesús.

¿Qué es lo que esperas hoy? ¿Donde buscas tu confianza? ¿En ti mismo? ¿En una inversión astuta? ¿En un programa de entrenamiento físico? ¿En el trabajo duro? ¿En la suerte?

La Palabra de Dios hoy te dice "Considera a Jesús". Y pon la esperanza en Él. Entonces serás parte de su casa, y Él será tu Hacedor, tu Propietario, tu Gobernante y tu Proveedor.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/we-are-his-house

Quita tus miedos. Devocional John Piper 10/11

Salmos 56:3: "En el día que temo, Yo en ti confío".
Una posible respuesta a la verdad de que nuestra ansiedad tiene su origen en la incredulidad es esta: "Tengo que luchar con sentimientos de ansiedad cada día, por lo que, siento que mi fe en la gracia de Dios, tiene que ser totalmente inadecuada. Me pregunto si puedo tener alguna seguridad de ser realmente salvo".

Mi respuesta a esta preocupación es esta: Supongamos que estás en un coche de carreras y que tu enemigo, que no quiere que termines la carrera, te lanza barro al parabrisas. El hecho de que pierdas temporalmente la visibilidad de la meta y comiences a dar bandazos no significa que vayas a abandonar la carrera.

Ni tampoco significa que estés en la carretera incorrecta. Si fuese así, el enemigo ni siquiera te molestaría. Lo que quiere decir todo esto, es que debes encender los limpiaparabrisas.

Cuando la ansiedad ataca y nubla nuestra visión de la gloria de Dios y la grandeza del futuro que este planea para nosotros, no significa que no tengamos fe, o que no vayamos a conseguir llegar al cielo. Lo que significa es que nuestra fe está siendo atacada.

Con el primer golpe, nuestra fe en las promesas de Dios puede tambalearse. Pero el hecho de permanecer en el camino y llegar a la línea de meta depende de si, por la gracia, iniciamos un proceso de resistencia. Depende de si contraatacamos la incredulidad de la ansiedad. De si encendemos los limpiaparabrisas.

Salmos 56:3 dice: "En el día que temo, Yo en ti confío".

Notemos que no dice: "nunca tengo que luchar contra el temor". El temor golpea y la batalla comienza. Así que la Biblia no supone que los verdaderos creyentes no tienen ansiedad. En lugar de eso, la Biblia nos dice cómo tenemos que luchar cuando la ansiedad nos golpea.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/wipe-your-fears-away

El final de la historia. Devocional John Piper 09/11

2 Tesalonicenses 1:9-10: "9 los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder, 10 cuando venga en aquel día para ser glorificado en sus santos y ser admirado en todos los que creyeron (por cuanto nuestro testimonio ha sido creído entre vosotros)".
Pablo describe la segunda venida de Cristo como algo esperanzador y terrorífico.

Jesucristo vuelve no solamente a hacer efectiva la salvación final sobre su pueblo, sino también a "ser glorificado en sus santos y ser admirado en todos los que creyeron".

En el libro de Apocalipsis hay un comentario final respecto al punto más álgido de todas la historia. Juan da un cuadro de la nueva Jerusalén, la iglesia glorificada, en Apocalipsis 21:23: "La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que brillen en ella; porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lumbrera".

Dios Padre y Dios Hijo son la luz en la que los cristianos vivirán su eternidad.

Esto es la consumación del objetivo de Dios en toda la historia: mostrar su gloria para que todos la vean y la alaben. La oración del Hijo confirma el propósito final del Padre en Juan 17:24: "Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, también ellos estén conmigo, para que vean mi gloria que me has dado; porque me has amado desde antes de la fundación del mundo".

Podemos concluir que el objetivo principal de Dios es glorificarse y disfrutar de sí mismo para siempre. Él se encuentra en el centro de sus propios afectos. Por esa misma razón, es la fuente de gracia inagotable y autosuficiente.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/the-end-of-history