lunes, 1 de diciembre de 2014

Oro, incienso y mirra. Devocional John Piper 10/12

Mateo 2:10-11 "Y al ver la estrella, se regocijaron con muy grande gozo.11 Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra".
Dios no es servido por manos humanas como si necesitase de algo (Hechos 17:25). Los regalos de los magos no eran para dar ayuda o para suplir necesidades. Sería una deshonra para un monarca si unos visitantes extranjeros viniesen con paquetes para ayudarle.

Estos regalos tampoco son sobornos. En Deuteronomio 10:17 dice que Dios no toma cohecho. ¿Entonces que significan? ¿Qué tipo de adoración le dan?

Los regalos son formas de intensificar el deseo por Cristo, de forma similar a los ayunos. Cuando damos a Cristo un regalo como este, es una forma de decirle: "El gozo que busco no es la esperanza de hacerme rico con las cosas que me des. No he venido por tus cosas, sino por ti. Y para demostrar e intensificar este deseo, doy cosas con la esperanza de disfrutar más de ti y no de las cosas. Al darte cosas que necesito y que podría disfrutar, estoy diciendo de forma más auténtica que tu eres mi tesoro, no estas cosas".

Creo que eso es lo que quiere decir adorar a Dios con regalos de oro, incienso y mirra.

Que Dios tome la verdad de este texto y despierte en nosotros un deseo por Cristo mismo. Que digamos desde el corazón: "Señor Jesús, tu eres el Mesías, el Rey de Israel. Todas las naciones vendrán y se postrarán delante de ti. Dios maneja el mundo para que seas adorado. Por tanto, ante cualquier oposición que me encuentre, te doy la autoridad y la dignidad, y traigo mis regalos para decirte que solamente tu puedes satisfacer mi corazón, y no estas cosas".

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/gold-frankincense-and-myrrh

No hay comentarios: