martes, 4 de noviembre de 2014

No endurezcas tu corazón. Devocional John Piper 13/11

Hebreos 3:19: "Y vemos que no pudieron entrar a causa de incredulidad."

Aunque el pueblo de Israel vio como se abrían en dos las aguas del Mar Rojo y caminaron a través por suelo seco, su corazón se endureció contra Dios en el momento en que tuvieron sed y no confiaron en que Él cuidaría de ellos. Ellos clamaron contra Dios y dijeron que la vida en Egipto era mejor.

Este versículo fue escrito para evitar esto. Muchos que se llaman a sí mismos cristianos comienzan así con Dios. Escuchan que sus pecados pueden ser perdonados y que pueden escapar al infierno e ir al cielo y dicen "¿Qué puedo perder? creeré".

Pero luego, después de una semana, o un mes, o un año, o diez años, la prueba llega. Llega una temporada sin agua, en el desierto. Llega el cansancio con el maná, y sutilmente crece un ansia por los placeres vanos de Egipto, tal y como dice Números 11:5-6: "Nos acordamos del pescado que comíamos en Egipto de balde, de los pepinos, los melones, los puerros, las cebollas y los ajos; y ahora nuestra alma se seca; pues nada sino este maná ven nuestros ojos".

Es terrible encontrarse en este estado, encontrar que ya no estás interesado en Cristo, en su Palabra, en la oración, en la adoración, en las misiones y en vivir para la gloria de Dios. Y encontrar que todos los placeres vanos de este mundo son más atractivos que las cosas del Espíritu.

Si esta es tu situación, te ruego que escuches al Espíritu Santo que te habla desde este texto. Presta atención a la Palabra de Dios. No endurezcas tu corazón. Despierta del engaño del pecado. Considera a Jesús, el apóstol y sumo sacerdote de nuestra fe, y mantén con firmeza tu confianza y esperanza en Él.

Y si nunca has empezado con Dios, pon tu esperanza en Él. Vuélvete del pecado y de la confianza en ti mismo y pon tu confianza en el gran Salvador. Estas cosas están escritas para que puedas creer, perseverar y tener vida.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/do-not-harden-your-heart

No hay comentarios: