martes, 4 de noviembre de 2014

La maravilla de la creación. Devocional John Piper 14/11

1 Corintios 15:38: "Pero Dios le da el cuerpo como Él quiso, y a cada semilla su propio cuerpo".
He estado recogiendo de las Escrituras pequeñas cosas que muestran la intimidad con la que Dios se involucra con la creación.

Por ejemplo, en 1 Corintios 15:38, Pablo compara cómo una semilla se planta de una forma y brota de otra forma con un "cuerpo" que es diferente de los otros. Dice: "Dios le da el cuerpo como Él quiso, y a cada semilla su propio cuerpo".

Esta es una afirmación destacable acerca de la implicación de Dios en cómo diseñó cada semilla para producir su propia planta única, no solamente las distintas especies, sino cada semilla individual.

Pablo no está enseñando sobre la evolución, sino que nos muestra que da por hecho la implicación íntima que Dios tiene con su creación. Pablo evidentemente no se puede ni imaginar que un proceso natural pueda concebirse sin que Dios lo haga.

De nuevo, en el Salmo 94:9 dice: "El que hizo el oído, ¿no oirá? El que formó el ojo, ¿no verá?". El salmista asume que Dios fue el que diseñó el ojo y la forma en que la oreja está colocada en la cabeza para llevar a cabo su labor.

Así que cuando nos maravillamos por el ojo humano y la notable estructura del oído, no nos estamos maravillando de los procesos del azar, sino de la mente y la creatividad de Dios.

De manera similar, en el Salmo 95:5 dice: "Suyo también el mar, pues él lo hizo; Y sus manos formaron la tierra seca". Dios se involucró de tal forma en la creación del mar y la tierra que el mar actual es suyo.

No se trata de que Él, de alguna forma impersonal, lo pusiese todo en marcha hace un millón de años. Más bien se trata de que le pertenece porque Él lo creó. Es obra de sus manos hoy, y lleva sobre él las marcas de quien reclama su creación, una obra de arte que pertenece al que la pintó, hasta que Él la venda o la regale.

Y destaco estas cosas, no para resolver los problemas acerca de como se originaron las cosas, sino para llamarte a ser una persona centrada en Dios cuando admiras las maravillas del mundo.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/the-marvel-of-creation

No hay comentarios: