domingo, 9 de noviembre de 2014

El cambio es posible. Devocional John Piper 17/11

Efesios 4:24: "Vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad"
El cristianismo significa que el cambio es posible. Un cambio profundo y fundamental. Es posible convertirse en alguien tierno cuando una vez fuiste duro e insensible. Es posible dejar de estar dominado por la amargura y la ira. Es posible convertirse en una persona amorosa, sin importar cual haya sido tu pasado.

La Biblia asume que Dios es el factor decisivo a la hora de convertirnos en lo que deberíamos ser. Con una franqueza maravillosa, la Biblia dice: "aparta la malicia y sé alguien con corazón tierno". No dice "si puedes..." o "si tus padres fueron tiernos contigo..." o "si no te hicieron mucho daño...", simplemente dice "sé alguien con corazón tierno".

Esto es algo maravillosamente liberador. Nos libera de el terrible fatalismo que dice que el cambio es imposible. Nos libera de las ideas mecanicistas que dicen que nuestro pasado marca nuestro destino.

Los mandamientos de Dios siempre van acompañados de verdades que cambian la vida si las creemos, por ejemplo.

1. Dios nos adoptó como sus hijos. Tenemos un nuevo Padre y una nueva familia. Esto rompe las fuerzas fatalistas del "origen familiar". Mateo 23:9 dice: "No llaméis padre vuestro a nadie en la tierra; porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos".

2. Dios nos ama como hijos suyos. Somos "hijos amados". El mandamiento de imitar el amor de Dios, no es algo que cuelgue del aire, viene con poder. Efesios 5:1 dice: "Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados". Amar es el mandamiento, y ser amados es el poder.

3. Dios nos ha perdonado en Cristo. Seamos de corazón tierno y perdonadores, tal y como Dios nos perdonó en Cristo. Lo que hizo Dios es el poder para cambiar. El mandamiento de ser tiernos de corazón tiene más que ver con lo que Dios hizo por nosotros que con lo que nuestra madre hizo por nosotros. Este tipo de mandamiento significa que puedes cambiar.

4. Cristo nos amó y se entregó a sí mismo por nosotros. Efesios 5:2 dice: "andad en amor, como también Cristo nos amó". El mandamiento de andar en amor viene junto con una verdad que cambia vidas: "Cristo nos amó". Cuando llega una oportunidad de amar y una voz dentro de ti dice: "Tú no eres una persona amorosa", puedes responder "El amor de Cristo por mí me hace un nuevo tipo de persona. Su mandamiento a amar es tan posible para mi, como lo es su promesa de amor".

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/change-is-possible

No hay comentarios: