domingo, 5 de octubre de 2014

Temor y esperanza en el celo de Dios. Devocional John Piper 16/10

Éxodo 34:14: "Yahweh, cuyo nombre es Celoso, Dios celoso es"
Dios es infinitamente celoso por el honor de su nombre, y responde con terrible ira contra aquellos corazones que deberían pertenecerle, pero que persiguen otras cosas.

Por ejemplo en Ezequiel 16:38-40 Él dice al incrédulo Israel:

Y yo te juzgaré por las leyes de las adúlteras, y de las que derraman sangre; y traeré sobre ti sangre de ira y de celos. Y te entregaré en manos de ellos; y destruirán tus lugares altos, ... y te despojarán de tus ropas, se llevarán tus hermosas alhajas, y te dejarán desnuda y descubierta. Y harán subir contra ti muchedumbre de gente, y te apedrearán, y te atravesarán con sus espadas.
Te insto a que escuches esta advertencia. El celo de Dios por tu amor no dividido y tu devoción siempre tendrá la última palabra. Cualquier cosa que atraiga tu atención lejos de Dios con una atracción engañosa, volverá para dejarte desnudo y atravesarte.

Es algo horrible utilizar la vida dada por Dios para cometer adulterio contra el Todopoderoso.

Pero para aquellos de vosotros que han estado unidos de verdad a Cristo y que mantienen sus votos y abandonan todos los otros y se aferran solamente a Él y viven para su honor, para vosotros, el celo de Dios es un gran consuelo y esperanza.

Ya que Dios es infinitamente celoso por el honor de su nombre, cualquier cosa o cualquiera que amenace el bien de su fiel esposa se verá enfrentado con la omnipotencia divina.

El celo de Dios es una gran amenaza para aquellos que se prostituyen y venden su corazón al mundo y son infieles a Dios. Pero su celo es un gran consuelo para aquellos que guardan sus votos de pacto y se convierten en extraños y exiliados en el mundo.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/fear-and-hope-in-god-s-jealousy

No hay comentarios: