miércoles, 1 de octubre de 2014

No podemos hacer nada. Devocional John Piper 11/10

Juan 15:5: "Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer"
Supongamos que estás totalmente paralizado, y que no puedes hacer nada, salvo hablar. Y supongamos que un amigo fuerte y de confianza, ha prometido vivir contigo y hacer lo que quiera que necesites. ¿Cómo podrías glorificar a tu amigo si un extraño viniese a visitarte?

¿Glorificarías su generosidad y su fuerza intentando levantarte de la cama y llevándole a cuestas? ¡No! Más bien dirías: "Amigo, levántame, y por favor ¿podrías poner una almohada detrás de mí para que pueda mirar a mi invitado? además ¿podrías ponerme las gafas?"

De esa forma tu visitante, sabría por tus peticiones que tú estás incapacitado, y que tu amigo es fuerte y bueno. Glorificarías a tu amigo necesitándole, pidiéndole ayuda y contando con él.

En Juan 15:5, Jesús dice: "Separados de mí nada podéis hacer". Así que estamos paralizados de verdad. Sin Cristo, no somos capaces de hacer nada bien. Como Pablo dice en Romanos 7:18: "Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien".

Pero de acuerdo a Juan 15:5, Dios tiene la intención de que hagamos algo bueno. Quiere que llevemos fruto. En Juan 15:15 Jesús dice "os he llamado amigos", así que nuestro amigo fuerte y de confianza promete hacer por nosotros lo que no podemos hacer por nosotros mismos.

¿Cómo podemos glorificar a Jesús entonces? Él nos da la respuesta en Juan 15:7: "Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho". Es decir, ¡la respuesta es orar! Pedimos a Dios que haga por nosotros, a través de Cristo, lo que no podemos hacer por nosotros mismos: llevar fruto.

El versículo 8 da el resultado: "En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto".

¿Cómo se glorifica a Dios con la oración entonces? La oración es admitir de forma abierta que sin Cristo no podemos hacer nada. Es el volvernos de nosotros a Dios, con la confianza de que Él proveerá la ayuda que necesitamos.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/we-can-do-nothing

No hay comentarios: