viernes, 3 de octubre de 2014

El Señor que sirve. Devocional John Piper 13/10

Efesios 2:7 "...para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús"
Para mí, la imagen más impactante de la segunda venida de Cristo está en Lucas 12:35-37, que nos da el cuadro del Señor que vuelve de una fiesta de bodas. Dice:

Estén ceñidos vuestros lomos, y vuestras lámparas encendidas; y vosotros sed semejantes a hombres que aguardan a que su señor regrese de las bodas, para que cuando llegue y llame, le abran en seguida. Bienaventurados aquellos siervos a los cuales su señor, cuando venga, halle velando; de cierto os digo que se ceñirá, y hará que se sienten a la mesa, y vendrá a servirles.
De seguro nos llama siervos, y eso sin duda significa que tenemos que hacer exactamente lo que se nos dice. Pero la maravilla de esta ilustración es que el "señor" insiste en "servir" incluso en la era que está por venir, cuando aparezca con toda su gloria. Como dice en 2 Tesalonicenses 1:7-8 "con los ángeles de su poder en llama de fuego". ¿Por qué?

Porque el mismo corazón de su gloria es la plenitud de gracia que se desborda en bondad por la gente necesitada. Por eso, él busca "mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús", como dice en Efesios 2:7.

¿Cuál es la grandeza de nuestro Dios? ¿Qué es lo que lo hace único en el mundo? Isaías nos contesta en el versículo 64:4: "Ni nunca oyeron, ni oídos percibieron, ni ojo ha visto a Dios fuera de ti, que hiciese por el que en él espera"


Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/the-master-servant

No hay comentarios: