viernes, 3 de octubre de 2014

Dios sana humillándonos. Devocional John Piper 14/10

Isaías 57:18-19 "He visto sus caminos; pero le sanaré, y le pastorearé, y le daré consuelo a él y a sus enlutados; produciré fruto de labios: Paz, paz al que está lejos y al cercano, dijo Yahweh; y lo sanaré"
A pesar de lo severa que es la enfermedad de rebelión del hombre y su voluntad, Dios la sanará. ¿Cómo va a hacerlo? el versículo 15 de Isaías 57 dice que Dios habita con el quebrantado y humilde de espíritu. Sin embargo en el versículo 17 dice que la gente está obstinada en buscar su propio camino de orgullo. ¿Cuál será por tanto la sanidad?

Solamente puede ser una cosa. Dios los sanará haciéndolos humildes, humillándolos. Sanará al paciente aplastando su orgullo. Si solamente los quebrantados y humildes disfrutan de la comunión con Dios (como dice el versículo 14), y si la enfermedad de Israel es una rebelión orgullosa y voluntaria (versículo 17), y si Dios promete sanarlos (versículo 18), entonces la sanidad debe ser la humillación, y su cura un espíritu quebrantado.

¿No es esta la forma en que Isaías profetizó lo que Jeremías llamó después nuevo pacto y nuevo corazón?. Él dijo en Jeremías 31:31, 33: "He aquí que vienen días, dice Yahweh, en los cuales haré nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá. Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Yahweh: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo".

Tanto Isaías como Jeremías vieron un tiempo en el que el pueblo enfermo, desobediente y de corazón duro sería sobrenaturalmente cambiado. Isaías habla de sanidad. Jeremías habla de escribir la ley en sus corazones.

Así que la sanidad de Isaías 57:18 es un gran transplante de corazón. El corazón viejo y duro, orgulloso, que hace su propia voluntad, es extraído y un nuevo corazón suave y tierno se pone en su lugar. Un corazón que se humilla y se quebranta fácilmente por el recuerdo del pecado y por el pecado que aún permanece.

Este es un corazón en que el Alto y Sublime, cuyo nombre es santo puede morar y al que puede dar vida.


Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/god-heals-by-humbling

No hay comentarios: