miércoles, 17 de septiembre de 2014

Deja ir los bienes y los parientes Devocional John Piper 22/09

Hebreos 10:32-35: "32 Pero traed a la memoria los días pasados, en los cuales, después de haber sido iluminados, sostuvisteis gran combate de padecimientos;33 por una parte, ciertamente, con vituperios y tribulaciones fuisteis hechos espectáculo; y por otra, llegasteis a ser compañeros de los que estaban en una situación semejante.34 Porque de los presos también os compadecisteis, y el despojo de vuestros bienes sufristeis con gozo, sabiendo que tenéis en vosotros una mejor y perdurable herencia en los cielos.35 No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón;"
Los cristianos de Hebreos 10:32-35 se han ganado el derecho a enseñarnos acerca del amor que cuesta.

La situación parece ser esta: En los primeros días de su conversión, algunos de ellos fueron encarcelados por la fe. Otros fueron confrontados con una elección difícil: Mantenerse bajo tierra y estar "seguros" o visitar a sus hermanos y hermanas en prisión y arriesgar sus vidas y propiedades. Eligieron el camino del amor y aceptaron el coste.

"Porque de los presos también os compadecisteis, y el despojo de vuestros bienes sufristeis con gozo".

Pero, ¿fueron unos perdedores?. No. ¡Perdieron propiedades y ganaron gozo! Aceptaron la pérdida gozosamente.

En cierto sentido, se negaron a sí mismos. Pero en otro, no lo hicieron. Eligieron el camino del gozo. Evidentemente, estos cristianos fueron motivados al ministerio en prisión de la misma forma que los Macedonios de 2 Corintios 8:1-9 fueron motivados a ayudar a los pobres. Su gozo en Dios desbordaba en amor para con otros.

Miraban sus propias vidas y decían: "La misericordia del Señor es mejor que la vida" (ver Salmos 63:3).

Miraban sus posesiones y decían: "Tenemos herencia en los cielos que es mejor y dura más tiempo que cualquiera de estas cosas" (Hebreos 10:34).

Luego se miraban unos a otros y decían:

Deja ir los bienes y los parientes
también esta vida mortal
el cuerpo pueden matar
pero la verdad de Dios permanece
Su reino es para siempre
(Martín Lutero)
Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/let-goods-and-kindred-go


No hay comentarios: