jueves, 7 de agosto de 2014

El objetivo final del Evangelio. Devocional 09/08

Romanos 5:9-11: "9 Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira.10 Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida.11 Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en Dios por el Señor nuestro Jesucristo, por quien hemos recibido ahora la reconciliación"
¿De qué necesitamos ser salvados? El versículo 9 lo dice claramente: de la ira de Dios. Pero ¿acaso es este el mayor, el más completo y el más satisfactorio premio del Evangelio?

No. El versículo 10 dice "mucho más ... seremos salvos por su vida". Luego el versículo 11 lleva el razonamiento hasta el final y dice: "y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en Dios".

Ese es el final y el mayor bien de las buenas nuevas. No hay un "mucho más" después de eso. A continuación, Pablo solamente nos explica como llegamos hasta allí diciendo: "por el Señor nuestro Jesucristo, por quien hemos recibido ahora la reconciliación".

El objetivo final del Evangelio es que "nos gloriamos en Dios". El mayor, el más completo, el más profundo y el más dulce bien del Evangelio es el mismo Dios, que es disfrutado por su pueblo redimido.

Dios se convirtió en el precio en Cristo (ver Romanos 5:6-8) y Dios también se convirtió en el premio en Cristo (Romanos 5:11).

El Evangelio son las buenas noticias de que Dios obtuvo para nosotros el disfrutar eternamente del mismo Dios.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/the-end-of-the-gospel

No hay comentarios: