jueves, 17 de julio de 2014

Si no luchas contra la lujuria. Devocional John Piper 27/07

1 Pedro 2:11: "absteneos de los deseos carnales que batallan contra el alma"
Cuando confronté a un hombre acerca del adulterio en el que estaba, intenté entender su situación y le rogué que volviese con su esposa. Luego le dije, "Ya sabes, Jesús dice que si no luchas contra este pecado con el tipo de seriedad que está dispuesta a sacarse un ojo, irás al infierno, y sufrirás allí para siempre".

Como él profesaba ser cristiano, me miró con una incredulidad completa, como si no hubiese escuchado nunca en su vida nada igual, y dijo: "¿Quiere decir que piensa que una persona puede perder la salvación?".

Así que he aprendido una y otra vez, por experiencias de primera mano, que hay muchos que dicen ser cristianos y tienen una visión de la salvación que los desconecta de la vida real, una visión que anula para ellos las amenazas de la Biblia, y que pone a la persona pecadora que dice ser cristiana más allá del alcance de las advertencias bíblicas. Creo que esta visión de la vida cristiana está haciendo sentir cómodas miles de personas que están en el camino ancho que lleva a la perdición (ver Mateo 7:13).

Jesús dijo que si no luchas contra la lujuria, no vas a ir al cielo. No dijo que los santos siempre lo consigan. El asunto es que nos propongamos luchar, no que lo consigamos de forma perfecta.

Lo que está en juego es mucho mayor que si el mundo explota por mil misiles de largo alcance, o si los terroristas ponen una bomba en tu ciudad, o si el calentamiento global funde el hielo, o si el SIDA arrasa las naciones. Todas estas calamidades solamente pueden matar el cuerpo. Pero si no luchamos contra la lujuria, perderemos nuestras almas.

Pedro dice que las pasiones de la carne libran guerra contra nuestras almas. Lo que está en juego en esta guerra es mucho mayor que lo que hay en cualquier amenaza de guerra o terrorismo. El apóstol Pablo hizo una lista en (Colosenses 3:5-6) "Fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia" luego dijo "cosas por las cuales la ira de Dios viene". Y la ira de Dios es inmensamente más terrible que la ira de todas las naciones juntas.

Que Dios nos de gracia para tomar en serio nuestras almas y las de otros, y para mantener la lucha.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/if-you-don-t-fight-lust

No hay comentarios: