viernes, 11 de julio de 2014

Energía para las tareas diarias Devocional John Piper 16/07

Filipenses 2: 12-13: "ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor, porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad"
Dios es el trabajador decisivo. El dispone y trabaja por su buena voluntad, pero creer esto no hace que los cristianos sean pasivos, sino que hace que estén esperanzados, que tengan energía y buen ánimo.

Cada día es un trabajo que hay que hacer en nuestro ministerio especial. Pablo nos ordena trabajar para cumplirlo. Pero nos cuenta cómo hacerlo en las fuerzas de la gracia venidera. Dice: creed la promesa de que en este día Dios estará trabajando en vosotros para que queráis y obréis por su buena voluntad.

Es Dios mismo, llegando con toda gracia en cada momento, el que trae el futuro hasta el presente. Pablo no se enfoca en la gratitud por la gracia del pasado cuando explica cómo él mismo "trabajó más que todos ellos". Es gracia fresca la que viene para cada nueva victoria en su labor misionera.

El poder de la gracia venidera es el del Cristo vivo, que siempre está ahí para trabajar por nosotros en cada momento futuro al que lleguemos. Por eso cuando Pablo describe el efecto de la gracia de Dios que estaba con él, dice en Romanos 15:18: "No osaría hablar sino de lo que Cristo ha hecho por medio de mí para la obediencia de los gentiles, con la palabra y con las obras".

Así pues, como él no osaría hablar de nada, sino de lo que Cristo ha hecho por medio de su ministerio, y aun así, de hecho habla de lo que la gracia cumplió a través de su ministerio (ver 1 Corintios 15:10), esto debe significar que el poder de la gracia es el poder de Cristo.

Y eso a su vez significa que el poder que necesitamos para ministrar mañana es la gracia venidera del Cristo omnipotente, que siempre estará ahí para nosotros, listo para darnos el querer y para trabajar por su buena voluntad.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/energy-for-today-s-to-dos

No hay comentarios: