viernes, 11 de julio de 2014

El poder para dar testimonio de Cristo Devocional John Piper 17/07

Hechos 4:33: " Y con gran poder los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús, y abundante gracia era sobre todos ellos"
Si nuestro ministerio consiste en dar testimonio de Cristo mañana en una situación antipática, la clave no va a ser lo brillantes que seamos, sino que va a ser la abundante gracia venidera.

De todas las personas, los apóstoles parecieran ser los que menos ayuda necesitaban para dar un testimonio irresistible del Cristo resucitado. Habían estado con Él tres años. Le habían visto morir. Le habían visto vivo. Tenían un arsenal de testimonio con "muchas pruebas" como dice Hechos 1:3. Podrías pensar que, de entre toda la gente, su ministerio de testimonio se sostendría a sí mismo en esos primeros días sobre la fuerza de las glorias pasadas, que todavía estaban frescas.

Pero no es eso lo que nos cuenta el libro de los Hechos. El poder para dar testimonio con fidelidad y efectividad no vino principalmente de los recuerdos de la gracia, o de las reservas de conocimiento; vino de las nuevas entregas de "abundante gracia". Así fue para los apóstoles y así es para nosotros en nuestro ministerio de testificar.

Las señales y prodigios que Dios pueda mostrar para amplificar nuestro testimonio de Cristo, vendrán de la misma forma que vinieron para Esteban. Leemos en Hechos 6:8: "Y Esteban, lleno de gracia y de poder, hacía grandes prodigios y señales entre el pueblo".

Hay una gracia venidera extraordinaria y un poder en el que podemos apoyarnos en las crisis especiales de necesidad en el ministerio. Se trata de un acto de poder fresco por el que Dios "da testimonio a la Palabra de su Gracia" (ver Hechos 14:3, y también Hebreos 2:4). La gracia de poder da testimonio a la gracia de verdad.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/the-power-to-profess-christ

No hay comentarios: